/ miércoles 17 de abril de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

Gómez Flores: Tlaxcala, la misma de siempre

  • El pasado martes 9 de abril, en el marco del Tianguis Turístico 2019, se realizó un festival tlaxcalteca en el puerto de Acapulco...

Organizado por la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado, donde, ante autoridades y expositores de otros estados, actuaron el Grupo de Salterios de Altzayanca y el Ballet Folklórico de Tlaxcala, A. C.

En tal escenario se dio a conocer al público la integración de la Asociación de Cronistas de las Nueva Tlaxcala, que agrupa a los cronistas oficiales de municipios del país con poblaciones fundadas por integrantes de la Gran Jornada Tlaxcalteca que se dio en 1591, con la salida de 400 familias de los cuatro señoríos de la antigua república de Tlaxcallan, para apoyar el mestizaje y evangelización en la zona norte del país, acontecimiento que contribuyó a la construcción de los cimientos de lo que hoy es México.

La directiva de tal asociación está integrada por Carlos Jesús Gómez Flores, del municipio de Bustamante, Nuevo León; Mario Garduño Galván, de Juan Aldama, Zacatecas y Manuel de Jesús Lastra López, de Viesca, Coahuila; quienes se desempeñan como Presidente, Secretario y Tesorero de la agrupación, respectivamente.

El mensaje pronunciado en tal ocasión por Carlos Jesús Gómez Flores, presidente de la Asociación, fue el siguiente:

“La historia de las civilizaciones, de los movimientos revolucionarios y de los acontecimientos que han influido en la humanidad; es la historia del amor y del desamor, de los encuentros y los desencuentros.

“A la llegada de los europeos, la Gran Tlaxcallan era una República constituida por cuatro Señoríos cuyos tlahtoques se reunían para tomar decisiones democráticas en la paz, en el desarrollo común y en la guerra. Ya hacía tiempo que los tlaxcaltecas tenían conflictos con los tenochcas, que constituían un imperio poderoso ante el que nunca se doblegaron. Los habitantes de Tenochtitlán eran sus enemigos.

“Están por cumplirse 500 años del enfrentamiento de los tlaxcaltecas contra los europeos capitaneados por el castellano Hernán Cortés. La primera batalla fue en septiembre de 1519 en terrenos de Tecoatzinco, allí los guerreros tlaxcaltecas se percataron que esos hombres de piel distinta no eran dioses y que los equinos que los conducían eran mortales.

“Posterior a ese acontecimiento iluminador para los tlaxcaltecas, hubo otras batallas en las que finalmente fueron derrotados; entonces los tlahtoques de Tepeticpac, Quiahuiztlán, Ocotelulco y Tizatlán enviaron a Axayacatzin Xicohténcatl, en contra de su voluntad, para pactar la paz recibiendo en Tizatlán el 23 de septiembre de ese año a Cortés, quien les ofreció aliarse contra un enemigo en común: los tenochcas.

“Desde la plataforma de la democracia los tlaxcaltecas hicieron lo que decidieron hacer aliándose a los extranjeros, no existía España, no existía México, solo dos grupos de hombres que inicialmente se aliaron en la guerra y, posteriormente, luego de que se unieron europeos con mujeres tlaxcaltecas, se aliaron también en el amor y en la construcción de capacidades, porque los nativos de Tlaxcala aprovecharon su talento y su heredad de siglos atrás, como descendientes de los Olmecas-Xicalancas, para ser la vanguardia y culturizar a pueblos con los que también tuvieron lazos de sangre que hoy perviven en muchos pueblos y ciudades del actual centro y norte de la República Mexicana.

“Por sus frutos en siglos posteriores, se comprende con claridad el tema del encuentro de dos culturas, ya que: ¡señoras y señores! el hecho de que estemos aquí no es solo para hablar de la grandeza pasada de Tlaxcala, es para hablar del futuro de Tlaxcala y definitivamente de su huella viva en el México mestizo, porque los mexicanos tenemos mucho que agradecerles a todas las generaciones de tlaxcaltecas que, desde 1591 hasta 1801, fueron fundando y colonizando poblaciones que ahora son ciudades en nuestro país. También participaron en fundaciones y expediciones en las Filipinas y en lo que ahora es Centroamérica.

“Es una realidad que la sangre tlaxcalteca vive hoy en muchos lugares fuera de su territorio original en Mesoamérica, territorio que podría parecer diminuto, pequeño, pero, saben: lo pequeño es poderoso, lo pequeño es hermoso como decía el economista alemán Ernest Schumacher, y hoy Tlaxcala está en un tiempo de reconciliación consigo mismo y con los demás; hoy es el tiempo en que las entidades federativas beneficiarias de la cultura tlaxcalteca le reconocen a la noble Tlaxcala, con respeto y de muchas maneras, ese trabajo de siglos.

“Algunos Pueblos Mágicos en el norte del país son de origen tlaxcalteca, ¿por qué razón?, porque los tlaxcaltecas con sus lágrimas, con su sudor, con su amor y con su fortaleza tuvieron que enfrentar en la gran Chichimeca situaciones muy difíciles que muchas veces pusieron en riesgo sus vidas, pero, pese a los desafíos, fueron transformando tierras yermas en paraísos.

“Los tlaxcaltecas llevaron al septentrión de la Nueva España la cultura del árbol, el conocimiento de la herbolaria y, a través de su rica ingeniería hidráulica, la construcción de acequias; el respeto a la sabiduría de los adultos mayores, la fiesta brava, el cultivo del maíz y el uso del adobe.

“Cuando escuchó la palabra Tlaxcala recuerdo su pan de fiesta y pienso en la simiente evangelizadora de los tlaxcaltecas, porque muchos aspectos de la religión católica fueron sembrados por ellos y los franciscanos. Devociones religiosas en el norte del país como las de la Virgen del Roble -que preside la Arquidiócesis de Monterrey-, la Virgen de la Purísima, el Señor de Tlaxcala -en Bustamante- y el “Señor de la Capilla -en Saltillo-, fueron promovidas por hombres y mujeres que tuvieron que dejar su Tlaxcallan querido y caminar ¡más de mil kilómetros!, para trasladar en carretas sus haberes, hierbas, plantas y árboles frutales como el delicioso aguacate de Tepeyanco.

“En las huertas norteñas hay muchas de las plantas medicinales de Tlaxcala. ¡Y qué decir de las danzas religiosas! También los tlaxcaltecas sembraron el espíritu democrático político, porque son seres que saben hacer política y que tienen categoría para hacer política.

“Visito Tlaxcala desde hace 40 años en que tuve el placer de conocer a don Desiderio Hernández Xochitiotzin, el gran muralista e historiador de quien fui amigo. A partir de entonces he conocido a grandes personas y mi amor por esa tierra tan querida ha crecido, así como mi compromiso para promover su grandeza, por ello celebro que el Gobernador Constitucional del Estado de Tlaxcala, Marco Antonio Mena, haya tenido a bien atestiguar la creación de la “Asociación de Cronistas de la Nueva Tlaxcala", rememorando a las comunidades fundadas por tlaxcaltecas; porque con esta organización se abre un portal para el reconocimiento de la tlaxcaltequidad en el país, para que surjan nuevos puentes en el comercio, en el turismo, en la educación y en la cultura.

“En el contexto del Tianguis Turístico 2019, y teniendo como marco escénico la Bahía de Acapulco, Guerrero, auguro para Tlaxcala tiempos de mucho lustre ya no solo por su pasado, sino por lo que se está construyendo en el presente.

“He tenido el privilegio de viajar por el mundo, por todos los continentes; y puedo asegurar que Tlaxcala es un espacio único que contiene seres humanos que luchan todo los días, que contiene también un patrimonio cultural valiosísimo, una identidad que hace fuertes a los tlaxcaltecas, lo digo como alguien de Nuevo León que pareciera ajeno a Tlaxcala, pero lo declaro con conocimiento de causa y con respeto, porque sé que este portal de inicio del Siglo XXI va a propiciar a Tlaxcala llegar a ser un destino de turismo cultural importantísimo en América Latina, eso lo puedo afirmar con la certeza de quien observa los acontecimientos con objetividad, y no solo los reconoce con el corazón.

“Señoras, señores: estamos conmemorando los 500 años del encuentro de las culturas de europeos y tlaxcaltecas, que en el caso de Tlaxcala fue más allá de los nuevos conocimientos aprendidos, porque su estirpe difundió generosamente todo lo suyo fuera de sus fronteras, para hacer posible el mestizaje: ¡Tlaxcala ha sido importante desde siempre! Y esta noche de celebración de lo tlaxcalteca con respeto y orgullo digo: ¡El tlaxcalteca es digno! ¡El tlaxcalteca es leal! ¡El tlaxcalteca es noble! ¡Qué viva Tlaxcala!”.

Gómez Flores: Tlaxcala, la misma de siempre

  • El pasado martes 9 de abril, en el marco del Tianguis Turístico 2019, se realizó un festival tlaxcalteca en el puerto de Acapulco...

Organizado por la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado, donde, ante autoridades y expositores de otros estados, actuaron el Grupo de Salterios de Altzayanca y el Ballet Folklórico de Tlaxcala, A. C.

En tal escenario se dio a conocer al público la integración de la Asociación de Cronistas de las Nueva Tlaxcala, que agrupa a los cronistas oficiales de municipios del país con poblaciones fundadas por integrantes de la Gran Jornada Tlaxcalteca que se dio en 1591, con la salida de 400 familias de los cuatro señoríos de la antigua república de Tlaxcallan, para apoyar el mestizaje y evangelización en la zona norte del país, acontecimiento que contribuyó a la construcción de los cimientos de lo que hoy es México.

La directiva de tal asociación está integrada por Carlos Jesús Gómez Flores, del municipio de Bustamante, Nuevo León; Mario Garduño Galván, de Juan Aldama, Zacatecas y Manuel de Jesús Lastra López, de Viesca, Coahuila; quienes se desempeñan como Presidente, Secretario y Tesorero de la agrupación, respectivamente.

El mensaje pronunciado en tal ocasión por Carlos Jesús Gómez Flores, presidente de la Asociación, fue el siguiente:

“La historia de las civilizaciones, de los movimientos revolucionarios y de los acontecimientos que han influido en la humanidad; es la historia del amor y del desamor, de los encuentros y los desencuentros.

“A la llegada de los europeos, la Gran Tlaxcallan era una República constituida por cuatro Señoríos cuyos tlahtoques se reunían para tomar decisiones democráticas en la paz, en el desarrollo común y en la guerra. Ya hacía tiempo que los tlaxcaltecas tenían conflictos con los tenochcas, que constituían un imperio poderoso ante el que nunca se doblegaron. Los habitantes de Tenochtitlán eran sus enemigos.

“Están por cumplirse 500 años del enfrentamiento de los tlaxcaltecas contra los europeos capitaneados por el castellano Hernán Cortés. La primera batalla fue en septiembre de 1519 en terrenos de Tecoatzinco, allí los guerreros tlaxcaltecas se percataron que esos hombres de piel distinta no eran dioses y que los equinos que los conducían eran mortales.

“Posterior a ese acontecimiento iluminador para los tlaxcaltecas, hubo otras batallas en las que finalmente fueron derrotados; entonces los tlahtoques de Tepeticpac, Quiahuiztlán, Ocotelulco y Tizatlán enviaron a Axayacatzin Xicohténcatl, en contra de su voluntad, para pactar la paz recibiendo en Tizatlán el 23 de septiembre de ese año a Cortés, quien les ofreció aliarse contra un enemigo en común: los tenochcas.

“Desde la plataforma de la democracia los tlaxcaltecas hicieron lo que decidieron hacer aliándose a los extranjeros, no existía España, no existía México, solo dos grupos de hombres que inicialmente se aliaron en la guerra y, posteriormente, luego de que se unieron europeos con mujeres tlaxcaltecas, se aliaron también en el amor y en la construcción de capacidades, porque los nativos de Tlaxcala aprovecharon su talento y su heredad de siglos atrás, como descendientes de los Olmecas-Xicalancas, para ser la vanguardia y culturizar a pueblos con los que también tuvieron lazos de sangre que hoy perviven en muchos pueblos y ciudades del actual centro y norte de la República Mexicana.

“Por sus frutos en siglos posteriores, se comprende con claridad el tema del encuentro de dos culturas, ya que: ¡señoras y señores! el hecho de que estemos aquí no es solo para hablar de la grandeza pasada de Tlaxcala, es para hablar del futuro de Tlaxcala y definitivamente de su huella viva en el México mestizo, porque los mexicanos tenemos mucho que agradecerles a todas las generaciones de tlaxcaltecas que, desde 1591 hasta 1801, fueron fundando y colonizando poblaciones que ahora son ciudades en nuestro país. También participaron en fundaciones y expediciones en las Filipinas y en lo que ahora es Centroamérica.

“Es una realidad que la sangre tlaxcalteca vive hoy en muchos lugares fuera de su territorio original en Mesoamérica, territorio que podría parecer diminuto, pequeño, pero, saben: lo pequeño es poderoso, lo pequeño es hermoso como decía el economista alemán Ernest Schumacher, y hoy Tlaxcala está en un tiempo de reconciliación consigo mismo y con los demás; hoy es el tiempo en que las entidades federativas beneficiarias de la cultura tlaxcalteca le reconocen a la noble Tlaxcala, con respeto y de muchas maneras, ese trabajo de siglos.

“Algunos Pueblos Mágicos en el norte del país son de origen tlaxcalteca, ¿por qué razón?, porque los tlaxcaltecas con sus lágrimas, con su sudor, con su amor y con su fortaleza tuvieron que enfrentar en la gran Chichimeca situaciones muy difíciles que muchas veces pusieron en riesgo sus vidas, pero, pese a los desafíos, fueron transformando tierras yermas en paraísos.

“Los tlaxcaltecas llevaron al septentrión de la Nueva España la cultura del árbol, el conocimiento de la herbolaria y, a través de su rica ingeniería hidráulica, la construcción de acequias; el respeto a la sabiduría de los adultos mayores, la fiesta brava, el cultivo del maíz y el uso del adobe.

“Cuando escuchó la palabra Tlaxcala recuerdo su pan de fiesta y pienso en la simiente evangelizadora de los tlaxcaltecas, porque muchos aspectos de la religión católica fueron sembrados por ellos y los franciscanos. Devociones religiosas en el norte del país como las de la Virgen del Roble -que preside la Arquidiócesis de Monterrey-, la Virgen de la Purísima, el Señor de Tlaxcala -en Bustamante- y el “Señor de la Capilla -en Saltillo-, fueron promovidas por hombres y mujeres que tuvieron que dejar su Tlaxcallan querido y caminar ¡más de mil kilómetros!, para trasladar en carretas sus haberes, hierbas, plantas y árboles frutales como el delicioso aguacate de Tepeyanco.

“En las huertas norteñas hay muchas de las plantas medicinales de Tlaxcala. ¡Y qué decir de las danzas religiosas! También los tlaxcaltecas sembraron el espíritu democrático político, porque son seres que saben hacer política y que tienen categoría para hacer política.

“Visito Tlaxcala desde hace 40 años en que tuve el placer de conocer a don Desiderio Hernández Xochitiotzin, el gran muralista e historiador de quien fui amigo. A partir de entonces he conocido a grandes personas y mi amor por esa tierra tan querida ha crecido, así como mi compromiso para promover su grandeza, por ello celebro que el Gobernador Constitucional del Estado de Tlaxcala, Marco Antonio Mena, haya tenido a bien atestiguar la creación de la “Asociación de Cronistas de la Nueva Tlaxcala", rememorando a las comunidades fundadas por tlaxcaltecas; porque con esta organización se abre un portal para el reconocimiento de la tlaxcaltequidad en el país, para que surjan nuevos puentes en el comercio, en el turismo, en la educación y en la cultura.

“En el contexto del Tianguis Turístico 2019, y teniendo como marco escénico la Bahía de Acapulco, Guerrero, auguro para Tlaxcala tiempos de mucho lustre ya no solo por su pasado, sino por lo que se está construyendo en el presente.

“He tenido el privilegio de viajar por el mundo, por todos los continentes; y puedo asegurar que Tlaxcala es un espacio único que contiene seres humanos que luchan todo los días, que contiene también un patrimonio cultural valiosísimo, una identidad que hace fuertes a los tlaxcaltecas, lo digo como alguien de Nuevo León que pareciera ajeno a Tlaxcala, pero lo declaro con conocimiento de causa y con respeto, porque sé que este portal de inicio del Siglo XXI va a propiciar a Tlaxcala llegar a ser un destino de turismo cultural importantísimo en América Latina, eso lo puedo afirmar con la certeza de quien observa los acontecimientos con objetividad, y no solo los reconoce con el corazón.

“Señoras, señores: estamos conmemorando los 500 años del encuentro de las culturas de europeos y tlaxcaltecas, que en el caso de Tlaxcala fue más allá de los nuevos conocimientos aprendidos, porque su estirpe difundió generosamente todo lo suyo fuera de sus fronteras, para hacer posible el mestizaje: ¡Tlaxcala ha sido importante desde siempre! Y esta noche de celebración de lo tlaxcalteca con respeto y orgullo digo: ¡El tlaxcalteca es digno! ¡El tlaxcalteca es leal! ¡El tlaxcalteca es noble! ¡Qué viva Tlaxcala!”.

miércoles 11 de septiembre de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 04 de septiembre de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 21 de agosto de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 14 de agosto de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 07 de agosto de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 31 de julio de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 24 de julio de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

miércoles 17 de julio de 2019

CARAS Y MÁSCARAS

Cargar Más