/ lunes 25 de mayo de 2020

Hacia la reactivación gradual de la economía

Uno de los temas de mayor interés para los ciudadanos en este momento es la reactivación de la economía.La contingencia sanitaria generada por la propagación de Covid-19 en México, generó, como sabemos, la suspensión de actividades que implicaran la aglomeración de personas, a efecto de impedir contagios de esta enfermedad.

Luego de que se suspendieran las clases en escuelas, se hizo lo propio con las actividades religiosas y sociales, así como las relacionadas con el gobierno, la industria, el comercio y los servicios, salvo las consideradas estrictamente esenciales.

Evidentemente, los sectores ligados con la economía han sido de los más afectados por las medidas de aislamiento social, pues ha visto limitadas sus operaciones para garantizar la salud de su planta laboral.

Por eso, como parte del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal, el Gobierno del Estado ya entregó más de mil 300 créditos a micro, pequeñas y medianas empresas, por un monto de más de 23 millones de pesos, para conservar más de 3 mil 700 empleos en la entidad.

No obstante, resulta también importante que el Gobernador Marco Mena, junto con sus homólogos del centro del país, hayan participado recientemente en una videoconferencia con el secretario de Salud Federal, Jorge Alcocer, para revisar los protocolos de salud en la reactivación gradual de la economía ante la emergencia sanitaria por Covid-19.

En este encuentro virtual, participaron los gobernadores del Estado de México, Hidalgo, Puebla, Morelos y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, al igual que Hugo López-Gatell, Subsecretario de Promoción y Prevención a la Salud; Zoé Robledo, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Juan Antonio Ferrer Aguilar, Director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Y es de destacar que Marco Mena planteara la necesidad de adelantar el programa de vacunación contra la influenza para evitar así empalmes de esta enfermedad con posibles rebrotes del coronavirus.

Esta propuesta, sin duda, es relevante, porque el interés del Ejecutivo estatal estriba en cuidar la salud de la población, y proteger al sector productivo y los empleos en la entidad, y ciertamente, ambos propósitos van de la mano, por lo que se deben atender conjuntamente para asegurar que la emergencia sanitaria sea superada con más contundencia.

Lo anterior, sin duda, lo entiende bien el gobierno estatal, en especial, porque actualmente Tlaxcala tiene una participación importante en la producción de autopartes, y ha ganado un lugar relevante en el contexto del turismo cultural y de naturaleza, en nuestro país.

Si bien en estos momentos la reapertura del turismo no se ve viable por la prevalencia de la fase 3 de la contingencia sanitaria, la reactivación de la industria, bajo las medidas de prevención y protocolos de salud necesarios, es una posibilidad que se estudia con mucha seriedad, para regularizar el clima de negocios y defender las fuentes de empleo.

Tan es así que, en una reciente charla telefónica entre el Gobernador Marco Mena y el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, se habló de la importancia de reactivar la cadena de producción de la industria automotriz, cuidando al máximo la salud de los trabajadores.

No hay que olvidar que una gran cantidad de la producción de Tlaxcala es exportada a Estados Unidos, pues el sector de autopartes constituye una de las piezas de su competitividad económica

Seguramente, con fechas escalonadas, y con la voluntad de empresarios y trabajadores, la actividad del sector productivo se irá abriendo nuevamente, respetando las medidas de sana distancia.

El ritmo extraordinario de la economía estatal de los últimos años demanda medidas como las tomadas por las autoridades estatales, que no han escatimado espacios y esfuerzos para escuchar y respaldar al sector productivo que, en este momento, amerita todo el respaldo para salir a flote y seguir ofreciendo oportunidades de crecimiento a los tlaxcaltecas.

Uno de los temas de mayor interés para los ciudadanos en este momento es la reactivación de la economía.La contingencia sanitaria generada por la propagación de Covid-19 en México, generó, como sabemos, la suspensión de actividades que implicaran la aglomeración de personas, a efecto de impedir contagios de esta enfermedad.

Luego de que se suspendieran las clases en escuelas, se hizo lo propio con las actividades religiosas y sociales, así como las relacionadas con el gobierno, la industria, el comercio y los servicios, salvo las consideradas estrictamente esenciales.

Evidentemente, los sectores ligados con la economía han sido de los más afectados por las medidas de aislamiento social, pues ha visto limitadas sus operaciones para garantizar la salud de su planta laboral.

Por eso, como parte del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal, el Gobierno del Estado ya entregó más de mil 300 créditos a micro, pequeñas y medianas empresas, por un monto de más de 23 millones de pesos, para conservar más de 3 mil 700 empleos en la entidad.

No obstante, resulta también importante que el Gobernador Marco Mena, junto con sus homólogos del centro del país, hayan participado recientemente en una videoconferencia con el secretario de Salud Federal, Jorge Alcocer, para revisar los protocolos de salud en la reactivación gradual de la economía ante la emergencia sanitaria por Covid-19.

En este encuentro virtual, participaron los gobernadores del Estado de México, Hidalgo, Puebla, Morelos y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, al igual que Hugo López-Gatell, Subsecretario de Promoción y Prevención a la Salud; Zoé Robledo, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Juan Antonio Ferrer Aguilar, Director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Y es de destacar que Marco Mena planteara la necesidad de adelantar el programa de vacunación contra la influenza para evitar así empalmes de esta enfermedad con posibles rebrotes del coronavirus.

Esta propuesta, sin duda, es relevante, porque el interés del Ejecutivo estatal estriba en cuidar la salud de la población, y proteger al sector productivo y los empleos en la entidad, y ciertamente, ambos propósitos van de la mano, por lo que se deben atender conjuntamente para asegurar que la emergencia sanitaria sea superada con más contundencia.

Lo anterior, sin duda, lo entiende bien el gobierno estatal, en especial, porque actualmente Tlaxcala tiene una participación importante en la producción de autopartes, y ha ganado un lugar relevante en el contexto del turismo cultural y de naturaleza, en nuestro país.

Si bien en estos momentos la reapertura del turismo no se ve viable por la prevalencia de la fase 3 de la contingencia sanitaria, la reactivación de la industria, bajo las medidas de prevención y protocolos de salud necesarios, es una posibilidad que se estudia con mucha seriedad, para regularizar el clima de negocios y defender las fuentes de empleo.

Tan es así que, en una reciente charla telefónica entre el Gobernador Marco Mena y el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, se habló de la importancia de reactivar la cadena de producción de la industria automotriz, cuidando al máximo la salud de los trabajadores.

No hay que olvidar que una gran cantidad de la producción de Tlaxcala es exportada a Estados Unidos, pues el sector de autopartes constituye una de las piezas de su competitividad económica

Seguramente, con fechas escalonadas, y con la voluntad de empresarios y trabajadores, la actividad del sector productivo se irá abriendo nuevamente, respetando las medidas de sana distancia.

El ritmo extraordinario de la economía estatal de los últimos años demanda medidas como las tomadas por las autoridades estatales, que no han escatimado espacios y esfuerzos para escuchar y respaldar al sector productivo que, en este momento, amerita todo el respaldo para salir a flote y seguir ofreciendo oportunidades de crecimiento a los tlaxcaltecas.