/ lunes 17 de enero de 2022

El Espectador | Escenas inconfesables

Nos advierten que ésta plática nunca existió. Que si decimos que la escuchamos, ellos lo negarán una y mil veces. Queda en la memoria de algunos poderosos personajes que entienden claramente cómo se pueden mover las sombras del poder dentro de algunas de las dependencias que se alejan de los ideales de la transformación. Esta conversación jamás sucedió, insisten.

Álex llegó de comer, con una gran sonrisa, la dentadura casi perfecta para su edad brillaba a distancia. Como de costumbre, llamó a su compañero de batallas, Juan, quien ya tenía en las manos un borrador para plantearle las acciones a ejecutar en las siguientes semanas. Antes de que entrara su confidente, le pidió a su secretaria de toda la vida que preparara el helicóptero, que estuviera listo para volar desde lo alto del edificio de Reforma, a las seis de la tarde. Ramos y flores adornaban la oficina. Caoba y una jarra de agua complementan la escenografía de uno de los lugares que más carga de poder representa desde hace al menos seis sexenios.

Juan leyó el paso uno: “Blindar el patrimonio y el poder que durante muchos años ostentó su jefe”.

Paso dos: “Acabar con los enemigos”.

Tres: “Destruir cualquier evidencia que afecte a familia y grupo cercano”.

Cuatro y muy importante: “Alistar tarjetas informativas que se entregarán al más poderoso”.

Eso avanzó con estrategia de corto plazo, accionables: “Ingresar una orden de investigación para demostrar que ni el enemigo ni su esposa contaban con dinero ni con herencias para acceder a créditos hipotecarios millonarios. Tenemos la declaración de uno de los propietarios antiguos, nos entregó detalles para armar una denuncia penal contra el ex funcionario”.

Otro movimiento del paso dos: “Hacer mediático el asunto del señor Mes, quien para consejos es muy eficiente. Pasarlo a comunicación y distribuirlo con los aliados de la colonia Zapata. Acordar detalles con Chucho para que asuman el control de daños desde su cancha. Él le tiene ganas al señor Mes por viejas rencillas”.

“Recibir a Antonio para definir los pasos legales y entregar el dinero para firmar acuerdos y liberar al hermano del Norte. Nos falló con Mili, pero ahora sí viene la buena”.

“Informarle a Olivia, quien tiene la obligación de ayudarnos a controlar el Congreso”.

“Recuperar el control de la Universidad”.

“Llamarle a Arturo para que contribuya, tiene poder”.

Nada es real, no existieron esas líneas, todos las negarán.

Es como un cuento de brujas que puede estremecer a un Palacio, si llega a filtrarse un poco de lo real de esos encuentros inexistentes.

¿Se atreverán?

Rabbit Hole

“Con el anuncio del próximo cambio de propietarios de Citibanamex estaré atento, a la integridad y destino de la Fundación Cultural Banamex y el importante patrimonio cultural que la integra. En mi opinión debería pasar a propiedad nacional para su preservación”, escribió Marcelo Ebrard en Twitter el fin de semana. “Podría ser una retribución al enorme e injusto apoyo que hemos dado los contribuyentes con los cuantiosos pagos anuales para cubrir los pagarés IPAB, mejor conocidos por FOBAPROA”.

¿Estará verbalizando el canciller la amenaza del gobierno ante la institución financiera que sale de golpe de México con un discurso políticamente muy correcto?

Nos advierten que ésta plática nunca existió. Que si decimos que la escuchamos, ellos lo negarán una y mil veces. Queda en la memoria de algunos poderosos personajes que entienden claramente cómo se pueden mover las sombras del poder dentro de algunas de las dependencias que se alejan de los ideales de la transformación. Esta conversación jamás sucedió, insisten.

Álex llegó de comer, con una gran sonrisa, la dentadura casi perfecta para su edad brillaba a distancia. Como de costumbre, llamó a su compañero de batallas, Juan, quien ya tenía en las manos un borrador para plantearle las acciones a ejecutar en las siguientes semanas. Antes de que entrara su confidente, le pidió a su secretaria de toda la vida que preparara el helicóptero, que estuviera listo para volar desde lo alto del edificio de Reforma, a las seis de la tarde. Ramos y flores adornaban la oficina. Caoba y una jarra de agua complementan la escenografía de uno de los lugares que más carga de poder representa desde hace al menos seis sexenios.

Juan leyó el paso uno: “Blindar el patrimonio y el poder que durante muchos años ostentó su jefe”.

Paso dos: “Acabar con los enemigos”.

Tres: “Destruir cualquier evidencia que afecte a familia y grupo cercano”.

Cuatro y muy importante: “Alistar tarjetas informativas que se entregarán al más poderoso”.

Eso avanzó con estrategia de corto plazo, accionables: “Ingresar una orden de investigación para demostrar que ni el enemigo ni su esposa contaban con dinero ni con herencias para acceder a créditos hipotecarios millonarios. Tenemos la declaración de uno de los propietarios antiguos, nos entregó detalles para armar una denuncia penal contra el ex funcionario”.

Otro movimiento del paso dos: “Hacer mediático el asunto del señor Mes, quien para consejos es muy eficiente. Pasarlo a comunicación y distribuirlo con los aliados de la colonia Zapata. Acordar detalles con Chucho para que asuman el control de daños desde su cancha. Él le tiene ganas al señor Mes por viejas rencillas”.

“Recibir a Antonio para definir los pasos legales y entregar el dinero para firmar acuerdos y liberar al hermano del Norte. Nos falló con Mili, pero ahora sí viene la buena”.

“Informarle a Olivia, quien tiene la obligación de ayudarnos a controlar el Congreso”.

“Recuperar el control de la Universidad”.

“Llamarle a Arturo para que contribuya, tiene poder”.

Nada es real, no existieron esas líneas, todos las negarán.

Es como un cuento de brujas que puede estremecer a un Palacio, si llega a filtrarse un poco de lo real de esos encuentros inexistentes.

¿Se atreverán?

Rabbit Hole

“Con el anuncio del próximo cambio de propietarios de Citibanamex estaré atento, a la integridad y destino de la Fundación Cultural Banamex y el importante patrimonio cultural que la integra. En mi opinión debería pasar a propiedad nacional para su preservación”, escribió Marcelo Ebrard en Twitter el fin de semana. “Podría ser una retribución al enorme e injusto apoyo que hemos dado los contribuyentes con los cuantiosos pagos anuales para cubrir los pagarés IPAB, mejor conocidos por FOBAPROA”.

¿Estará verbalizando el canciller la amenaza del gobierno ante la institución financiera que sale de golpe de México con un discurso políticamente muy correcto?

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 11 de mayo de 2022

El espectador | Los espiritistas de Palacio Nacional

Para algunos iniciados, un diálogo llamó la atención durante la mañanera, un tema más allá de los escándalos del aeropuerto y los controladores aéreos y Claudia Sheinbaumy Marcelo Ebrard con la tragedia de la Línea 12 del Metro. Pero para los que entienden de estos temas, una confirmación de sospechas que tienen desde que algunos personajes ligados a estas artes han sido vistos cerca del círculo de íntimo de Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México. Esta semana, durante la sesión de preguntas y respuestas, apareció Wenceslao Vargas Márquez, quien se presentó como articulista e investigador sobre temas de educación, sindicalismo y masonería. “Y de lo que comentaba hace un instante de las circunstancias del presidente Madero y Victoriano Huerta, simplemente acoto y recuerdo que ambos eran masones: Madero grado 33 y el general Huerta grado 30, ambos del Rito Escocés, antiguo y aceptado”, le aclaró el hombre en la conferencia de prensa en Palacio Nacional. El Presidente de México, respondió: “Bueno, la primera precisión histórica amerita un buen debate, porque el presidente Madero era espirita; masón, no estoy seguro. El presidente Juárez sí. Y también aclarar, el presidente Juárez era anticlerical, no antirreligioso, que son cosas distintas. Bueno, pero eso...”. —Si me permite, como dice, debatir, puntualizo el dato, si gusta, por favor. Estuvo en Lealtad 15, en la Ciudad de México; estuvo en Logias de Coahuila, como Mariano Escobedo, 5, y recibió el grado 31, 32, 33 el 15 de octubre de 1911, justo cuando ganaba la segunda ronda de la elección presidencial—, le dijo Vargas Márquez. —Puede ser, puede ser que tengas razón tú, lo voy a revisar—, dijo el mandatario. —Le obsequio mi libro cuando haya la oportunidad... —Sí. —Gracias, presidente. —Lo que había en ese entonces era la corriente espirita entre todos ellos, Pino Suárez, incluso gente que después estuvo en el porfiriato. Los generales que se quedaron con Porfirio Díaz, algunos eran masones. No creo lo de Huerta, pero ya quedamos de que lo vamos a revisar. “Aun cuando también eso no es una limitante para que se cometan atropellos, abusos, aunque sean hermanos masones. “Una vez, cuando se levantó en armas en una ocasión con el Plan de la Noria, Porfirio Díaz, lo detuvieron un militar masón y lo liberó por ser hermano masón, y cuando Juárez le pidió una explicación, le dijo: ‘Es que es mi hermano’. Y Juárez le reprochó: ‘¿Y qué? ¿Yo no soy también? Y él se levanta en armas en contra mía’. “Y si es como tú lo sostienes: Huerta, masón; Madero, masón, ¿cómo un hermano masón va a ordenar el asesinato de un hermano masón como Madero? Además, de la manera más vil y cobarde. Entonces, eso no tiene ya mucho que ver en estos tiempos, pero bueno, es interesante”. En estos tiempos se habla de que los creyentes de la Filosofía Espiritualista están muy metidos con la 4T. Muchas ideas y comportamientos llevan a sospechar que los principios de la doctrina son seguidos entre los nuevos políticos en el poder, desde Banco de México, hasta la Secretaría de Hacienda y entre los cercanos al Presidente. Esta conversación generó inquietudes entre los que tienen puesta la mirada en estas ideas, como ha sucedido entre los políticos argentinos que actualmente se pelean por el control de esa nación. La referencia en América Latina es Allan Kardec, autor del Libro de los Espíritus. Aunque usted no lo crea.

Hiroshi Takahashi

Cargar Más