/ viernes 13 de septiembre de 2019

MIRADOR DEL SUR

La justicia por mano propia

Sin caer en exageraciones es alarmante lo que ocurre en municipios del estado de Tlaxcala, principalmente de esta región, en donde sus habitantes aplican su propia justicia con actos de violencia desmedida con delincuentes, a quienes han llegado a linchar.

En los últimos días, Tenancingo, Teolocholco y la comunidad de Xochitecatitla de Nativitas mostraron el lado agresivo de su gente, el mismo que décadas anteriores los distinguía y que con el paso de los años parecía ser cosa del pasado.

Lo ocurrido en Tenancingo en donde dos hermanos de Papalotla, que presuntamente secuestraron a una mujer, fueron privados de la vida por una turba de alrededor de 300 personas, pero lo ocurrido pone en evidencia a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que según datos oficiales no pudo evitar que los acusados fueron golpeados hasta matarlos.

La crisis que vivimos de inseguridad tiene alterada a la ciudadanía del sur del estado, que no cree en las corporaciones policiacas por lo que su salida ante los delitos comienza a hacerse costumbre a través de la violencia en contra de los infractores.

LENOCINIO

Y ya que hablamos de asuntos de inseguridad y desorden en la región trascendió en algunos poblados de esta zona que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) lleva a cabo una investigación minuciosa para conocer la operatividad en lo obscuro de regidores de diferentes poblados con relación a la trata de personas.

No es un secreto decir que en las autoridades municipales están infiltrados los llamados lenones, quienes por medio de la protección que gozan de sus pueblos pueden operar con mayor comodidad.

En este asunto, Quilehtla y Acuamanala son observados por sus propios habitantes de que en el cuerpo edilicio están proxenetas, por lo que en cualquier momento pudiera darse su detención a cargo de las autoridades federales.

PAGO DE INSCRIPCIONES

Fue necesaria la intervención de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala para que un niño del barrio de Guardia de Zacatelco pudiera ingresar a clases a pesar de que no cuentan sus padres con fondos económicos para pagar su inscripción.

Este tema amerita sea legislado con mayor precisión, ya que la educación pública es gratuita y no está sujeta a determinados pagos para recibirla.

fhreyes3000@hotmail.com

La justicia por mano propia

Sin caer en exageraciones es alarmante lo que ocurre en municipios del estado de Tlaxcala, principalmente de esta región, en donde sus habitantes aplican su propia justicia con actos de violencia desmedida con delincuentes, a quienes han llegado a linchar.

En los últimos días, Tenancingo, Teolocholco y la comunidad de Xochitecatitla de Nativitas mostraron el lado agresivo de su gente, el mismo que décadas anteriores los distinguía y que con el paso de los años parecía ser cosa del pasado.

Lo ocurrido en Tenancingo en donde dos hermanos de Papalotla, que presuntamente secuestraron a una mujer, fueron privados de la vida por una turba de alrededor de 300 personas, pero lo ocurrido pone en evidencia a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que según datos oficiales no pudo evitar que los acusados fueron golpeados hasta matarlos.

La crisis que vivimos de inseguridad tiene alterada a la ciudadanía del sur del estado, que no cree en las corporaciones policiacas por lo que su salida ante los delitos comienza a hacerse costumbre a través de la violencia en contra de los infractores.

LENOCINIO

Y ya que hablamos de asuntos de inseguridad y desorden en la región trascendió en algunos poblados de esta zona que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) lleva a cabo una investigación minuciosa para conocer la operatividad en lo obscuro de regidores de diferentes poblados con relación a la trata de personas.

No es un secreto decir que en las autoridades municipales están infiltrados los llamados lenones, quienes por medio de la protección que gozan de sus pueblos pueden operar con mayor comodidad.

En este asunto, Quilehtla y Acuamanala son observados por sus propios habitantes de que en el cuerpo edilicio están proxenetas, por lo que en cualquier momento pudiera darse su detención a cargo de las autoridades federales.

PAGO DE INSCRIPCIONES

Fue necesaria la intervención de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala para que un niño del barrio de Guardia de Zacatelco pudiera ingresar a clases a pesar de que no cuentan sus padres con fondos económicos para pagar su inscripción.

Este tema amerita sea legislado con mayor precisión, ya que la educación pública es gratuita y no está sujeta a determinados pagos para recibirla.

fhreyes3000@hotmail.com