/ jueves 5 de noviembre de 2020

Espacio ITE | Fiesta democrática

  • Edgar Alfonso Aldave Aguilar*

Al momento de concluir esta participación, aún no se tienen resultados de la elección presidencial del vecino Estado del norte; aun así, es de celebrar que el sistema democrático permita la elección de las representaciones populares de diversos países

En Tlaxcala, el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones junto con los diversos actores políticos, se encuentran en los preparativos de esta gran fiesta. En las últimas semanas, se han dado importantes pasos para la planeación del proceso electoral cuya jornada se llevará a cabo la primera semana de junio.

Ya tenemos fecha para el inicio del proceso electoral, el cual iniciará de manera formal el día 29 de noviembre; que, como cualquier fiesta, se debe preparar con mucho tiempo de anticipación para que no falte nada.

Con la Convocatoria a elecciones ordinarias se difunde la invitación a las y los interesados en participar de manera activa, definiendo los cargos a elegir, que en este caso serán la gubernatura, diputaciones, ayuntamientos y presidencias de comunidad.

La ciudadanía podrá confirmar su participación a través de los partidos políticos nacionales y locales o, con la aprobación de la convocatoria para candidaturas independientes, optar por este medio.

Además, se han emitido los lineamientos que regularán la paridad de género en las candidaturas, para que la participación no se vea rebasada por alguno de éstos; buscando maximizar la postulación de las mujeres, con el firme objetivo de que se refleje en la integración en los cargos posibles. En esta celebración deberá haber, al menos, la misma cantidad de mujeres en el festejo.

Se debe reconocer que la analogía es trillada, pero no por eso menos sólida y me permito explicar por qué. Las elecciones permiten algo muy difícil en el ser humano y más en colegiado: la toma de decisiones. Y en esa cancha, aunque éstas al menos en América Latina no tengan muy buena reputación, ayudan a la ciudadanía a elegir a sus representantes. Todo ello se logra sin que se ponga en peligro la seguridad pública, pues si bien existen diferencias y expresiones legítimas de inconformidad, su ejercicio ha demostrado una estabilidad política.

Las autoridades electorales y los actores políticos se preparan para el festejo, pero lo realmente importante es que esta fiesta es organizada por y para la ciudadanía; su confianza otorga legitimidad a sus resultados.

Hay y habrá voces que la mitifican como una disputa o estafa, pues de alguna manera les favorece o es simplemente se ha convertido en un perverso eco. Lo importante es lo que se repite cinco veces: ¡¡participa!!

  • *Consejero Electoral
  • Edgar Alfonso Aldave Aguilar*

Al momento de concluir esta participación, aún no se tienen resultados de la elección presidencial del vecino Estado del norte; aun así, es de celebrar que el sistema democrático permita la elección de las representaciones populares de diversos países

En Tlaxcala, el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones junto con los diversos actores políticos, se encuentran en los preparativos de esta gran fiesta. En las últimas semanas, se han dado importantes pasos para la planeación del proceso electoral cuya jornada se llevará a cabo la primera semana de junio.

Ya tenemos fecha para el inicio del proceso electoral, el cual iniciará de manera formal el día 29 de noviembre; que, como cualquier fiesta, se debe preparar con mucho tiempo de anticipación para que no falte nada.

Con la Convocatoria a elecciones ordinarias se difunde la invitación a las y los interesados en participar de manera activa, definiendo los cargos a elegir, que en este caso serán la gubernatura, diputaciones, ayuntamientos y presidencias de comunidad.

La ciudadanía podrá confirmar su participación a través de los partidos políticos nacionales y locales o, con la aprobación de la convocatoria para candidaturas independientes, optar por este medio.

Además, se han emitido los lineamientos que regularán la paridad de género en las candidaturas, para que la participación no se vea rebasada por alguno de éstos; buscando maximizar la postulación de las mujeres, con el firme objetivo de que se refleje en la integración en los cargos posibles. En esta celebración deberá haber, al menos, la misma cantidad de mujeres en el festejo.

Se debe reconocer que la analogía es trillada, pero no por eso menos sólida y me permito explicar por qué. Las elecciones permiten algo muy difícil en el ser humano y más en colegiado: la toma de decisiones. Y en esa cancha, aunque éstas al menos en América Latina no tengan muy buena reputación, ayudan a la ciudadanía a elegir a sus representantes. Todo ello se logra sin que se ponga en peligro la seguridad pública, pues si bien existen diferencias y expresiones legítimas de inconformidad, su ejercicio ha demostrado una estabilidad política.

Las autoridades electorales y los actores políticos se preparan para el festejo, pero lo realmente importante es que esta fiesta es organizada por y para la ciudadanía; su confianza otorga legitimidad a sus resultados.

Hay y habrá voces que la mitifican como una disputa o estafa, pues de alguna manera les favorece o es simplemente se ha convertido en un perverso eco. Lo importante es lo que se repite cinco veces: ¡¡participa!!

  • *Consejero Electoral
ÚLTIMASCOLUMNAS