/ lunes 20 de abril de 2020

Nada Personal | Incompetentes

Un monumento a la incompetencia se merecen varios alcaldes de Tlaxcala.

La contingencia por el Coronavirus (Covid-19) vino a desnudar su ya de por sí poco compromiso con los ciudadanos a los que dicen representar.

La simulación es el pan de todos los días de políticos que penosamente gobiernan los municipios Chiautempan, Tlaltelulco, Contla, Amaxac, Apetatitlán, Tetlanohcan, Teolocholco, San Pablo del Monte, Calpulalpan, Totolac, Panotla, Huamantla y Zitlaltepec.

Si no es así, entonces cómo interpretar que a 30 días de iniciada la contingencia nacional los números no son alentadores y, pese a ello, esos gobiernos municipales no han sido capaces de implementar duras medidas para evitar reuniones masivas de personas.

A los citados municipios los unen dos características: su escaso -por no decir nulo- compromiso con los gobiernos federal y estatal para “achatar” la llamada curva de contagios por Covid-19 y su incapacidad para evitar bailes, fiestas y eventos no esenciales.

Hace un mes Tlaxcala penosamente saltó otra vez a la fama nacional por el baile patronal en honor a “San José” celebrado en la comunidad de Aztatla, municipio de Contla, al que asistieron más de cinco mil personas en medio de las medidas restrictivas.

Pero la cosa no ha parado ahí y en las semanas siguientes vinieron varios eventos que han reunido a cientos de personas sin que sus autoridades hagan algo para evitarlos. La cereza del pastel se la lleva el gobierno de Panotla, que encabeza Eymard Grande Rodríguez, al no suspender dos fiestas, una de 15 Años el martes 14 de abril en la comunidad de San Tadeo Huiloapan y otra de boda el pasado jueves 16 en la colonia Emiliano Zapata, pese a las crecientes defunciones y casos positivos de Covid-19.

El escarnio social hacia gobiernos de Contla, Amaxac, Tlaltelulco, Totolac, Apetatitlán, Teolocholco, San Pablo del Monte y Calpulalpan vino el sábado 18 de abril al reportar usuarios de Facebook bodas, 15 Años y hasta bautizos en salones sociales y viviendas que incluyeron bailes masivos, pero los alcaldes prefirieron esconder la cabeza.

Contrario a ello, los gobiernos de Yauhquemehcan y Tlaxco sí suspendieron dos fiestas de 15 Años con operativos policiacos que permanecieron hasta observar que los invitados se fueran y los “sonidos” contratados levantaran sus bocinas y se retiraran.

En Apizaco, el gobierno municipal aplica desde ayer 6 filtros en el tianguis dominical para que una sola persona ingrese a adquirir los productos de la canasta básica.

En cambio, en Chiautempan la autoridad municipal solo se ha limitado a enviar una brigada de cuatro personas al tianguis dominical para distribuir gel antibacterial a los asistentes, medida que no sirve de nada si se toma en cuenta que son miles las personas que ahí llegan.

A eso hay que sumarle el tianguis de autos en la carretera Santa Ana-Tlaxcala, actividad no esencial que reúne cada sábado y domingo a cientos de personas, pero pese a ello no ha sido suspendido.

Tlaxcala le ha fallado a México por culpa de algunas autoridades ineficaces, pero también por sus necios ciudadanos que se resisten a tomar en serio la pandemia y quedarse en casa.

Ojalá que lo que ocurre en otros países no llegue a esta tierra en las próximas semanas, pero sí llega, no busquemos culpables, pues tuvimos la oportunidad de evitarlo.

ADIVINA ADIVINADOR…

  • ¿Será verdad que los integrantes del Cabildo de Chiautempan una vez más fueron “chamaqueados” al aprobar a ciegas el presupuesto para 2020, pues no conocieron con anticipación el proyecto elaborado por el gobierno de Héctor Domínguez Rugerio?

Un monumento a la incompetencia se merecen varios alcaldes de Tlaxcala.

La contingencia por el Coronavirus (Covid-19) vino a desnudar su ya de por sí poco compromiso con los ciudadanos a los que dicen representar.

La simulación es el pan de todos los días de políticos que penosamente gobiernan los municipios Chiautempan, Tlaltelulco, Contla, Amaxac, Apetatitlán, Tetlanohcan, Teolocholco, San Pablo del Monte, Calpulalpan, Totolac, Panotla, Huamantla y Zitlaltepec.

Si no es así, entonces cómo interpretar que a 30 días de iniciada la contingencia nacional los números no son alentadores y, pese a ello, esos gobiernos municipales no han sido capaces de implementar duras medidas para evitar reuniones masivas de personas.

A los citados municipios los unen dos características: su escaso -por no decir nulo- compromiso con los gobiernos federal y estatal para “achatar” la llamada curva de contagios por Covid-19 y su incapacidad para evitar bailes, fiestas y eventos no esenciales.

Hace un mes Tlaxcala penosamente saltó otra vez a la fama nacional por el baile patronal en honor a “San José” celebrado en la comunidad de Aztatla, municipio de Contla, al que asistieron más de cinco mil personas en medio de las medidas restrictivas.

Pero la cosa no ha parado ahí y en las semanas siguientes vinieron varios eventos que han reunido a cientos de personas sin que sus autoridades hagan algo para evitarlos. La cereza del pastel se la lleva el gobierno de Panotla, que encabeza Eymard Grande Rodríguez, al no suspender dos fiestas, una de 15 Años el martes 14 de abril en la comunidad de San Tadeo Huiloapan y otra de boda el pasado jueves 16 en la colonia Emiliano Zapata, pese a las crecientes defunciones y casos positivos de Covid-19.

El escarnio social hacia gobiernos de Contla, Amaxac, Tlaltelulco, Totolac, Apetatitlán, Teolocholco, San Pablo del Monte y Calpulalpan vino el sábado 18 de abril al reportar usuarios de Facebook bodas, 15 Años y hasta bautizos en salones sociales y viviendas que incluyeron bailes masivos, pero los alcaldes prefirieron esconder la cabeza.

Contrario a ello, los gobiernos de Yauhquemehcan y Tlaxco sí suspendieron dos fiestas de 15 Años con operativos policiacos que permanecieron hasta observar que los invitados se fueran y los “sonidos” contratados levantaran sus bocinas y se retiraran.

En Apizaco, el gobierno municipal aplica desde ayer 6 filtros en el tianguis dominical para que una sola persona ingrese a adquirir los productos de la canasta básica.

En cambio, en Chiautempan la autoridad municipal solo se ha limitado a enviar una brigada de cuatro personas al tianguis dominical para distribuir gel antibacterial a los asistentes, medida que no sirve de nada si se toma en cuenta que son miles las personas que ahí llegan.

A eso hay que sumarle el tianguis de autos en la carretera Santa Ana-Tlaxcala, actividad no esencial que reúne cada sábado y domingo a cientos de personas, pero pese a ello no ha sido suspendido.

Tlaxcala le ha fallado a México por culpa de algunas autoridades ineficaces, pero también por sus necios ciudadanos que se resisten a tomar en serio la pandemia y quedarse en casa.

Ojalá que lo que ocurre en otros países no llegue a esta tierra en las próximas semanas, pero sí llega, no busquemos culpables, pues tuvimos la oportunidad de evitarlo.

ADIVINA ADIVINADOR…

  • ¿Será verdad que los integrantes del Cabildo de Chiautempan una vez más fueron “chamaqueados” al aprobar a ciegas el presupuesto para 2020, pues no conocieron con anticipación el proyecto elaborado por el gobierno de Héctor Domínguez Rugerio?
lunes 29 de junio de 2020

Nada Personal | Foco rojo

lunes 22 de junio de 2020

Nada Personal | Unidad

lunes 15 de junio de 2020

Nada Personal | Cochinero

lunes 08 de junio de 2020

Nada personal | Reflexiones

lunes 01 de junio de 2020

Nada Personal | Gandallas

lunes 25 de mayo de 2020

Nada Personal | ¡Qué pena!

lunes 18 de mayo de 2020

Nada Personal | Ignorantes

lunes 11 de mayo de 2020

Nada Personal | Oídos sordos

lunes 04 de mayo de 2020

Nada Personal | Exhorto

lunes 20 de abril de 2020

Nada Personal | Incompetentes

Cargar Más