/ lunes 14 de enero de 2019

Las audiencias

Del 8 al 12 de enero se realizaron las Audiencias Públicas sobre el dictamen de reforma constitucional en materia de Guardia Nacional, ejercicio necesario para escuchar de viva voz, a gobernadores, alcaldes, especialistas en la materia, representantes de organizaciones civiles, secretarios del ramo y hasta víctimas que aprovecharon el espacio para hacerse escuchar porque no se abrió el foro para ellas.

Quiero destacar la participación de 13 gobernadores, 15 presidentes municipales, 3 secretarios de Estado el encargado de la Procuraduría General de la República; Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; representantes de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, de ONU Mujeres, de Amnistía Internacional; 45 especialistas entre académicos, activistas, representantes de organismos de la sociedad civil y empresariales.

Con datos duros, argumentaciones jurídicas, opiniones de los participaciones, comparto algunas reflexiones generales.

1. Se reconoció el compromiso, esfuerzo y trabajo de nuestras Fuerzas Armadas durante todos estos años de trabajo.

2. Ante la grave crisis de seguridad pública, es prioritario atender y enfrentar el problema de forma coordinada entre los 3 órdenes de gobierno, de igual forma, es innegable la necesaria presencia de las Fuerzas Armadas, pero su participación en tareas de seguridad debe ser distinta.

3. Antes de aprobar la reforma constitucional, es necesario conocer el paquete de leyes secundarias -que solo requieren mayoría simple de las Cámaras para su aprobación-, como son ley orgánica de la Guardia Nacional, sobre el uso de la fuerza pública, del registro de detenidos.

4. No olvidar la responsabilidad histórica de cada uno de los 500 diputados que votaremos y, en caso de ser aprobado, la de los 128 senadores.

5. Derivado de las exposiciones, el dictamen de reforma constitucional en materia de Guardia Nacional que se presentará al Pleno en el periodo extraordinario del 16 de enero, no debe ser aprobado.

En las diversas intervenciones escuchamos experiencias, conocimientos, comentarios, dudas, riesgos, aciertos, rechazos, reproches, sugerencias, con el ánimo de abonar a la discusión y sensibilizar a los legisladores desde el espacio particular de cada ponente.

Comentaré que en las mesas de Los Ejecutivos, los gobernadores y alcaldes hicieron énfasis en que la Guardia Nacional debe tener mando civil y respeto absoluto a las competencias de los 3 órdenes de gobierno, así como regular la actuación de las Fuerzas Armadas; procurar y garantizar el respeto a los derechos humanos; debe existir coordinación acorde a las características de cada entidad federativa; fortalecer y profesionalizar a las policías estatales y municipales.

"Estoy preocupado de que la Guardia Nacional vaya a terminar siendo la institucionalización de las fuerzas militares en tareas de seguridad pública... Ahí hay un riesgo político muy delicado para el país". Javier Corral Jurado. Gobernador de Chihuahua

En las mesas de Los Especialistas, expertos de corte nacional e internacional señalaron deficiencias del dictamen, las limitaciones presupuestales para fortalecer a las policías estatales y municipales, así como las abiertas contradicciones con los tratados y convenciones de los que México es parte. En esta mesa, no hubo una sola manifestación de apoyo a la minuta legislativa y sí una constante preocupación ante la posible violación de derechos humanos. Solo como dato, el 70% de las recomendaciones realizadas por la CNDH han sido a las Fuerzas Armadas. Solicitaron escuchar el testimonio de personas que han sufrido violación de sus derechos humanos.

"Me atrevo a hacer una humilde sugerencia a los miembros del Congreso: voten en contra de este dictamen. Derroten este proyecto y regresen a la mesa de diseño. Hay matices, hay opciones, hay modelos alternos. Por el bien del país, explórenlos¨. Alejandro Hope, analista de seguridad.

Para visibilizar a las víctimas, Diego Luna y Ambulante presentaron el documental "Hasta los dientes", mismo que rinde homenaje a Francisco y Javier, 2 jóvenes estudiantes del Tecnológico de Monterrey que perdieron la vida por los excesos y opacidad del Ejército.

El Presidente nos pide que perdonemos. ¿A quién voy a perdonar? No, ni perdón ni olvido, solo queremos justicia”. Lucía Baca, madre de un joven desaparecido.

En la mesa de "los Responsables" quedó clara la postura y propuesta: se cambiarán algunas cosas de forma para seguir con en los mismos términos. Se dice que el mando de la Guardia Nacional estará a cargo de un civil, pero con esquemas de convocatoria, organización, educación, disciplina, doctrina, ascensos, prestaciones y profesionalización de los integrantes a cargo de las Fuerzas Armadas. ¿No es esto seguir con el modelo militar?

"El comandante supremo de las Fuerzas Armadas se llama presidente de la República... El cuerpo entero (de la Guardia Nacional), las características son militares y si no lean el artículo 21 propuesto... Es militar la Guardia Nacional, no importa qué mando tenga". Damián Zepeda, senador del PAN.

En términos generales, fue un ejercicio muy enriquecedor que nos dejó muchos datos que los legisladores debemos procesar. Para que el Parlamento Abierto en la realidad sirva como un ejercicio de diálogo e impacto en el proceso de reformar la Constitución en materia de Guardia Nacional, al reflejar todas las voces y las inquietudes de quienes participaron, debe contribuir a que los legisladores modifiquen lo que se tenga que modificar. Si esto no sucede, entonces es clara la simulación a la que nos llevaron los legisladores de Morena, sus aliados y el mismo Presidente.

Es evidente que el dictamen no se votará en sus términos iniciales, como evidente es que se requiere tiempo para diseñar y construir un instrumento jurídico acorde a las necesidades de México. No es sensato, deseable ni viable, proponer la aprobación del dictamen con una bola de reservas que van a militarizar al país y que no cumple con las condiciones establecidas por la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Es importante dejar claro a los ciudadanos que ninguno de los asistentes, ninguno, estamos en contra de combatir la inseguridad en México. Todos queremos paz en este país. Solo que no a costa de un organismo que, en esencia, es 100% militar, aunque ya se haya anunciado que el mando será civil. Si en verdad queremos a las Fuerzas Armadas, no las expongamos.

Quedan para mí 3 intervenciones que, me parece, resumen las preocupaciones e inquietudes de estos 5 días de trabajo intenso:

La preocupación de Amnistía Internacional, en voz de Marcela Villalobos, es que la estrategia propuesta es muy semejante a la que se lleva a cabo hoy en día.

Del abogado Conrado López, exmilitar, me quedo con la preocupación de los militares están preparados para ocupar territorio y eliminar al enemigo, mientras que las policías están capacitadas para someter y, en caso de ser necesario, herir al contrario, llevarlo al hospital antes que eliminarlo.

Y por último, una afirmación de Alejandro Madrazo Lajous, que no debemos olvidar los legisladores al momento de votar: “la Constitución no se diseña para un hombre, se diseña para un país. Pensar en qué va a pasar en la siguiente elección, a menos de que sean tan soberbios para creer que nunca van a perder una elección o nunca se va a morir su líder".

SEAMOS SERIOS

Quedó el compromiso del diputado Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política de realizar un análisis de las exposiciones para tomar la mejor decisión en beneficio de la seguridad de los mexicanos. Esperemos que el resto de la bancada morenista no se aferre a la militarización del país.

Es absurdo pensar que solo con el cambio de mando deja de ser una guardia militar. Si se deja el poder de disciplina en el Ejército, ahí se va a quedar. Seamos serios.


Del 8 al 12 de enero se realizaron las Audiencias Públicas sobre el dictamen de reforma constitucional en materia de Guardia Nacional, ejercicio necesario para escuchar de viva voz, a gobernadores, alcaldes, especialistas en la materia, representantes de organizaciones civiles, secretarios del ramo y hasta víctimas que aprovecharon el espacio para hacerse escuchar porque no se abrió el foro para ellas.

Quiero destacar la participación de 13 gobernadores, 15 presidentes municipales, 3 secretarios de Estado el encargado de la Procuraduría General de la República; Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; representantes de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, de ONU Mujeres, de Amnistía Internacional; 45 especialistas entre académicos, activistas, representantes de organismos de la sociedad civil y empresariales.

Con datos duros, argumentaciones jurídicas, opiniones de los participaciones, comparto algunas reflexiones generales.

1. Se reconoció el compromiso, esfuerzo y trabajo de nuestras Fuerzas Armadas durante todos estos años de trabajo.

2. Ante la grave crisis de seguridad pública, es prioritario atender y enfrentar el problema de forma coordinada entre los 3 órdenes de gobierno, de igual forma, es innegable la necesaria presencia de las Fuerzas Armadas, pero su participación en tareas de seguridad debe ser distinta.

3. Antes de aprobar la reforma constitucional, es necesario conocer el paquete de leyes secundarias -que solo requieren mayoría simple de las Cámaras para su aprobación-, como son ley orgánica de la Guardia Nacional, sobre el uso de la fuerza pública, del registro de detenidos.

4. No olvidar la responsabilidad histórica de cada uno de los 500 diputados que votaremos y, en caso de ser aprobado, la de los 128 senadores.

5. Derivado de las exposiciones, el dictamen de reforma constitucional en materia de Guardia Nacional que se presentará al Pleno en el periodo extraordinario del 16 de enero, no debe ser aprobado.

En las diversas intervenciones escuchamos experiencias, conocimientos, comentarios, dudas, riesgos, aciertos, rechazos, reproches, sugerencias, con el ánimo de abonar a la discusión y sensibilizar a los legisladores desde el espacio particular de cada ponente.

Comentaré que en las mesas de Los Ejecutivos, los gobernadores y alcaldes hicieron énfasis en que la Guardia Nacional debe tener mando civil y respeto absoluto a las competencias de los 3 órdenes de gobierno, así como regular la actuación de las Fuerzas Armadas; procurar y garantizar el respeto a los derechos humanos; debe existir coordinación acorde a las características de cada entidad federativa; fortalecer y profesionalizar a las policías estatales y municipales.

"Estoy preocupado de que la Guardia Nacional vaya a terminar siendo la institucionalización de las fuerzas militares en tareas de seguridad pública... Ahí hay un riesgo político muy delicado para el país". Javier Corral Jurado. Gobernador de Chihuahua

En las mesas de Los Especialistas, expertos de corte nacional e internacional señalaron deficiencias del dictamen, las limitaciones presupuestales para fortalecer a las policías estatales y municipales, así como las abiertas contradicciones con los tratados y convenciones de los que México es parte. En esta mesa, no hubo una sola manifestación de apoyo a la minuta legislativa y sí una constante preocupación ante la posible violación de derechos humanos. Solo como dato, el 70% de las recomendaciones realizadas por la CNDH han sido a las Fuerzas Armadas. Solicitaron escuchar el testimonio de personas que han sufrido violación de sus derechos humanos.

"Me atrevo a hacer una humilde sugerencia a los miembros del Congreso: voten en contra de este dictamen. Derroten este proyecto y regresen a la mesa de diseño. Hay matices, hay opciones, hay modelos alternos. Por el bien del país, explórenlos¨. Alejandro Hope, analista de seguridad.

Para visibilizar a las víctimas, Diego Luna y Ambulante presentaron el documental "Hasta los dientes", mismo que rinde homenaje a Francisco y Javier, 2 jóvenes estudiantes del Tecnológico de Monterrey que perdieron la vida por los excesos y opacidad del Ejército.

El Presidente nos pide que perdonemos. ¿A quién voy a perdonar? No, ni perdón ni olvido, solo queremos justicia”. Lucía Baca, madre de un joven desaparecido.

En la mesa de "los Responsables" quedó clara la postura y propuesta: se cambiarán algunas cosas de forma para seguir con en los mismos términos. Se dice que el mando de la Guardia Nacional estará a cargo de un civil, pero con esquemas de convocatoria, organización, educación, disciplina, doctrina, ascensos, prestaciones y profesionalización de los integrantes a cargo de las Fuerzas Armadas. ¿No es esto seguir con el modelo militar?

"El comandante supremo de las Fuerzas Armadas se llama presidente de la República... El cuerpo entero (de la Guardia Nacional), las características son militares y si no lean el artículo 21 propuesto... Es militar la Guardia Nacional, no importa qué mando tenga". Damián Zepeda, senador del PAN.

En términos generales, fue un ejercicio muy enriquecedor que nos dejó muchos datos que los legisladores debemos procesar. Para que el Parlamento Abierto en la realidad sirva como un ejercicio de diálogo e impacto en el proceso de reformar la Constitución en materia de Guardia Nacional, al reflejar todas las voces y las inquietudes de quienes participaron, debe contribuir a que los legisladores modifiquen lo que se tenga que modificar. Si esto no sucede, entonces es clara la simulación a la que nos llevaron los legisladores de Morena, sus aliados y el mismo Presidente.

Es evidente que el dictamen no se votará en sus términos iniciales, como evidente es que se requiere tiempo para diseñar y construir un instrumento jurídico acorde a las necesidades de México. No es sensato, deseable ni viable, proponer la aprobación del dictamen con una bola de reservas que van a militarizar al país y que no cumple con las condiciones establecidas por la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Es importante dejar claro a los ciudadanos que ninguno de los asistentes, ninguno, estamos en contra de combatir la inseguridad en México. Todos queremos paz en este país. Solo que no a costa de un organismo que, en esencia, es 100% militar, aunque ya se haya anunciado que el mando será civil. Si en verdad queremos a las Fuerzas Armadas, no las expongamos.

Quedan para mí 3 intervenciones que, me parece, resumen las preocupaciones e inquietudes de estos 5 días de trabajo intenso:

La preocupación de Amnistía Internacional, en voz de Marcela Villalobos, es que la estrategia propuesta es muy semejante a la que se lleva a cabo hoy en día.

Del abogado Conrado López, exmilitar, me quedo con la preocupación de los militares están preparados para ocupar territorio y eliminar al enemigo, mientras que las policías están capacitadas para someter y, en caso de ser necesario, herir al contrario, llevarlo al hospital antes que eliminarlo.

Y por último, una afirmación de Alejandro Madrazo Lajous, que no debemos olvidar los legisladores al momento de votar: “la Constitución no se diseña para un hombre, se diseña para un país. Pensar en qué va a pasar en la siguiente elección, a menos de que sean tan soberbios para creer que nunca van a perder una elección o nunca se va a morir su líder".

SEAMOS SERIOS

Quedó el compromiso del diputado Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política de realizar un análisis de las exposiciones para tomar la mejor decisión en beneficio de la seguridad de los mexicanos. Esperemos que el resto de la bancada morenista no se aferre a la militarización del país.

Es absurdo pensar que solo con el cambio de mando deja de ser una guardia militar. Si se deja el poder de disciplina en el Ejército, ahí se va a quedar. Seamos serios.