/ viernes 4 de junio de 2021

Anatomía de lo Social | Mis tres amigos y el petróleo

No se debe usar el desprecio sino con gran economía, debido al gran número de necesitados.

René de Chateaubriand

Emocionados porque después de más de un año sin poder saludarnos personalmente, por fin, con la tranquilidad de haber sido vacunados, decidimos reunirnos en el lugar de costumbre, para disfrutar de la deliciosa taza del aromático café traído desde Coatepec Veracruz, pero sobre todo para compartir con los amigos todo el placer que acompaña a nuestras reuniones, prácticamente, como un ritual al que, por la misma necesidad se había abandonado.

Con la puntualidad que el caso ameritaba, iniciamos los comentarios de la tarde.

Para no variar, el amigo de la inmejorable posición económica nos dijo: parece ser que pronto estaremos mejorando nuestra economía, pues la producción de petróleo, ha rebasado sus precios, cuando menos a los que existían en el 2018; pues ahora se cotiza en más 67 dólares, aunque, bueno, en nuestro país aún se encuentra apenas por encima de los 64 dólares por barril; obvio, así lo maneja la institución responsable de estos asuntos, me refiero a Pemex; cuyos números los ubica en una fase superior a los 55 dólares por barril; en fin, me parece que esto es un gran logro para el país…

Pues estas son tus apreciaciones, aunque, como siempre, te basas en estadísticas y cantidades operadas por la instancia a la que te refieres; Petróleos Mexicanos podrá hacer alharaca de la elevación del precio y producción en barriles; sin embargo, omite lo sustantivo; es decir, lo que pagan los consumidores de este tan preciado oro negro; bueno, mucho mejor para los miembros de la OPEP (Organización de los Países Exportadores de Petróleo) quienes manejan a su arbitrio, tanto producción y precios; quedando "nosotros" en la indefensión, prueba de ello, por ejemplo, el precio por litro de gasolina, en sus dos presentaciones, así como del diésel…

No te puedes quejar -le refutaron- recuerda que los combustibles referidos, reciben un subsidio del Gobierno, abaratando sus costos, mejor dicho, a través del IEPS, se paga mucho menos de lo real…

Ahí está tu desconocimiento -le respondió el interpelado- pues ese famoso impuesto lo paga el consumidor, y lo cobra el expendedor; pero bueno, confieso mi parcial ignorancia en este tipo de asuntos económicos, sin embargo, y solo para ilustrarte las gasolinas regular y Premium registraron en abril de este año, sus precios más altos desde 2017, al venderse en 20.19 y 21,88 por litro, ´promediando desde el .39 al 1.34% de acuerdo a la regular y la Premium…

Si bien es cierto -habló el amigo de la mesura- el desconocimiento de parámetros económicos, me incluyo, no me permite opinar sobre esas tendencias y estadísticas que ustedes manejan muy bien -se sonrió- y sobre todo mi indiferencia al respecto; quizá porque he admitido, sin chistar, hacer un pago sobre litro por gasolina, donde solo hago estimaciones de consumo en relación al gasto por kilómetro, aunque sí, me he percatado de que en algunos lugares su precios son más elevados en relación a otros, inclusive de un estado a otro, de cualquier manera, escucharlos, me causa incertidumbre, pues en cascada , cada vez que se anuncian movimientos en la producción y costos por barril, aunque sea en dólares, todo hace suponer el aumento de todas las cosas que se mueven por el uso de los combustibles; ojalá y no ocurra como, en los cambios de Gobierno, donde todo queda sujeto a las decisiones de los gobernantes…

Después de escuchar sus razonamientos y de evidenciar un escepticismo por la causa -hice uso de la voz- en un momento dado, por las consecuencias que se pueden esperar, mejor, olvidemos el asunto y cambiemos de tema, así como, también, disfrutemos de una nueva taza de café; moción aceptada y a eso nos dispusimos…

No se debe usar el desprecio sino con gran economía, debido al gran número de necesitados.

René de Chateaubriand

Emocionados porque después de más de un año sin poder saludarnos personalmente, por fin, con la tranquilidad de haber sido vacunados, decidimos reunirnos en el lugar de costumbre, para disfrutar de la deliciosa taza del aromático café traído desde Coatepec Veracruz, pero sobre todo para compartir con los amigos todo el placer que acompaña a nuestras reuniones, prácticamente, como un ritual al que, por la misma necesidad se había abandonado.

Con la puntualidad que el caso ameritaba, iniciamos los comentarios de la tarde.

Para no variar, el amigo de la inmejorable posición económica nos dijo: parece ser que pronto estaremos mejorando nuestra economía, pues la producción de petróleo, ha rebasado sus precios, cuando menos a los que existían en el 2018; pues ahora se cotiza en más 67 dólares, aunque, bueno, en nuestro país aún se encuentra apenas por encima de los 64 dólares por barril; obvio, así lo maneja la institución responsable de estos asuntos, me refiero a Pemex; cuyos números los ubica en una fase superior a los 55 dólares por barril; en fin, me parece que esto es un gran logro para el país…

Pues estas son tus apreciaciones, aunque, como siempre, te basas en estadísticas y cantidades operadas por la instancia a la que te refieres; Petróleos Mexicanos podrá hacer alharaca de la elevación del precio y producción en barriles; sin embargo, omite lo sustantivo; es decir, lo que pagan los consumidores de este tan preciado oro negro; bueno, mucho mejor para los miembros de la OPEP (Organización de los Países Exportadores de Petróleo) quienes manejan a su arbitrio, tanto producción y precios; quedando "nosotros" en la indefensión, prueba de ello, por ejemplo, el precio por litro de gasolina, en sus dos presentaciones, así como del diésel…

No te puedes quejar -le refutaron- recuerda que los combustibles referidos, reciben un subsidio del Gobierno, abaratando sus costos, mejor dicho, a través del IEPS, se paga mucho menos de lo real…

Ahí está tu desconocimiento -le respondió el interpelado- pues ese famoso impuesto lo paga el consumidor, y lo cobra el expendedor; pero bueno, confieso mi parcial ignorancia en este tipo de asuntos económicos, sin embargo, y solo para ilustrarte las gasolinas regular y Premium registraron en abril de este año, sus precios más altos desde 2017, al venderse en 20.19 y 21,88 por litro, ´promediando desde el .39 al 1.34% de acuerdo a la regular y la Premium…

Si bien es cierto -habló el amigo de la mesura- el desconocimiento de parámetros económicos, me incluyo, no me permite opinar sobre esas tendencias y estadísticas que ustedes manejan muy bien -se sonrió- y sobre todo mi indiferencia al respecto; quizá porque he admitido, sin chistar, hacer un pago sobre litro por gasolina, donde solo hago estimaciones de consumo en relación al gasto por kilómetro, aunque sí, me he percatado de que en algunos lugares su precios son más elevados en relación a otros, inclusive de un estado a otro, de cualquier manera, escucharlos, me causa incertidumbre, pues en cascada , cada vez que se anuncian movimientos en la producción y costos por barril, aunque sea en dólares, todo hace suponer el aumento de todas las cosas que se mueven por el uso de los combustibles; ojalá y no ocurra como, en los cambios de Gobierno, donde todo queda sujeto a las decisiones de los gobernantes…

Después de escuchar sus razonamientos y de evidenciar un escepticismo por la causa -hice uso de la voz- en un momento dado, por las consecuencias que se pueden esperar, mejor, olvidemos el asunto y cambiemos de tema, así como, también, disfrutemos de una nueva taza de café; moción aceptada y a eso nos dispusimos…