/ lunes 12 de agosto de 2019

BLANCO Y NEGRO

Ana Gabriela Guevara y los Juegos Panamericanos

Ana Gabriela Guevara sigue siendo noticia, no solo en el medio deportivo nacional sino en la sociedad mexicana en general, por su actitud engreída, grosera y negativa al inicio de su administración al frente de la Comisión Nacional del Deporte (Conade).

La sonorense, quien es mal vista por su postura acida y poco solidaria con el deporte de este país, llegó a Lima, Perú para ver los Juegos Panamericanos y ahí, como si no hubiera pasado nada, modificar su amarga actitud.

Pero la gente y los mismos deportistas no olvidan su negativa hacia el progreso de este ámbito al decir meses atrás que no hay presupuesto para mejorar becas ni tampoco para apoyar al alto rendimiento.

Guevara, al llegar a su fin la justa panamericana quedó evidenciada por ignorante y desconocer el nivel real de nuestros exponentes, ya que a unos días del arranque en Lima, declaró a los medios informativos que su pronóstico era de un máximo de 19 metales de oro. Al cierre de este espacio, México sumaba 34 preseas doradas y peleaba codo a codo con Canadá el tercer lugar del medallero general.

Quiere decir, que Guevara se quedó muy corta de su estimación, lo que pone al descubierto su verdadero conocimiento del deporte nacional.

AL QUITE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, salió al quite para bajar el coraje en contra de la dirigente de la Conade, al mencionar que destinará un recurso importante para los medallistas de los Juegos Panamericanos.

Debe quedar claro que este ámbito no necesita el respaldo emergente e improvisado del Gobierno Federal, necesita aterrizar programas y acciones concretos, tener fondos que permitan el fogueo de los mejores a nivel internacional y también recursos para impulsar a los nuevos talentos que buscan el alto rendimiento.

No hay que limitar el dinero para el deporte y permitir que siga creciendo la delincuencia y la inseguridad en el país.

Hay que apostar primero a formar generaciones con valores, lo que da el deporte, ojalá los asesores de López Obrador se lo hagan ver.

CACHETADA CON GUANTE BLANCO

Los resultados de la delegación mexicana en los Juegos Panamericanos representan una cachetada con guante blanco al gobierno del tabasqueño y principalmente a la prepotente Ana Gabriela Guevara, quien hizo menos a los nuestros y en respuesta han demostrado que pueden trascender por propios méritos.

Es importante decir que el proceso de los atletas nacionales lleva varios años, por lo que nada tiene que ver con los logros la gestión de la sonorense, quien sueña con ser gobernadora.

Algunos medallistas han hecho público su rechazo a la Conade; tras sufrir en serio y llegar al podio han externado su frustración por el nulo apoyo de la dependencia federal, la que en muchos casos no pagó los gastos de entrenadores de los seleccionados nacionales, quienes por la necesidad viajaron cubriendo traslado, alimentación y hospedaje con sus propios fondos.

A pesar de esto, Guevara se ha tomado la foto con los ejemplares mexicanos, en un acto donde la funcionaria del deporte perdió la vergüenza.

Y TLAXCALA

Pasaron los Panamericanos y el deporte tlaxcalteca necesita una inyección de resurgimiento en este ámbito.

Su alto rendimiento está casi aniquilado por el desinterés del Instituto del Deporte de Tlaxcala, organismo que necesita ponerse las pilas o de plano dar paso a su desaparición, como lo proponen muchas personas inmersas en la comunidad deportiva estatal.

Vivimos tiempos en los que hay que empujar al frente, por lo que no tiene caso que la dependencia estatal sea un elefante blanco, que mantenga a sindicalizados y trabajadores de confianza sin que aporten nada para el progreso del deporte local.

El tema está en la mesa de análisis de deportistas, entrenadores y promotores de esta actividad: desaparición del Idet y creación de una nueva instancia de fomento al deporte.

  • Al cierre de este espacio, México sumaba 34 preseas doradas en los panamericanos y peleaba codo a codo con Canadá el tercer lugar del medallero general

Ana Gabriela Guevara y los Juegos Panamericanos

Ana Gabriela Guevara sigue siendo noticia, no solo en el medio deportivo nacional sino en la sociedad mexicana en general, por su actitud engreída, grosera y negativa al inicio de su administración al frente de la Comisión Nacional del Deporte (Conade).

La sonorense, quien es mal vista por su postura acida y poco solidaria con el deporte de este país, llegó a Lima, Perú para ver los Juegos Panamericanos y ahí, como si no hubiera pasado nada, modificar su amarga actitud.

Pero la gente y los mismos deportistas no olvidan su negativa hacia el progreso de este ámbito al decir meses atrás que no hay presupuesto para mejorar becas ni tampoco para apoyar al alto rendimiento.

Guevara, al llegar a su fin la justa panamericana quedó evidenciada por ignorante y desconocer el nivel real de nuestros exponentes, ya que a unos días del arranque en Lima, declaró a los medios informativos que su pronóstico era de un máximo de 19 metales de oro. Al cierre de este espacio, México sumaba 34 preseas doradas y peleaba codo a codo con Canadá el tercer lugar del medallero general.

Quiere decir, que Guevara se quedó muy corta de su estimación, lo que pone al descubierto su verdadero conocimiento del deporte nacional.

AL QUITE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, salió al quite para bajar el coraje en contra de la dirigente de la Conade, al mencionar que destinará un recurso importante para los medallistas de los Juegos Panamericanos.

Debe quedar claro que este ámbito no necesita el respaldo emergente e improvisado del Gobierno Federal, necesita aterrizar programas y acciones concretos, tener fondos que permitan el fogueo de los mejores a nivel internacional y también recursos para impulsar a los nuevos talentos que buscan el alto rendimiento.

No hay que limitar el dinero para el deporte y permitir que siga creciendo la delincuencia y la inseguridad en el país.

Hay que apostar primero a formar generaciones con valores, lo que da el deporte, ojalá los asesores de López Obrador se lo hagan ver.

CACHETADA CON GUANTE BLANCO

Los resultados de la delegación mexicana en los Juegos Panamericanos representan una cachetada con guante blanco al gobierno del tabasqueño y principalmente a la prepotente Ana Gabriela Guevara, quien hizo menos a los nuestros y en respuesta han demostrado que pueden trascender por propios méritos.

Es importante decir que el proceso de los atletas nacionales lleva varios años, por lo que nada tiene que ver con los logros la gestión de la sonorense, quien sueña con ser gobernadora.

Algunos medallistas han hecho público su rechazo a la Conade; tras sufrir en serio y llegar al podio han externado su frustración por el nulo apoyo de la dependencia federal, la que en muchos casos no pagó los gastos de entrenadores de los seleccionados nacionales, quienes por la necesidad viajaron cubriendo traslado, alimentación y hospedaje con sus propios fondos.

A pesar de esto, Guevara se ha tomado la foto con los ejemplares mexicanos, en un acto donde la funcionaria del deporte perdió la vergüenza.

Y TLAXCALA

Pasaron los Panamericanos y el deporte tlaxcalteca necesita una inyección de resurgimiento en este ámbito.

Su alto rendimiento está casi aniquilado por el desinterés del Instituto del Deporte de Tlaxcala, organismo que necesita ponerse las pilas o de plano dar paso a su desaparición, como lo proponen muchas personas inmersas en la comunidad deportiva estatal.

Vivimos tiempos en los que hay que empujar al frente, por lo que no tiene caso que la dependencia estatal sea un elefante blanco, que mantenga a sindicalizados y trabajadores de confianza sin que aporten nada para el progreso del deporte local.

El tema está en la mesa de análisis de deportistas, entrenadores y promotores de esta actividad: desaparición del Idet y creación de una nueva instancia de fomento al deporte.

  • Al cierre de este espacio, México sumaba 34 preseas doradas en los panamericanos y peleaba codo a codo con Canadá el tercer lugar del medallero general