/ viernes 16 de octubre de 2020

Mario Molina, activista

En 1955, Mario Molina ya había recibido el Premio Nobel de Química por sus investigaciones en dicho campo científico, además de recibirlo él, su amigo y colaborador Sherwood Rowland y el danés Paul Crutzen. El descubridor de emisiones de gasas llamadas clorofluorocarburo (CFC), emanadas por fábricas están acabando con un filtro necesario para aminorar efectos que radiaciones solares llamadas ultravioletas que emiten rayos solares a los humanos pueden provocar enfermedades graves y no solo a humanos, sino también a la naturaleza.

Su aporte ha contribuido a la comprensión humana de la química atmosférica, sino más allá de esta suposición ha causado un gran impacto a la consciencia ecológica de todo el mundo.

Además de ser galardonado con el Premio Nobel, el 4 de diciembre de 1983 y ESEB en 1987que concede la American Chemical Society en Newcomb- Cleveland, de la American Association para el avance de la ciencia y la medalla NASA en 1989 en reconocimiento a sus logros científicos. Entonces explicaba sus trabajos sobre la química del agujero de ozono en la Antártida.

Mario Molina a partir de ser con decorado como Nobel de química, se dedicó a ser proselitismo de carácter científico, a partir de entonces hasta su muerte se dedicó a impartir conferencias y pláticas ante las autoridades de las naciones y sus científicos con el propósito de crear un ambiente propicio para observar reglas que debieran seguir, tanto las autoridades como los productores de sustancias químicas, su objetivo era de hacer consciencia ambiental con el propósito de alargar la vida tanto de vegetales como de animales y desde luego sin menospreciar la vida social de las naciones. Fue un ardo caminar para lograr poco a poco en la conciencia primero, científica y después de los gobiernos del mundo, esencialmente aquellos que estaban avanzados en la producción de artículos que lesionaba la capa de ozono porque dicha capa cada vez más era destruida por el clorofluorocarburo y la Tierra al quedar desprotegida la entrada de rayos ultravioleta que golpeaban tanto a los humanos como vegetales y animales eran de carácter mortal porque tanto en los humanos como en los animales generaban dichos rayos el cáncer y otras enfermedades más. No fue fácil el convencimiento de científicos y gobiernos de algunas naciones convencerlos de que acataran algunas reglas para no seguir perjudicando a la capa de ozono de la Tierra, no es posible restituir dichos agujeros con la otra capa positiva que protege a la Tierra debido a que su construcción química es lenta. Otro factor negativo es que la sustancia que emite las fábricas industrializadas es difícil de destruirla por la altura en donde se encuentran.

Se nos hace notar en su biografía que Mario alguna vez fue motivado como Einstein cuando éste observó que la manecilla de la brújula se movía sin algún justificante, así también nuestro científico mexicano estimuló el observar un protozoario a través de un microscopio de juguetes, se dice que fue estimulado porque ya adolescente quiso transformar el baño de su casa en un laboratorio.

Su espíritu de investigación fue sostenido durante toda su vida y fue invadido su cerebro por todos los problemas que generaban enfermedad y malestar a las sociedades.

Hace poco visitó la Ciudad de México en donde dictó algunas conferencias breves, pero relevantes para conservar la salud de la sociedad. Se supo como se entrevistó con la doctora Claudia Sheinbaum en relación con el tema Covid-19 y el medio para poder contrarrestarlo mientras no exista vacuna efectiva, por medio del uso del cubrebocas, el uso de este ha demostrado que contrarresta a la enfermedad en un 66% por lo tanto es útil llevarlo como protección contra el virus maléfico, asimismo recomendó que dicho protector debe ser desinfectado con algún químico que sea efectivo para eliminar los microbios.

Asimismo, dejó recomendado a las autoridades de gobierno que deben presentarse al publico con su protector bucal porque siendo ellos las autoridades principales deben poner al pueblo el ejemplo de protección.

Por lo tanto, es consejo de un gran científico el que el pueblo utilice el protector bucal, hasta el momento el único que puede brindar la salud en tanto no exista una vacuna aprobada por la ciencia para su aplicación.

En 1955, Mario Molina ya había recibido el Premio Nobel de Química por sus investigaciones en dicho campo científico, además de recibirlo él, su amigo y colaborador Sherwood Rowland y el danés Paul Crutzen. El descubridor de emisiones de gasas llamadas clorofluorocarburo (CFC), emanadas por fábricas están acabando con un filtro necesario para aminorar efectos que radiaciones solares llamadas ultravioletas que emiten rayos solares a los humanos pueden provocar enfermedades graves y no solo a humanos, sino también a la naturaleza.

Su aporte ha contribuido a la comprensión humana de la química atmosférica, sino más allá de esta suposición ha causado un gran impacto a la consciencia ecológica de todo el mundo.

Además de ser galardonado con el Premio Nobel, el 4 de diciembre de 1983 y ESEB en 1987que concede la American Chemical Society en Newcomb- Cleveland, de la American Association para el avance de la ciencia y la medalla NASA en 1989 en reconocimiento a sus logros científicos. Entonces explicaba sus trabajos sobre la química del agujero de ozono en la Antártida.

Mario Molina a partir de ser con decorado como Nobel de química, se dedicó a ser proselitismo de carácter científico, a partir de entonces hasta su muerte se dedicó a impartir conferencias y pláticas ante las autoridades de las naciones y sus científicos con el propósito de crear un ambiente propicio para observar reglas que debieran seguir, tanto las autoridades como los productores de sustancias químicas, su objetivo era de hacer consciencia ambiental con el propósito de alargar la vida tanto de vegetales como de animales y desde luego sin menospreciar la vida social de las naciones. Fue un ardo caminar para lograr poco a poco en la conciencia primero, científica y después de los gobiernos del mundo, esencialmente aquellos que estaban avanzados en la producción de artículos que lesionaba la capa de ozono porque dicha capa cada vez más era destruida por el clorofluorocarburo y la Tierra al quedar desprotegida la entrada de rayos ultravioleta que golpeaban tanto a los humanos como vegetales y animales eran de carácter mortal porque tanto en los humanos como en los animales generaban dichos rayos el cáncer y otras enfermedades más. No fue fácil el convencimiento de científicos y gobiernos de algunas naciones convencerlos de que acataran algunas reglas para no seguir perjudicando a la capa de ozono de la Tierra, no es posible restituir dichos agujeros con la otra capa positiva que protege a la Tierra debido a que su construcción química es lenta. Otro factor negativo es que la sustancia que emite las fábricas industrializadas es difícil de destruirla por la altura en donde se encuentran.

Se nos hace notar en su biografía que Mario alguna vez fue motivado como Einstein cuando éste observó que la manecilla de la brújula se movía sin algún justificante, así también nuestro científico mexicano estimuló el observar un protozoario a través de un microscopio de juguetes, se dice que fue estimulado porque ya adolescente quiso transformar el baño de su casa en un laboratorio.

Su espíritu de investigación fue sostenido durante toda su vida y fue invadido su cerebro por todos los problemas que generaban enfermedad y malestar a las sociedades.

Hace poco visitó la Ciudad de México en donde dictó algunas conferencias breves, pero relevantes para conservar la salud de la sociedad. Se supo como se entrevistó con la doctora Claudia Sheinbaum en relación con el tema Covid-19 y el medio para poder contrarrestarlo mientras no exista vacuna efectiva, por medio del uso del cubrebocas, el uso de este ha demostrado que contrarresta a la enfermedad en un 66% por lo tanto es útil llevarlo como protección contra el virus maléfico, asimismo recomendó que dicho protector debe ser desinfectado con algún químico que sea efectivo para eliminar los microbios.

Asimismo, dejó recomendado a las autoridades de gobierno que deben presentarse al publico con su protector bucal porque siendo ellos las autoridades principales deben poner al pueblo el ejemplo de protección.

Por lo tanto, es consejo de un gran científico el que el pueblo utilice el protector bucal, hasta el momento el único que puede brindar la salud en tanto no exista una vacuna aprobada por la ciencia para su aplicación.

ÚLTIMASCOLUMNAS