/ martes 8 de diciembre de 2020

Más mujeres gobernando

En un hecho por demás lamentable, en siglo de las mujeres, en que la paridad es un principio constitucional, que se hayan presentado impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al acuerdo que obliga a los partidos políticos a postular siete mujeres para competir por las 15 gubernaturas en las elecciones de 2021.

Así, mientras escribo esta columna, la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal está por resolver el recurso legal presentado por el presidente del Senado, para, según esto, defender las facultades del Congreso de la Unión, ya que, a su decir, el organismo electoral “usurpó y sustituyó” tareas legislativas al “imponer” reglas sobre paridad. En el caso del PAN, el argumento es que “siendo que la Constitución establece claramente que las reglas no pueden modificarse noventa días antes del inicio del proceso electoral y en estos momentos ya nos encontramos dentro del proceso”.

El Consejero Ciro Murayama fue contundente al argumentar que: “Es obligación del INE, como institución del Estado mexicano, hacer valer las normas y principios que el constituyente tuvo a bien crear. El texto constitucional no reserva el cumplimiento de paridad de género a cargos determinados y ha sido el legislador quien mandató al INE a velar por su cumplimiento”.

Es importante destacar la explicación de la Consejera Adriana Favela que precisó que la reforma de paridad en todo, fue aprobada por todas las fuerzas políticas, sin excluir los cargos unipersonales como son Alcaldías y Gubernaturas. El punto es que los partidos políticos no postulan a mujeres. Los datos hablan, en México solo han existido 9 mujeres gobernadoras, 7 de ellas por votación y 2 por sustitución: Griselda Álvarez Ponce de León, Beatriz Paredes Rangel, Dulce María Sauri Riancho, Rosario Robles Berlanga, Amalia García Medina, Claudia Pavlovich Arellano y Martha Erika Alonso Hidalgo.

Para las mujeres siempre ha sido cuesta arriba, siempre se espera que supeditemos nuestros sueños a todo aquello que se nos ha impuesto desde los estereotipos de género; pero este, este es el tiempo de las mujeres y no estamos dispuestas a ceder nuestro derecho de participar en igualdad de circunstancias frente a los hombres y en paridad total. Hoy, los liderazgos de quieres aspiran a cualquier cargo público deben entender que es necesaria la visión y la inteligencia de las mujeres en los puestos de toma de decisión, porque imprimimos en nuestro quehacer público valores de ética, honestidad, no violencia, igualdad y tolerancia.

Las mujeres nunca más debemos ser consideradas una cuota; asumimos el poder que por derecho nos corresponde. Necesitamos más mujeres gobernando, y es por México.

En un hecho por demás lamentable, en siglo de las mujeres, en que la paridad es un principio constitucional, que se hayan presentado impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al acuerdo que obliga a los partidos políticos a postular siete mujeres para competir por las 15 gubernaturas en las elecciones de 2021.

Así, mientras escribo esta columna, la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal está por resolver el recurso legal presentado por el presidente del Senado, para, según esto, defender las facultades del Congreso de la Unión, ya que, a su decir, el organismo electoral “usurpó y sustituyó” tareas legislativas al “imponer” reglas sobre paridad. En el caso del PAN, el argumento es que “siendo que la Constitución establece claramente que las reglas no pueden modificarse noventa días antes del inicio del proceso electoral y en estos momentos ya nos encontramos dentro del proceso”.

El Consejero Ciro Murayama fue contundente al argumentar que: “Es obligación del INE, como institución del Estado mexicano, hacer valer las normas y principios que el constituyente tuvo a bien crear. El texto constitucional no reserva el cumplimiento de paridad de género a cargos determinados y ha sido el legislador quien mandató al INE a velar por su cumplimiento”.

Es importante destacar la explicación de la Consejera Adriana Favela que precisó que la reforma de paridad en todo, fue aprobada por todas las fuerzas políticas, sin excluir los cargos unipersonales como son Alcaldías y Gubernaturas. El punto es que los partidos políticos no postulan a mujeres. Los datos hablan, en México solo han existido 9 mujeres gobernadoras, 7 de ellas por votación y 2 por sustitución: Griselda Álvarez Ponce de León, Beatriz Paredes Rangel, Dulce María Sauri Riancho, Rosario Robles Berlanga, Amalia García Medina, Claudia Pavlovich Arellano y Martha Erika Alonso Hidalgo.

Para las mujeres siempre ha sido cuesta arriba, siempre se espera que supeditemos nuestros sueños a todo aquello que se nos ha impuesto desde los estereotipos de género; pero este, este es el tiempo de las mujeres y no estamos dispuestas a ceder nuestro derecho de participar en igualdad de circunstancias frente a los hombres y en paridad total. Hoy, los liderazgos de quieres aspiran a cualquier cargo público deben entender que es necesaria la visión y la inteligencia de las mujeres en los puestos de toma de decisión, porque imprimimos en nuestro quehacer público valores de ética, honestidad, no violencia, igualdad y tolerancia.

Las mujeres nunca más debemos ser consideradas una cuota; asumimos el poder que por derecho nos corresponde. Necesitamos más mujeres gobernando, y es por México.

ÚLTIMASCOLUMNAS