/ viernes 11 de septiembre de 2020

Economía en crisis

No es nuestro país el único que se encuentra en crisis económica, el registro es mundial porque la afectación de la epidemia es mundial, así que los únicos países que pueden resistir los embates económicos son los capitalistas e industriales que resisten más que los países pobres. Los menos desarrollados, afectando las economías internacionales debido a la falta de recursos que requiere el comercio y las inversiones. Aunque el erario nacional se encontró debilitado por deudas dejadas por anteriores gobiernos, el actual aplicó una política adecuada para resolver el problema económico mediante la austeridad en el propio gasto en el sistema gubernamental

Se escucha reiteradamente por los medios televisivos y radiofónicos señalar al gobierno federal como el causante de la economía en crisis y con más índice acusador de la desgracia económica que padece la mayoría del pueblo, siendo una apreciación falsa porque todos estamos conscientes de la causa por la que el pueblo paralizó el comercio que obligadamente tuvo que realizarse en contra de la economía familiar. Así que ha sido la presencia de la mortal epidemia la que impuso las reglas de autodefensa del pueblo para no contraer el virus nocivo.

Es lógica la serie de medidas dictadas por la institución encargada de velar por la salud popular afectando la economía y otros rubros que ejerce la población como es el caso de la educación pública y particulares, ahora aprendemos que la vida normal y sana que se observaba está determinada por la pandemia en cuanto su avance y suspensión, a ella está supeditada que el mundo siga su curso acostumbrado. Sin embargo; este ataque mortal del virus también deja modificaciones en la vida de pueblos y naciones.

Hay una gran esperanza científica; la elaboración de una vacuna que controle y destruya el microbio letal, los partes médicos anuncian que; próximamente podrán fabricarse medicamentos en forma masiva para ser aplicados a nivel mundial, en tanto la humanidad estará en espera de esa medicina que realice el milagro de detener el mal del decenio, que ha sido muy perjudicial para los pueblos azotados por el virus.

Nuestro gobierno federal ha tratado de coadyuvar en la apertura de comercios familiares y de pequeños comerciantes aportando préstamos para reactivar su vida comercial, desgraciadamente no es lo suficiente para ayudar a todos los que requieren el apoyo esencial. La información del gobierno federal referente a la economía del país ha decaído por ello ha aplicado restricción en el gasto público. No hay entrada económica en la administración pública y por ello no se enriquece el erario nacional. No pueden haber impuestos a industrias que no trabajan y tampoco pueden elevar impuestos por la situación que se encuentra las fabricas.

Se debe considerar que el peso económico de un país como el nuestro requiere de grandes cantidades de dinero para sostener servicios, como son: educación, salud, carreteras, puertos, milicia, policía, naves marinas y aéreas, burocracia, etc., todo ello sufragado por el pueblo e industriales.

Se ha dado a conocer a la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto nacional para ser aprobado (o reprobado), y poder ser aplicado para el año que entra, se anuncia que es uno de los presupuestos más austeros debido a las circunstancias en las que se encuentra la nación y se espera que se sean los suficientes para no desatender las exigencias propias del sistema gubernamental.

Según los conocedores de economía comentan: que es la segunda crisis grave que padece México, comparada con la acaecida el silo pasado. Se espera que para el año siguiente este problema disminuya su intensidad, aunque otros especialistas calculan que la economía sea superada paulatinamente durante los próximos años.

Se espera que el virus letal descanse su actividad o definitivamente muera y deje de perturbar a la humanidad, mientras el pueblo deberá aguantar con todas las fortalezas que requieren las circunstancias actuales. Veamos con optimismo el futuro por construir y luchemos juntos como pueblo que hoy sufre con la misma adversidad.

No es nuestro país el único que se encuentra en crisis económica, el registro es mundial porque la afectación de la epidemia es mundial, así que los únicos países que pueden resistir los embates económicos son los capitalistas e industriales que resisten más que los países pobres. Los menos desarrollados, afectando las economías internacionales debido a la falta de recursos que requiere el comercio y las inversiones. Aunque el erario nacional se encontró debilitado por deudas dejadas por anteriores gobiernos, el actual aplicó una política adecuada para resolver el problema económico mediante la austeridad en el propio gasto en el sistema gubernamental

Se escucha reiteradamente por los medios televisivos y radiofónicos señalar al gobierno federal como el causante de la economía en crisis y con más índice acusador de la desgracia económica que padece la mayoría del pueblo, siendo una apreciación falsa porque todos estamos conscientes de la causa por la que el pueblo paralizó el comercio que obligadamente tuvo que realizarse en contra de la economía familiar. Así que ha sido la presencia de la mortal epidemia la que impuso las reglas de autodefensa del pueblo para no contraer el virus nocivo.

Es lógica la serie de medidas dictadas por la institución encargada de velar por la salud popular afectando la economía y otros rubros que ejerce la población como es el caso de la educación pública y particulares, ahora aprendemos que la vida normal y sana que se observaba está determinada por la pandemia en cuanto su avance y suspensión, a ella está supeditada que el mundo siga su curso acostumbrado. Sin embargo; este ataque mortal del virus también deja modificaciones en la vida de pueblos y naciones.

Hay una gran esperanza científica; la elaboración de una vacuna que controle y destruya el microbio letal, los partes médicos anuncian que; próximamente podrán fabricarse medicamentos en forma masiva para ser aplicados a nivel mundial, en tanto la humanidad estará en espera de esa medicina que realice el milagro de detener el mal del decenio, que ha sido muy perjudicial para los pueblos azotados por el virus.

Nuestro gobierno federal ha tratado de coadyuvar en la apertura de comercios familiares y de pequeños comerciantes aportando préstamos para reactivar su vida comercial, desgraciadamente no es lo suficiente para ayudar a todos los que requieren el apoyo esencial. La información del gobierno federal referente a la economía del país ha decaído por ello ha aplicado restricción en el gasto público. No hay entrada económica en la administración pública y por ello no se enriquece el erario nacional. No pueden haber impuestos a industrias que no trabajan y tampoco pueden elevar impuestos por la situación que se encuentra las fabricas.

Se debe considerar que el peso económico de un país como el nuestro requiere de grandes cantidades de dinero para sostener servicios, como son: educación, salud, carreteras, puertos, milicia, policía, naves marinas y aéreas, burocracia, etc., todo ello sufragado por el pueblo e industriales.

Se ha dado a conocer a la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto nacional para ser aprobado (o reprobado), y poder ser aplicado para el año que entra, se anuncia que es uno de los presupuestos más austeros debido a las circunstancias en las que se encuentra la nación y se espera que se sean los suficientes para no desatender las exigencias propias del sistema gubernamental.

Según los conocedores de economía comentan: que es la segunda crisis grave que padece México, comparada con la acaecida el silo pasado. Se espera que para el año siguiente este problema disminuya su intensidad, aunque otros especialistas calculan que la economía sea superada paulatinamente durante los próximos años.

Se espera que el virus letal descanse su actividad o definitivamente muera y deje de perturbar a la humanidad, mientras el pueblo deberá aguantar con todas las fortalezas que requieren las circunstancias actuales. Veamos con optimismo el futuro por construir y luchemos juntos como pueblo que hoy sufre con la misma adversidad.

ÚLTIMASCOLUMNAS