/ martes 10 de septiembre de 2019

Mesa Directiva, las contradicciones de Morena

En el ámbito legislativo -desde finales de agosto-, la lucha por el control de las Mesas Directivas del Congreso de la Unión, han evidenciado las contradicciones al interior del partido oficial porque, tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados y en "nombre de la democracia", se tomaron una serie de decisiones que atropellaron las prácticas democráticas y cuestionan su calidad moral.

Aclaro que, para Acción Nacional la congruencia en la actividad política es fundamental; defender las libertades, garantizar los derechos y respetar el orden constitucional son principios básicos en nuestro Grupo Parlamentario; la nuestra no es una postura ocasional frente al gobierno en turno, es el desarrollo de la doctrina humanista, con apego a las normas y el ejercicio de la democracia.

En el Senado de la República, el resultado de la elección interna de Morena fue invalidado por el propio partido, al considerar indebidos los votos de otros partidos en el proceso electoral interno, dirían algunos "un cochinero"; la fractura es grande, tan profunda que en la toma de protesta de la nueva Mesa Directiva, el presidente saliente, optó por retirarse del Pleno, hecho contradictorio de un integrante de Morena y sin precedente en la historia reciente.

El recuento en la Cámara de Diputados es más complejo porque Morena debía entregar la Mesa Directiva a la segunda fuerza política, es decir Acción Nacional; la simple mención causó enojo entre algunos legisladores morenistas, así que decidieron presentar una iniciativa para modificar la Ley Orgánica del Congreso e incumplir con la norma.

Como por arte de magia, comenzaron las "adhesiones" alrededor del diputado Porfirio Muñoz Ledo para que se mantuviera al frente de los trabajos legislativos, pretendían incumplir la ley y los acuerdos, con la imposición de una mayoría artificial (Morena y sus aliados), para acumular poder con prácticas indeseables para la democracia; inmoral desde cualquier ángulo.

Debo señalar que esta crisis legislativa fue propiciada por Morena y sus aliados ¿con qué calidad moral se quejan? Ellos no cumplen los compromisos ni respetan a la segunda fuerza política; se podrá argumentar que es un mecanismo "legal" porque no hay violación de la norma, sin embargo, se incumplía un acuerdo; Morena y sus aliados en los hechos buscaban legislar para su propio beneficio, sencillamente inmoral y desgastante para el gobierno, tan fue así que el propio presidente de México tuvo que recular y -ante la inmoralidad-, hacer un llamado a su partido para no modificar la Ley Orgánica del Congreso en beneficio propio.

Esta parte de la historia concluyó con la renuncia del presidente saliente de la Mesa Directiva a cualquier posibilidad de reelección; la fuerza de la oposición hizo evidente que no está derrotada ni moral ni electoralmente y menos ante los pretendidos excesos del partido oficial.

En paralelo el PAN presentó las candidaturas de Xavier Azuara y Laura Rojas para presidir la Mesa Directiva en el Segundo Año de la Legislatura; cualquiera de mis compañeros tienen las capacidades y méritos sobrados para cumplir con la alta responsabilidad de representar y encabezar los trabajos de la Cámara De diputados.

Con la consigna morenista de "no pasarán", se votó la propuesta y no se alcanzó la mayoría calificada (dos terceras partes), con lo cual demostraron que el derecho de la segunda fuerza legislativa no sería respetado.

¿Cuál fue el argumento político? No se cubría el perfil, nada nuevo; Morena es intolerante con todas las personas que no acompañen su pensamiento, con argumentos falaces de respeto al contrario y solicitud de "sensibilidad política", por todos los medios buscaron intimidar e imponer requisitos para cubrir el perfil.

Pronto olvidaron los perfiles de sus propias propuestas que han sido votadas en esta y en pasadas legislaturas, personas con identidad partidista, críticas a las acciones de gobierno pero con los méritos suficientes para ser avalados y propuestos; me llegan a la memoria Ruth Zavaleta (Cámara de Diputados), Miguel Barbosa (Senado de la República) para lograr el acompañamiento del resto de los legisladores o se pueden revisar a los integrantes de la actual Mesa Directiva; lo primordial ha sido cumplir con la ley y honrar los acuerdos.

Ante el escándalo por la posible crisis legislativa y, en palabras del otrora presidente de la Mesa Directiva, que se venciera el término legal y se convirtieran en calabaza, y dada la fuerza de los argumentos éticos, legales e históricos, se logró el acuerdo y el PAN presidirá la Mesa Directiva en el segundo año, es lo que corresponde según la Ley Orgánica del Congreso.

No tengo duda de la capacidad de Laura Angélica Rojas, enhorabuena para la oposición y para la Legislatura de la Paridad de Género.

En el ámbito legislativo -desde finales de agosto-, la lucha por el control de las Mesas Directivas del Congreso de la Unión, han evidenciado las contradicciones al interior del partido oficial porque, tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados y en "nombre de la democracia", se tomaron una serie de decisiones que atropellaron las prácticas democráticas y cuestionan su calidad moral.

Aclaro que, para Acción Nacional la congruencia en la actividad política es fundamental; defender las libertades, garantizar los derechos y respetar el orden constitucional son principios básicos en nuestro Grupo Parlamentario; la nuestra no es una postura ocasional frente al gobierno en turno, es el desarrollo de la doctrina humanista, con apego a las normas y el ejercicio de la democracia.

En el Senado de la República, el resultado de la elección interna de Morena fue invalidado por el propio partido, al considerar indebidos los votos de otros partidos en el proceso electoral interno, dirían algunos "un cochinero"; la fractura es grande, tan profunda que en la toma de protesta de la nueva Mesa Directiva, el presidente saliente, optó por retirarse del Pleno, hecho contradictorio de un integrante de Morena y sin precedente en la historia reciente.

El recuento en la Cámara de Diputados es más complejo porque Morena debía entregar la Mesa Directiva a la segunda fuerza política, es decir Acción Nacional; la simple mención causó enojo entre algunos legisladores morenistas, así que decidieron presentar una iniciativa para modificar la Ley Orgánica del Congreso e incumplir con la norma.

Como por arte de magia, comenzaron las "adhesiones" alrededor del diputado Porfirio Muñoz Ledo para que se mantuviera al frente de los trabajos legislativos, pretendían incumplir la ley y los acuerdos, con la imposición de una mayoría artificial (Morena y sus aliados), para acumular poder con prácticas indeseables para la democracia; inmoral desde cualquier ángulo.

Debo señalar que esta crisis legislativa fue propiciada por Morena y sus aliados ¿con qué calidad moral se quejan? Ellos no cumplen los compromisos ni respetan a la segunda fuerza política; se podrá argumentar que es un mecanismo "legal" porque no hay violación de la norma, sin embargo, se incumplía un acuerdo; Morena y sus aliados en los hechos buscaban legislar para su propio beneficio, sencillamente inmoral y desgastante para el gobierno, tan fue así que el propio presidente de México tuvo que recular y -ante la inmoralidad-, hacer un llamado a su partido para no modificar la Ley Orgánica del Congreso en beneficio propio.

Esta parte de la historia concluyó con la renuncia del presidente saliente de la Mesa Directiva a cualquier posibilidad de reelección; la fuerza de la oposición hizo evidente que no está derrotada ni moral ni electoralmente y menos ante los pretendidos excesos del partido oficial.

En paralelo el PAN presentó las candidaturas de Xavier Azuara y Laura Rojas para presidir la Mesa Directiva en el Segundo Año de la Legislatura; cualquiera de mis compañeros tienen las capacidades y méritos sobrados para cumplir con la alta responsabilidad de representar y encabezar los trabajos de la Cámara De diputados.

Con la consigna morenista de "no pasarán", se votó la propuesta y no se alcanzó la mayoría calificada (dos terceras partes), con lo cual demostraron que el derecho de la segunda fuerza legislativa no sería respetado.

¿Cuál fue el argumento político? No se cubría el perfil, nada nuevo; Morena es intolerante con todas las personas que no acompañen su pensamiento, con argumentos falaces de respeto al contrario y solicitud de "sensibilidad política", por todos los medios buscaron intimidar e imponer requisitos para cubrir el perfil.

Pronto olvidaron los perfiles de sus propias propuestas que han sido votadas en esta y en pasadas legislaturas, personas con identidad partidista, críticas a las acciones de gobierno pero con los méritos suficientes para ser avalados y propuestos; me llegan a la memoria Ruth Zavaleta (Cámara de Diputados), Miguel Barbosa (Senado de la República) para lograr el acompañamiento del resto de los legisladores o se pueden revisar a los integrantes de la actual Mesa Directiva; lo primordial ha sido cumplir con la ley y honrar los acuerdos.

Ante el escándalo por la posible crisis legislativa y, en palabras del otrora presidente de la Mesa Directiva, que se venciera el término legal y se convirtieran en calabaza, y dada la fuerza de los argumentos éticos, legales e históricos, se logró el acuerdo y el PAN presidirá la Mesa Directiva en el segundo año, es lo que corresponde según la Ley Orgánica del Congreso.

No tengo duda de la capacidad de Laura Angélica Rojas, enhorabuena para la oposición y para la Legislatura de la Paridad de Género.