/ viernes 21 de enero de 2022

El Espectador | Llega conflicto UDLAP al Congreso de la Unión

Esta semana, en el Congreso de la Unión inició la discusión y análisis de un punto de acuerdo con el que se pretende emitir un exhorto al Poder Judicial del estado de Puebla, para que las instalaciones de la Universidad de las Américas (UDLAP), que permanecen tomadas por la fuerza pública desde el mes de junio de 2021, sean finalmente liberadas y se restablezca también la normalidad.

La propuesta que emanó a principios de enero del escritorio de la senadora poblana Nancy de la Sierra, integrante del denominado Grupo Plural, contempla que se tomen las medidas legales necesarias para que las instalaciones de la UDLAP sean entregadas, a fin de permitir que los estudiantes, maestros y directivos puedan retomar sus actividades de manera presencial o, según lo permita la cuarta ola de la pandemia por Covid-19, semipresencial.

El caso, que avanza hacia la Suprema Corte de Justicia, está siendo discutido por la Segunda Comisión de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, que preside Patricia Terrazas; en la que también se encuentran morenistas como Pablo Amílcar Sandoval, de Guerrero y hermano de la hoy discreta Irma Eréndira; Margarita Valdez, de Durango; Daniel Gutiérrez, de Aguascalientes, y el representante del Partido del Trabajo Gerardo Fernández Noroña.

Entre los argumentos presentados para convencer a los legisladores de impulsar el punto de acuerdo se encuentra el hecho de que, en diciembre de 2021, el Juzgado 24 de lo Civil de la Ciudad de México envió sendos exhortos al Poder Judicial de la entidad gobernada por Miguel Barbosa y a las autoridades de Cholula, para devolver el campus de la UDLAP al patronato encabezado por la rectora Cecilia Anaya Berríos.

Las autoridades mencionadas, particularmente el Juzgado Segundo de lo Civil de Cholula, no han cumplido con el llamado, por lo que la comunidad universitaria sigue impedida de entrar al campus. Incluso en días pasados se registró un conato de enfrentamiento entre los cuerpos policiacos y estudiantes que intentaban retomar sus instalaciones.

Adicionalmente, los habitantes de San Andrés Cholula y San Pedro Cholula se han ido sumando a las marchas para la liberación de la UDLAP, ya que han visto sus actividades económicas seriamente afectadas por el secuestro de las instalaciones universitarias.

Se calcula que, al menos dos mil familias de dichos municipios han dejado de percibir ingresos desde el cierre del campus, ya que al menos cuatro mil estudiantes foráneos rentan cuartos o departamentos en los alrededores de la universidad, además de que son los principales consumidores de servicios regulares como comida, lavandería, esparcimiento y actividades culturales y sociales de la región.

El tema es ya punto de discusión en los tres Poderes de la Unión, por lo que se espera que en breve haya noticias de importancia para la comunidad universitaria y, además, para la población que depende económicamente de ella.

Esta semana, en el Congreso de la Unión inició la discusión y análisis de un punto de acuerdo con el que se pretende emitir un exhorto al Poder Judicial del estado de Puebla, para que las instalaciones de la Universidad de las Américas (UDLAP), que permanecen tomadas por la fuerza pública desde el mes de junio de 2021, sean finalmente liberadas y se restablezca también la normalidad.

La propuesta que emanó a principios de enero del escritorio de la senadora poblana Nancy de la Sierra, integrante del denominado Grupo Plural, contempla que se tomen las medidas legales necesarias para que las instalaciones de la UDLAP sean entregadas, a fin de permitir que los estudiantes, maestros y directivos puedan retomar sus actividades de manera presencial o, según lo permita la cuarta ola de la pandemia por Covid-19, semipresencial.

El caso, que avanza hacia la Suprema Corte de Justicia, está siendo discutido por la Segunda Comisión de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, que preside Patricia Terrazas; en la que también se encuentran morenistas como Pablo Amílcar Sandoval, de Guerrero y hermano de la hoy discreta Irma Eréndira; Margarita Valdez, de Durango; Daniel Gutiérrez, de Aguascalientes, y el representante del Partido del Trabajo Gerardo Fernández Noroña.

Entre los argumentos presentados para convencer a los legisladores de impulsar el punto de acuerdo se encuentra el hecho de que, en diciembre de 2021, el Juzgado 24 de lo Civil de la Ciudad de México envió sendos exhortos al Poder Judicial de la entidad gobernada por Miguel Barbosa y a las autoridades de Cholula, para devolver el campus de la UDLAP al patronato encabezado por la rectora Cecilia Anaya Berríos.

Las autoridades mencionadas, particularmente el Juzgado Segundo de lo Civil de Cholula, no han cumplido con el llamado, por lo que la comunidad universitaria sigue impedida de entrar al campus. Incluso en días pasados se registró un conato de enfrentamiento entre los cuerpos policiacos y estudiantes que intentaban retomar sus instalaciones.

Adicionalmente, los habitantes de San Andrés Cholula y San Pedro Cholula se han ido sumando a las marchas para la liberación de la UDLAP, ya que han visto sus actividades económicas seriamente afectadas por el secuestro de las instalaciones universitarias.

Se calcula que, al menos dos mil familias de dichos municipios han dejado de percibir ingresos desde el cierre del campus, ya que al menos cuatro mil estudiantes foráneos rentan cuartos o departamentos en los alrededores de la universidad, además de que son los principales consumidores de servicios regulares como comida, lavandería, esparcimiento y actividades culturales y sociales de la región.

El tema es ya punto de discusión en los tres Poderes de la Unión, por lo que se espera que en breve haya noticias de importancia para la comunidad universitaria y, además, para la población que depende económicamente de ella.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 11 de mayo de 2022

El espectador | Los espiritistas de Palacio Nacional

Para algunos iniciados, un diálogo llamó la atención durante la mañanera, un tema más allá de los escándalos del aeropuerto y los controladores aéreos y Claudia Sheinbaumy Marcelo Ebrard con la tragedia de la Línea 12 del Metro. Pero para los que entienden de estos temas, una confirmación de sospechas que tienen desde que algunos personajes ligados a estas artes han sido vistos cerca del círculo de íntimo de Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México. Esta semana, durante la sesión de preguntas y respuestas, apareció Wenceslao Vargas Márquez, quien se presentó como articulista e investigador sobre temas de educación, sindicalismo y masonería. “Y de lo que comentaba hace un instante de las circunstancias del presidente Madero y Victoriano Huerta, simplemente acoto y recuerdo que ambos eran masones: Madero grado 33 y el general Huerta grado 30, ambos del Rito Escocés, antiguo y aceptado”, le aclaró el hombre en la conferencia de prensa en Palacio Nacional. El Presidente de México, respondió: “Bueno, la primera precisión histórica amerita un buen debate, porque el presidente Madero era espirita; masón, no estoy seguro. El presidente Juárez sí. Y también aclarar, el presidente Juárez era anticlerical, no antirreligioso, que son cosas distintas. Bueno, pero eso...”. —Si me permite, como dice, debatir, puntualizo el dato, si gusta, por favor. Estuvo en Lealtad 15, en la Ciudad de México; estuvo en Logias de Coahuila, como Mariano Escobedo, 5, y recibió el grado 31, 32, 33 el 15 de octubre de 1911, justo cuando ganaba la segunda ronda de la elección presidencial—, le dijo Vargas Márquez. —Puede ser, puede ser que tengas razón tú, lo voy a revisar—, dijo el mandatario. —Le obsequio mi libro cuando haya la oportunidad... —Sí. —Gracias, presidente. —Lo que había en ese entonces era la corriente espirita entre todos ellos, Pino Suárez, incluso gente que después estuvo en el porfiriato. Los generales que se quedaron con Porfirio Díaz, algunos eran masones. No creo lo de Huerta, pero ya quedamos de que lo vamos a revisar. “Aun cuando también eso no es una limitante para que se cometan atropellos, abusos, aunque sean hermanos masones. “Una vez, cuando se levantó en armas en una ocasión con el Plan de la Noria, Porfirio Díaz, lo detuvieron un militar masón y lo liberó por ser hermano masón, y cuando Juárez le pidió una explicación, le dijo: ‘Es que es mi hermano’. Y Juárez le reprochó: ‘¿Y qué? ¿Yo no soy también? Y él se levanta en armas en contra mía’. “Y si es como tú lo sostienes: Huerta, masón; Madero, masón, ¿cómo un hermano masón va a ordenar el asesinato de un hermano masón como Madero? Además, de la manera más vil y cobarde. Entonces, eso no tiene ya mucho que ver en estos tiempos, pero bueno, es interesante”. En estos tiempos se habla de que los creyentes de la Filosofía Espiritualista están muy metidos con la 4T. Muchas ideas y comportamientos llevan a sospechar que los principios de la doctrina son seguidos entre los nuevos políticos en el poder, desde Banco de México, hasta la Secretaría de Hacienda y entre los cercanos al Presidente. Esta conversación generó inquietudes entre los que tienen puesta la mirada en estas ideas, como ha sucedido entre los políticos argentinos que actualmente se pelean por el control de esa nación. La referencia en América Latina es Allan Kardec, autor del Libro de los Espíritus. Aunque usted no lo crea.

Hiroshi Takahashi

Cargar Más