/ martes 15 de septiembre de 2020

El cristal con que se mire | Magistrada justa y humana

Nydia Natalia es funcionaria titular de un órgano municipal de gobierno en San Luis Potosí. Ante un llamado a la ciudadanía hecho a través de una entrevista un diputado respondió: “pues que no sea tonta, ¿no?, o sea, con mucho respeto, ¿eh?... es una tontería hablar de…”

Nydia Natalia denunció Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género aportando las pruebas conducentes. En su comparecencia el diputado, bajo diversas justificaciones, reconoció la entrevista y además, que las expresiones fueron dirigidas a ella.

El camino de Nydia desde que denunció ha sido frustrante como en miles de expedientes, lidiando con funcionarios y juzgadores a quienes lo que menos les importa es la justicia. Pero el caso llegó a una de las raras esmeraldas que tiene nuestro sistema judicial; a los ojos de la magistrada de sala regional Gabriela Villafuerte Coello, quien, ante el voto mayoritario de la sala para regresar el expediente por razones burocráticas, votó en particular con una conducta de lógica, coherencia y humanidad que todas y todos quienes integran el poder judicial y son funcionarios públicos debieran. Destaco los siguientes argumentos:


Nydia Natalia, te creo y por eso mi voto particular.

Voy a escuchar esos sonidos tenues y códigos de solicitud de auxilio; ese es mi deber, es el trabajo de los órganos jurisdiccionales; tú ya hiciste tu parte, denunciaste, alzaste la voz y te vamos a dar respuesta;

Desafortunadamente llevas tres meses en este andar en búsqueda de justicia, sin saber si tienes razón o no. Mi compromiso y obligación como jueza, desde esta trinchera y en este momento es darte certeza y que se reconozca la violencia que viviste.

Esta es mi visión y compromiso: debo ser congruente con ello; por eso me aparto de la decisión mayoritaria de regresar el expediente para mayores diligencias; desde mi punto de vista ya no son necesarias, en el expediente tenemos todo para resolver… como dije al principio, debemos creerles a las mujeres y no exigirles o retrasarles protección y justicia por formalismos exacerbados.

En mi opinión Nydia Natalia, ya no tienes por qué esperar más, hoy tendría que dictarse una sentencia donde se reconozca que hubo violencia en tu contra, porque decirte tonta o que dices tonterías no es normal, no es solo una crítica, no es coloquial, estas expresiones te violentan y son para desacreditar tus tareas; por tanto, es el momento de dar vista por la responsabilidad del diputado federal y exigirle, para ti, una disculpa pública, como medida de reparación, entre otros posibles efectos.

Con este lenguaje claro, empático y esta sensibilidad y humanidad, necesitamos a todas y todos los jueces en todas las materias. Gaby Villafuerte me devuelve la esperanza en un México en que la impunidad puede ser abatida. Ojalá la miraran los que deciden a quien sientan en la Suprema Corte. ¡Aplausos!

El camino de Nydia desde que denunció ha sido frustrante como en miles de expedientes, lidiando con funcionarios y juzgadores a quienes lo que menos les importa es la justicia. Pero el caso llegó a una de las raras esmeraldas que tiene nuestro sistema judicial; a los ojos de la magistrada de sala regional Gabriela Villafuerte Coello...


Nydia Natalia es funcionaria titular de un órgano municipal de gobierno en San Luis Potosí. Ante un llamado a la ciudadanía hecho a través de una entrevista un diputado respondió: “pues que no sea tonta, ¿no?, o sea, con mucho respeto, ¿eh?... es una tontería hablar de…”

Nydia Natalia denunció Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género aportando las pruebas conducentes. En su comparecencia el diputado, bajo diversas justificaciones, reconoció la entrevista y además, que las expresiones fueron dirigidas a ella.

El camino de Nydia desde que denunció ha sido frustrante como en miles de expedientes, lidiando con funcionarios y juzgadores a quienes lo que menos les importa es la justicia. Pero el caso llegó a una de las raras esmeraldas que tiene nuestro sistema judicial; a los ojos de la magistrada de sala regional Gabriela Villafuerte Coello, quien, ante el voto mayoritario de la sala para regresar el expediente por razones burocráticas, votó en particular con una conducta de lógica, coherencia y humanidad que todas y todos quienes integran el poder judicial y son funcionarios públicos debieran. Destaco los siguientes argumentos:


Nydia Natalia, te creo y por eso mi voto particular.

Voy a escuchar esos sonidos tenues y códigos de solicitud de auxilio; ese es mi deber, es el trabajo de los órganos jurisdiccionales; tú ya hiciste tu parte, denunciaste, alzaste la voz y te vamos a dar respuesta;

Desafortunadamente llevas tres meses en este andar en búsqueda de justicia, sin saber si tienes razón o no. Mi compromiso y obligación como jueza, desde esta trinchera y en este momento es darte certeza y que se reconozca la violencia que viviste.

Esta es mi visión y compromiso: debo ser congruente con ello; por eso me aparto de la decisión mayoritaria de regresar el expediente para mayores diligencias; desde mi punto de vista ya no son necesarias, en el expediente tenemos todo para resolver… como dije al principio, debemos creerles a las mujeres y no exigirles o retrasarles protección y justicia por formalismos exacerbados.

En mi opinión Nydia Natalia, ya no tienes por qué esperar más, hoy tendría que dictarse una sentencia donde se reconozca que hubo violencia en tu contra, porque decirte tonta o que dices tonterías no es normal, no es solo una crítica, no es coloquial, estas expresiones te violentan y son para desacreditar tus tareas; por tanto, es el momento de dar vista por la responsabilidad del diputado federal y exigirle, para ti, una disculpa pública, como medida de reparación, entre otros posibles efectos.

Con este lenguaje claro, empático y esta sensibilidad y humanidad, necesitamos a todas y todos los jueces en todas las materias. Gaby Villafuerte me devuelve la esperanza en un México en que la impunidad puede ser abatida. Ojalá la miraran los que deciden a quien sientan en la Suprema Corte. ¡Aplausos!

El camino de Nydia desde que denunció ha sido frustrante como en miles de expedientes, lidiando con funcionarios y juzgadores a quienes lo que menos les importa es la justicia. Pero el caso llegó a una de las raras esmeraldas que tiene nuestro sistema judicial; a los ojos de la magistrada de sala regional Gabriela Villafuerte Coello...


ÚLTIMASCOLUMNAS