/ lunes 27 de julio de 2020

Fortalecer las capacidades municipales

Como sociedad, la contingencia sanitaria por Covid-19 ha puesto sobre la mesa muchos retos, pero también oportunidades que vale la pena aprovechar para avanzar y crecer. México no estaba preparado para enfrentar una pandemia como la que actualmente vivimos; sin embargo, en medio de esta situación de emergencia, muchos mexicanos han sacado lo mejor de sí y demostrado su capacidad y decisión para enfrentar la adversidad.

Un ejemplo claro lo tenemos en Tlaxcala, donde la crisis por la contingencia hizo que el gobierno estatal, sin contratar deuda pública, estableciera una serie de medidas en materia sanitaria, económica y de desarrollo social, con miras a reducir los contagios de Covid-19, atender a la población que contrajo la enfermedad, proteger las fuentes de empleo formal y respaldar al sector productivo.

Una de las más recientes es, justamente, la firma del Convenio de Colaboración entre Nacional Financiera y el Gobierno del Estado para la reactivación del Programa Impulso Económico y Fomento al Empleo, con lo cual se puso a disposición de empresas locales una bolsa de 115 millones de pesos para acceder a créditos simples de hasta 5 millones de pesos, una ayuda significativa por los amplios plazos de pago y las bajas tasas de interés.

A nivel nacional, el Estado de Tlaxcala se destaca por el desarrollo del tratamiento TNR4, que ha resultado efectivo para la recuperación de pacientes con Covid-19, así como por la implementación de las Brigadas Cuídate en municipios con importantes índices de enfermedades crónico-degenerativas, y en empresas con actividades esenciales, para favorecer su reactivación segura.

En ambos casos, se trata de acciones cuyo éxito hizo que se adoptaran en otros estados del país, contribuyendo así a que se salvaran más vidas.

En este escenario, resulta relevante la reciente realización del curso "Fortalecimiento de las Capacidades Técnicas y Funcionales de los Municipios del Estado de Tlaxcala" del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, con la participación virtual de más de 200 funcionarios de los 60 ayuntamientos, para que estos cuenten con más habilidades y conocimientos para enfrentar las consecuencias de la pandemia en la salud y la economía de la población.

El Gobierno estatal ha hecho un importante trabajo de gestión para trabajar junto con el PNUD en el respaldo a los municipios tlaxcaltecas, y lograr una amplia coordinación que permita atender los desafíos que en estos momentos enfrenta el primer nivel de gobierno en la entidad.

Esta forma de llevar capacitación a los municipios para compartir experiencias que se puedan repetir en las diversas regiones del estado es fundamental en estos momentos, que exigen que los recursos tecnológicos se aprovechen al máximo para que la labor del Gobierno no se detenga y siga sirviendo a los ciudadanos.

Bajo esa línea es que el Gobierno estatal ha ofrecido realizar más acciones para respaldar el fortalecimiento de las capacidades municipales, como un diplomado en la Universidad de IEXE, especializada en educación a distancia, y el Seminario Internacional sobre Reducción de Pobreza Extrema, que permitirán a las administraciones municipales incorporar mejores prácticas que se traduzcan en beneficio para los ciudadanos.

Esperemos que las autoridades municipales no solamente valoren el respaldo y colaboración que existe con el Gobierno del Estado, sino que utilicen los conocimientos adquiridos para identificar las necesidades de la población y tomen decisiones basadas en el conocimiento para lograr un desarrollo sostenible.

De lo anterior depende que contingencias como la que ahora experimentamos puedan ser afrontadas con más eficiencia mañana. Esa es la oportunidad que nos brinda este momento: aprovechar la experiencia del presente para planear mejor el futuro.

Como sociedad, la contingencia sanitaria por Covid-19 ha puesto sobre la mesa muchos retos, pero también oportunidades que vale la pena aprovechar para avanzar y crecer. México no estaba preparado para enfrentar una pandemia como la que actualmente vivimos; sin embargo, en medio de esta situación de emergencia, muchos mexicanos han sacado lo mejor de sí y demostrado su capacidad y decisión para enfrentar la adversidad.

Un ejemplo claro lo tenemos en Tlaxcala, donde la crisis por la contingencia hizo que el gobierno estatal, sin contratar deuda pública, estableciera una serie de medidas en materia sanitaria, económica y de desarrollo social, con miras a reducir los contagios de Covid-19, atender a la población que contrajo la enfermedad, proteger las fuentes de empleo formal y respaldar al sector productivo.

Una de las más recientes es, justamente, la firma del Convenio de Colaboración entre Nacional Financiera y el Gobierno del Estado para la reactivación del Programa Impulso Económico y Fomento al Empleo, con lo cual se puso a disposición de empresas locales una bolsa de 115 millones de pesos para acceder a créditos simples de hasta 5 millones de pesos, una ayuda significativa por los amplios plazos de pago y las bajas tasas de interés.

A nivel nacional, el Estado de Tlaxcala se destaca por el desarrollo del tratamiento TNR4, que ha resultado efectivo para la recuperación de pacientes con Covid-19, así como por la implementación de las Brigadas Cuídate en municipios con importantes índices de enfermedades crónico-degenerativas, y en empresas con actividades esenciales, para favorecer su reactivación segura.

En ambos casos, se trata de acciones cuyo éxito hizo que se adoptaran en otros estados del país, contribuyendo así a que se salvaran más vidas.

En este escenario, resulta relevante la reciente realización del curso "Fortalecimiento de las Capacidades Técnicas y Funcionales de los Municipios del Estado de Tlaxcala" del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, con la participación virtual de más de 200 funcionarios de los 60 ayuntamientos, para que estos cuenten con más habilidades y conocimientos para enfrentar las consecuencias de la pandemia en la salud y la economía de la población.

El Gobierno estatal ha hecho un importante trabajo de gestión para trabajar junto con el PNUD en el respaldo a los municipios tlaxcaltecas, y lograr una amplia coordinación que permita atender los desafíos que en estos momentos enfrenta el primer nivel de gobierno en la entidad.

Esta forma de llevar capacitación a los municipios para compartir experiencias que se puedan repetir en las diversas regiones del estado es fundamental en estos momentos, que exigen que los recursos tecnológicos se aprovechen al máximo para que la labor del Gobierno no se detenga y siga sirviendo a los ciudadanos.

Bajo esa línea es que el Gobierno estatal ha ofrecido realizar más acciones para respaldar el fortalecimiento de las capacidades municipales, como un diplomado en la Universidad de IEXE, especializada en educación a distancia, y el Seminario Internacional sobre Reducción de Pobreza Extrema, que permitirán a las administraciones municipales incorporar mejores prácticas que se traduzcan en beneficio para los ciudadanos.

Esperemos que las autoridades municipales no solamente valoren el respaldo y colaboración que existe con el Gobierno del Estado, sino que utilicen los conocimientos adquiridos para identificar las necesidades de la población y tomen decisiones basadas en el conocimiento para lograr un desarrollo sostenible.

De lo anterior depende que contingencias como la que ahora experimentamos puedan ser afrontadas con más eficiencia mañana. Esa es la oportunidad que nos brinda este momento: aprovechar la experiencia del presente para planear mejor el futuro.