/ lunes 3 de junio de 2024

La otra cara de la moneda / El avance democrático de Tlaxcala

Este domingo se llevó a cabo la que se considera la elección más grande en la historia de México, por el alto número de cargos en juego: la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión con 500 Diputados federales y 128 Senadores, además de 20 mil 079 cargos estatales y municipales.

Sin embargo, el 2 de junio de 2024 se convirtió en un hito de la democracia moderna en nuestro país, al ofrecer a las y los mexicanos la posibilidad de elegir, por primera vez, a una mujer como titular del Poder Ejecutivo federal. Además, de modo inédito, mexicanos residentes en el exterior pudieron votar de manera presencial en 23 representaciones diplomáticas de México, en su mayoría, situadas en Estados Unidos.

En efecto, se trató de un proceso electoral muy significativo, pero también muy complejo, por la naturaleza del ambiente político y social, a nivel nacional, propio de una competencia de partidos más aguerrida y frontal, principalmente, por los intentos de la oposición de abatir la supremacía de Morena. En Tlaxcala, se pudieron elegir 25 Diputaciones locales, 60 Presidencias municipales, 60 Sindicaturas, 350 Regidurías y 299 Presidencia de comunidad, en una jornada electoral que se llevó a cabo sin graves incidentes.

Los atrasos registrados en la instalación de casillas fueron normales, y los reportes de anomalías se fueron atendiendo, identificándose, en algunos casos, falsas alarmas o interpretaciones equivocadas de lo que sucedía en los centros de votación.

Así, con la apertura de la totalidad de las casillas electorales, el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones refirió que la elección marchó con tranquilidad, lo que fue corroborado por el Instituto Nacional Electoral en Tlaxcala, que indicó que los incidentes reportados fueron bajos y no afectaron la realización de la jornada comicial.

Las autoridades estatales, a través del C5i, intensificaron el monitoreo preventivo con cámaras de videovigilancia en los 60 municipios para garantizar el orden y la seguridad en esta elección. Al momento de emitir su voto, la Gobernadora del Estado subrayó el interés de las autoridades estatales por lograr un ambiente de tranquilidad para el adecuado desarrollo de la jornada electoral, por lo que los dispositivos de seguridad se desplegaron para favorecer que la ciudadanía pudiera acudir a las urnas a emitir su voto en condiciones de tranquilidad y libertad.

Es decir, los organismos electorales, en coordinación con el gobierno estatal, hicieron su parte para propiciar la participación ciudadana en condiciones óptimas de seguridad. Incluso, grupos de la sociedad civil e instituciones no gubernamentales se sumaron al llamado de las autoridades de cuidar la elección, de salir a votar y, sobre todo, aceptar los resultados de la voluntad popular.

Es de reconocer que, en el estado, actores políticos, partidos y candidatos, y la ciudadanía en general, atendieron en su gran mayoría el llamado a conducirse con civilidad y respeto. Obviamente, hubo excepciones que, sin duda, deberán ser analizadas y sancionadas en el marco de la ley.

No obstante, este domingo 2 de junio fue el día de la ciudadanía, el día en que nuevamente las y los tlaxcaltecas salieron a expresar su convicción democrática. Con su voto, fortalecieron las instituciones y legitimaron la renovación del poder público.

La responsabilidad institucional asumida por los órganos electorales y el gobierno estatal quedó demostrada, al favorecer que la decisión libre de la ciudadanía tlaxcalteca, de votar con base en sus convicciones, se materializara.

Sin temor a equivocarnos, podemos decir que el avance democrático de Tlaxcala no se detiene; sigue adelante.

El 2 de junio de 2024 se convirtió en un hito de la democracia moderna en nuestro país, al ofrecer a las y los mexicanos la posibilidad de elegir, por primera vez, a una mujer como titular del Poder Ejecutivo federal.



Este domingo se llevó a cabo la que se considera la elección más grande en la historia de México, por el alto número de cargos en juego: la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión con 500 Diputados federales y 128 Senadores, además de 20 mil 079 cargos estatales y municipales.

Sin embargo, el 2 de junio de 2024 se convirtió en un hito de la democracia moderna en nuestro país, al ofrecer a las y los mexicanos la posibilidad de elegir, por primera vez, a una mujer como titular del Poder Ejecutivo federal. Además, de modo inédito, mexicanos residentes en el exterior pudieron votar de manera presencial en 23 representaciones diplomáticas de México, en su mayoría, situadas en Estados Unidos.

En efecto, se trató de un proceso electoral muy significativo, pero también muy complejo, por la naturaleza del ambiente político y social, a nivel nacional, propio de una competencia de partidos más aguerrida y frontal, principalmente, por los intentos de la oposición de abatir la supremacía de Morena. En Tlaxcala, se pudieron elegir 25 Diputaciones locales, 60 Presidencias municipales, 60 Sindicaturas, 350 Regidurías y 299 Presidencia de comunidad, en una jornada electoral que se llevó a cabo sin graves incidentes.

Los atrasos registrados en la instalación de casillas fueron normales, y los reportes de anomalías se fueron atendiendo, identificándose, en algunos casos, falsas alarmas o interpretaciones equivocadas de lo que sucedía en los centros de votación.

Así, con la apertura de la totalidad de las casillas electorales, el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones refirió que la elección marchó con tranquilidad, lo que fue corroborado por el Instituto Nacional Electoral en Tlaxcala, que indicó que los incidentes reportados fueron bajos y no afectaron la realización de la jornada comicial.

Las autoridades estatales, a través del C5i, intensificaron el monitoreo preventivo con cámaras de videovigilancia en los 60 municipios para garantizar el orden y la seguridad en esta elección. Al momento de emitir su voto, la Gobernadora del Estado subrayó el interés de las autoridades estatales por lograr un ambiente de tranquilidad para el adecuado desarrollo de la jornada electoral, por lo que los dispositivos de seguridad se desplegaron para favorecer que la ciudadanía pudiera acudir a las urnas a emitir su voto en condiciones de tranquilidad y libertad.

Es decir, los organismos electorales, en coordinación con el gobierno estatal, hicieron su parte para propiciar la participación ciudadana en condiciones óptimas de seguridad. Incluso, grupos de la sociedad civil e instituciones no gubernamentales se sumaron al llamado de las autoridades de cuidar la elección, de salir a votar y, sobre todo, aceptar los resultados de la voluntad popular.

Es de reconocer que, en el estado, actores políticos, partidos y candidatos, y la ciudadanía en general, atendieron en su gran mayoría el llamado a conducirse con civilidad y respeto. Obviamente, hubo excepciones que, sin duda, deberán ser analizadas y sancionadas en el marco de la ley.

No obstante, este domingo 2 de junio fue el día de la ciudadanía, el día en que nuevamente las y los tlaxcaltecas salieron a expresar su convicción democrática. Con su voto, fortalecieron las instituciones y legitimaron la renovación del poder público.

La responsabilidad institucional asumida por los órganos electorales y el gobierno estatal quedó demostrada, al favorecer que la decisión libre de la ciudadanía tlaxcalteca, de votar con base en sus convicciones, se materializara.

Sin temor a equivocarnos, podemos decir que el avance democrático de Tlaxcala no se detiene; sigue adelante.

El 2 de junio de 2024 se convirtió en un hito de la democracia moderna en nuestro país, al ofrecer a las y los mexicanos la posibilidad de elegir, por primera vez, a una mujer como titular del Poder Ejecutivo federal.