/ jueves 11 de febrero de 2021

Espacio ITE | Debates y curriculums en campañas electorales

  • Norberto Sánchez Briones*

El llamado modelo de comunicación política y sus reglas adoptadas recientemente solo han provocado una gran cantidad de spots que a mi parecer no dan claridad de ideologías y propuestas de la pluralidad de opciones en los procesos de campañas, es por ello, buen momento para reflexionar si es que el ciudadano y ciudadana se han convertido en un espectador pasivo y un consumidor involuntario de propaganda, y proponer acciones que favorezcan el intercambio de ideas y proyectos, que pondere buscar la obligatoriedad de tener un curriculum de todas las candidaturas de cada proceso electoral federal y local, así como mayores ejercicios del debate para fortalecer la democracia.

Una crítica de varios académicos señalan que existen fallas detrás del modelo escogido, pues se optó por la elección del modelo de difusión mecanicista y unilateral de la aguja hipodérmica, que plantea que, a más mensajes transmitidos, se logra proporcionalmente la misma cantidad de comportamientos sociales favorables o en sintonía con los contenidos difundidos, donde los spots no crean un modelo de comunicación correspondiente con los objetivos de la reforma de 2014 y, además no son necesariamente, la manera más efectiva de hacer campaña por la pandemia que vivimos.

Las preguntas sobre las necesidades de la ciudadanía en tiempos de campaña, y ahora en tiempos de pandemia, deben estar privilegiando, por ejemplo: el contar con el currículo de los candidatos o candidatas, conocer propuestas claras, proyectos específicos y plataformas electorales, que asuman temas de trascendencia social que puedan o deban ser sometidos al escrutinio, y que se cuente con canales que muestren al pluralismo de opciones, y permitir un verdadero intercambio de opiniones e información entre los y las contendientes, entre la clase política y la sociedad, lo que podría generar un cambio real del modelo de comunicación, que favorezca el debate, otorgándole mejor información acerca de las opciones que tiene para elegir, además de tener acciones sobre el cuidando la salud y la erradicación de la violencia, que no debe observare durante las campañas y debe ser sancionada.

Existe una gran oportunidad para mejorar la comunicación política más comprometida e informada, pensemos en debates en las diputaciones federales y debates de las diputaciones locales, proponiendo, por ejemplo: debates entre las primeras personas que van en las listas de representación proporcional que registran los partidos políticos, debates virtuales organizados por el ITE, proponer personas que en los debates traduzcan en lenguaje de señas o lengua indígena, o con subtitulados de ser posible, difusión ya sea por medio de canales tradicionales o por redes sociales, para generar un verdadero voto informado.

La ciudadana debe hacer llegar a los actores políticos la necesidad planteada, porque hay claros ejemplos en otros países, en donde la muestra de curriculums, así como de los debates periódicos, cambian la forma de hacer campañas y reduce violencia, tensiones entre equipos de campaña, así como entre la ciudadanía, se cuida la salud pública y evita violencia en razón de género, debemos hacer eco de propuestas a favor del electorado.

  • Norberto Sánchez Briones*

El llamado modelo de comunicación política y sus reglas adoptadas recientemente solo han provocado una gran cantidad de spots que a mi parecer no dan claridad de ideologías y propuestas de la pluralidad de opciones en los procesos de campañas, es por ello, buen momento para reflexionar si es que el ciudadano y ciudadana se han convertido en un espectador pasivo y un consumidor involuntario de propaganda, y proponer acciones que favorezcan el intercambio de ideas y proyectos, que pondere buscar la obligatoriedad de tener un curriculum de todas las candidaturas de cada proceso electoral federal y local, así como mayores ejercicios del debate para fortalecer la democracia.

Una crítica de varios académicos señalan que existen fallas detrás del modelo escogido, pues se optó por la elección del modelo de difusión mecanicista y unilateral de la aguja hipodérmica, que plantea que, a más mensajes transmitidos, se logra proporcionalmente la misma cantidad de comportamientos sociales favorables o en sintonía con los contenidos difundidos, donde los spots no crean un modelo de comunicación correspondiente con los objetivos de la reforma de 2014 y, además no son necesariamente, la manera más efectiva de hacer campaña por la pandemia que vivimos.

Las preguntas sobre las necesidades de la ciudadanía en tiempos de campaña, y ahora en tiempos de pandemia, deben estar privilegiando, por ejemplo: el contar con el currículo de los candidatos o candidatas, conocer propuestas claras, proyectos específicos y plataformas electorales, que asuman temas de trascendencia social que puedan o deban ser sometidos al escrutinio, y que se cuente con canales que muestren al pluralismo de opciones, y permitir un verdadero intercambio de opiniones e información entre los y las contendientes, entre la clase política y la sociedad, lo que podría generar un cambio real del modelo de comunicación, que favorezca el debate, otorgándole mejor información acerca de las opciones que tiene para elegir, además de tener acciones sobre el cuidando la salud y la erradicación de la violencia, que no debe observare durante las campañas y debe ser sancionada.

Existe una gran oportunidad para mejorar la comunicación política más comprometida e informada, pensemos en debates en las diputaciones federales y debates de las diputaciones locales, proponiendo, por ejemplo: debates entre las primeras personas que van en las listas de representación proporcional que registran los partidos políticos, debates virtuales organizados por el ITE, proponer personas que en los debates traduzcan en lenguaje de señas o lengua indígena, o con subtitulados de ser posible, difusión ya sea por medio de canales tradicionales o por redes sociales, para generar un verdadero voto informado.

La ciudadana debe hacer llegar a los actores políticos la necesidad planteada, porque hay claros ejemplos en otros países, en donde la muestra de curriculums, así como de los debates periódicos, cambian la forma de hacer campañas y reduce violencia, tensiones entre equipos de campaña, así como entre la ciudadanía, se cuida la salud pública y evita violencia en razón de género, debemos hacer eco de propuestas a favor del electorado.