/ martes 26 de mayo de 2020

La gran tragedia de abril

Abril es un mes que trae consigo la primavera en pleno; si le pudiéramos poner un sinónimo, yo le bautizaría: esperanza. Pues bien, durante abril de este tortuoso 2020 estuvimos en pleno confinamiento por la Covid-19. Abril fue el mes en el que el "Quédate en casa" fue más respetado, el que las calles, parques y avenidas estuvieron vacías, que los negocios y centros de recreación apagaron sus luces y mantuvieron cerradas sus puertas.

Sí; las puertas estuvieron cerradas, incluidas las de casa. En todo el mundo, la violencia en el ámbito familiar creció. Todos los organismos internacionales advirtieron un incremento en maltrato, golpes, violaciones y hasta embarazos no deseados. Abril en todo el planeta no solo vivió la pandemia de la Covid-19, también la otra pandemia, la de la violencia contra las niñas, niños y mujeres.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, como cada día 25 de mes -curiosamente el día dedicado al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia- publicó las cifras oficiales que reflejan (o deberían) reflejar, el nivel de seguridad en que vivimos.

Abril fue extraño en México para las mujeres según la estadística oficial. Si de febrero a marzo prácticamente todos los delitos contra la mujer aumentaron, en abril todos los delitos (salvo uno) y hasta las llamadas al 911 se redujeron con relación a marzo. En cuanto a delitos, violencia familiar pasó del pico histórico de 20,232 a 14,591, delitos de violencia de género distinta a violencia familiar, de 295 a 230, lesiones dolosas de 5,351 a 3,996 y violación de 1640 a 1048. Por lo que toca a llamadas reales al 911, dice el Secretariado que incidentes de violencia contra la mujer pasó en marzo que tuvo el pico histórico con 26,171 a 21,722 en abril. Llamadas por abuso sexual pasaron de 545 a 350, de acoso u hostigamiento de 1017 a 506, de incidentes de violación de 395 a 304, de violencia de pareja de 22,628 a 19,692 y, de violencia familiar, las cifras cayeron de 64,848 a 60,543.

Lo anterior, a simple vista, parecerían buenas noticias ya que pudiera ser atisbo de que vamos contra la tendencia mundial y que en México efectivamente priva la fraternidad en las familias, que a las mujeres se les comienza a respetar y a ver como seres humanos y no como objetos que se poseen, vulneran y destruyen. Parecerían, digo. ¿Por qué? porque la gran tragedia de abril es que a pesar de que todas esas cifras aparecen a la baja, el delito de homicidios dolosos contra mujeres tuvo el registro más alto de la historia: 267 que suman a los 68 feminicidios y resultan en 335 mujeres asesinadas diariamente. ¡Once diarias!

Según la estadística oficial entonces, los hombres golpean, abusan y violan menos, pero ¡asesinan más! ¿Será así o es que las mujeres no pueden denunciar porque han estado aterradas y atrapadas con sus agresores? Lo cierto es que la esperanza de abril fue asesinada once veces al día.

Abril es un mes que trae consigo la primavera en pleno; si le pudiéramos poner un sinónimo, yo le bautizaría: esperanza. Pues bien, durante abril de este tortuoso 2020 estuvimos en pleno confinamiento por la Covid-19. Abril fue el mes en el que el "Quédate en casa" fue más respetado, el que las calles, parques y avenidas estuvieron vacías, que los negocios y centros de recreación apagaron sus luces y mantuvieron cerradas sus puertas.

Sí; las puertas estuvieron cerradas, incluidas las de casa. En todo el mundo, la violencia en el ámbito familiar creció. Todos los organismos internacionales advirtieron un incremento en maltrato, golpes, violaciones y hasta embarazos no deseados. Abril en todo el planeta no solo vivió la pandemia de la Covid-19, también la otra pandemia, la de la violencia contra las niñas, niños y mujeres.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, como cada día 25 de mes -curiosamente el día dedicado al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia- publicó las cifras oficiales que reflejan (o deberían) reflejar, el nivel de seguridad en que vivimos.

Abril fue extraño en México para las mujeres según la estadística oficial. Si de febrero a marzo prácticamente todos los delitos contra la mujer aumentaron, en abril todos los delitos (salvo uno) y hasta las llamadas al 911 se redujeron con relación a marzo. En cuanto a delitos, violencia familiar pasó del pico histórico de 20,232 a 14,591, delitos de violencia de género distinta a violencia familiar, de 295 a 230, lesiones dolosas de 5,351 a 3,996 y violación de 1640 a 1048. Por lo que toca a llamadas reales al 911, dice el Secretariado que incidentes de violencia contra la mujer pasó en marzo que tuvo el pico histórico con 26,171 a 21,722 en abril. Llamadas por abuso sexual pasaron de 545 a 350, de acoso u hostigamiento de 1017 a 506, de incidentes de violación de 395 a 304, de violencia de pareja de 22,628 a 19,692 y, de violencia familiar, las cifras cayeron de 64,848 a 60,543.

Lo anterior, a simple vista, parecerían buenas noticias ya que pudiera ser atisbo de que vamos contra la tendencia mundial y que en México efectivamente priva la fraternidad en las familias, que a las mujeres se les comienza a respetar y a ver como seres humanos y no como objetos que se poseen, vulneran y destruyen. Parecerían, digo. ¿Por qué? porque la gran tragedia de abril es que a pesar de que todas esas cifras aparecen a la baja, el delito de homicidios dolosos contra mujeres tuvo el registro más alto de la historia: 267 que suman a los 68 feminicidios y resultan en 335 mujeres asesinadas diariamente. ¡Once diarias!

Según la estadística oficial entonces, los hombres golpean, abusan y violan menos, pero ¡asesinan más! ¿Será así o es que las mujeres no pueden denunciar porque han estado aterradas y atrapadas con sus agresores? Lo cierto es que la esperanza de abril fue asesinada once veces al día.

martes 11 de agosto de 2020

Alexandria

martes 28 de julio de 2020

Detengan esta masacre

martes 14 de julio de 2020

Hombres… muy hombres

martes 30 de junio de 2020

Al tiempo

martes 23 de junio de 2020

¿Yo, sexista?

martes 16 de junio de 2020

Alma florecida

martes 02 de junio de 2020

Armonizada

Cargar Más