/ lunes 26 de julio de 2021

Nada Personal | Mensajes

Cuando los políticos hablan, lo importante no siempre está en las palabras que pronuncian, sino en los mensajes ocultos y subliminales que van implícitos.

Así se puede entender la reciente visita presidencial de Andrés Manuel López Obrador a Huamantla, Tlaxcala. La supervisión de los Programas del Bienestar fue el pretexto perfecto para darle una salida digna y por la puerta delantera al aún gobernador, Marco Antonio Mena Rodríguez.

Atrás quedaron las rencillas del proceso electoral entre priistas y morenistas para ahora priorizar ver hacia adelante y allanar el camino de una tersa transición, a escaso un mes de que rinda protesta Lorena Cuéllar Cisneros como la segunda mujer que gobernara la entidad tlaxcalteca.

Señor presidente, muy bienvenido nuevamente a Tlaxcala, lo saludo con todo respeto y aprecio… en mi carácter de gobernador, ésta es la última ocasión en que tendré la oportunidad de darle la bienvenida a Tlaxcala; me siento muy distinguido de tener oportunidad de hacer uso de la palabra frente a usted,le expresó Marco Mena a López Obrador en un tono muy sereno y emotivo.

El titular del Ejecutivo local también usó la tribuna para desearle “todos los éxitos y mis mejores propósitos” a Lorena Cuéllar Cisneros como próxima gobernadora y recordó que luego de la histórica elección de 2018 -en la que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) arrasó en las urnas- se comprometió claramente a trabajar junto al presidente López Obrador.

Quiero reconocer y agradecer por ello al señor presidente, su respaldo nos permitió concluir obras y proyectos muy importantes”, dijo Mena Rodríguez en una clara actitud pacífica y agregó: “entregaremos un estado con finanzas sanas, más empleo del que encontramos cuando inició este gobierno estatal, obras importantes construidas sin deuda y un estado en paz.

En respuesta, el presidente López Obrador refirió le daba mucho gusto estar en Tlaxcala por todo el afecto y cariño que le tiene, pues siempre lo he dicho, para mí es un pueblo ejemplar, un pueblo bueno, trabajador, dedicado a hacer el bien, por eso celebró estar aquí de nuevo, porque siento a Tlaxcala como mi hogar, como mi casa.

No solo eso, manifestó que “nunca hemos tenido ningún problema con Marco Antonio Mena, el actual gobernador y le agradezco mucho por su apoyo, dejando atrás todo conflicto electoral o una persecución política. La fotografía del presidente Andrés Manuel López Obrador con Marco Antonio Mena a su izquierda y Lorena Cuéllar Cisneros a su derecha, simplemente resumió todo.

¿Y LAS DENUNCIAS?

Por cierto, nada se sabe de las diferentes denuncias por delitos electorales presentadas por Morena durante el pasado proceso electoral en contra de Marco Antonio Mena y de la gran mayoría de funcionarios de primer nivel de su gabinete por presuntamente desviar recursos públicos, materiales y humanos para favorecer a la excandidata de “Unidos por Tlaxcala”, Anabell Ávalos Zempoalteca.

Enjuiciar al mandatario tlaxcalteca y a sus secretarios, entre ellos los hermanos Roberto y René Lima Morales, de SEPE-USET y Sesa, respectivamente, así como a la líder sindical Blanca Águila Lima, entre otros, seguramente será una de las primeras promesas incumplidas de Homero Meneses Hernández, en aquel entonces coordinador de la coalición “Juntos Haremos Historia en Tlaxcala” y próximo funcionario de primer nivel.

EJECUTIVO-PRENSA

El mensaje de la gobernadora electa, Lorena Cuéllar Cisneros, durante su reunión con representantes de los diferentes medios de comunicación de Tlaxcala, entre ellos algunos que se mostraron abiertamente en contra de su postulación desde que se registró como precandidata a la candidatura de Morena en diciembre de 2020, así como durante los siguientes meses y hasta unas horas antes del 6 de junio de 2021, es digno de ser retomado.

No habrá medios consentidos o castigados, mi gobierno no premiará el halago ni castigará al crítico, mi gobierno respetará la libertad de expresión y fomentará el debate de las ideas”, fueron las palabras de la próxima titular del Ejecutivo al resumir su política de comunicación en una sola frase de siete palabras: “pleno respeto a la libertad de expresión.

Asimismo, pidió a los propios periodistas ganarse la credibilidad social evidenciando las malas prácticas, francos actos de corrupción o señalando errores de la administración que habrá de asumir el próximo 31 de agosto, pero también mostrar las virtudes y actos nobles del servicio público.

Como en toda transición de gobierno, los actores políticos merecen el beneficio de la duda y será con el paso del tiempo que se sepa si este compromiso será cumplido por quienes ocupen los diferentes cargos.

Cuando los políticos hablan, lo importante no siempre está en las palabras que pronuncian, sino en los mensajes ocultos y subliminales que van implícitos.

Así se puede entender la reciente visita presidencial de Andrés Manuel López Obrador a Huamantla, Tlaxcala. La supervisión de los Programas del Bienestar fue el pretexto perfecto para darle una salida digna y por la puerta delantera al aún gobernador, Marco Antonio Mena Rodríguez.

Atrás quedaron las rencillas del proceso electoral entre priistas y morenistas para ahora priorizar ver hacia adelante y allanar el camino de una tersa transición, a escaso un mes de que rinda protesta Lorena Cuéllar Cisneros como la segunda mujer que gobernara la entidad tlaxcalteca.

Señor presidente, muy bienvenido nuevamente a Tlaxcala, lo saludo con todo respeto y aprecio… en mi carácter de gobernador, ésta es la última ocasión en que tendré la oportunidad de darle la bienvenida a Tlaxcala; me siento muy distinguido de tener oportunidad de hacer uso de la palabra frente a usted,le expresó Marco Mena a López Obrador en un tono muy sereno y emotivo.

El titular del Ejecutivo local también usó la tribuna para desearle “todos los éxitos y mis mejores propósitos” a Lorena Cuéllar Cisneros como próxima gobernadora y recordó que luego de la histórica elección de 2018 -en la que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) arrasó en las urnas- se comprometió claramente a trabajar junto al presidente López Obrador.

Quiero reconocer y agradecer por ello al señor presidente, su respaldo nos permitió concluir obras y proyectos muy importantes”, dijo Mena Rodríguez en una clara actitud pacífica y agregó: “entregaremos un estado con finanzas sanas, más empleo del que encontramos cuando inició este gobierno estatal, obras importantes construidas sin deuda y un estado en paz.

En respuesta, el presidente López Obrador refirió le daba mucho gusto estar en Tlaxcala por todo el afecto y cariño que le tiene, pues siempre lo he dicho, para mí es un pueblo ejemplar, un pueblo bueno, trabajador, dedicado a hacer el bien, por eso celebró estar aquí de nuevo, porque siento a Tlaxcala como mi hogar, como mi casa.

No solo eso, manifestó que “nunca hemos tenido ningún problema con Marco Antonio Mena, el actual gobernador y le agradezco mucho por su apoyo, dejando atrás todo conflicto electoral o una persecución política. La fotografía del presidente Andrés Manuel López Obrador con Marco Antonio Mena a su izquierda y Lorena Cuéllar Cisneros a su derecha, simplemente resumió todo.

¿Y LAS DENUNCIAS?

Por cierto, nada se sabe de las diferentes denuncias por delitos electorales presentadas por Morena durante el pasado proceso electoral en contra de Marco Antonio Mena y de la gran mayoría de funcionarios de primer nivel de su gabinete por presuntamente desviar recursos públicos, materiales y humanos para favorecer a la excandidata de “Unidos por Tlaxcala”, Anabell Ávalos Zempoalteca.

Enjuiciar al mandatario tlaxcalteca y a sus secretarios, entre ellos los hermanos Roberto y René Lima Morales, de SEPE-USET y Sesa, respectivamente, así como a la líder sindical Blanca Águila Lima, entre otros, seguramente será una de las primeras promesas incumplidas de Homero Meneses Hernández, en aquel entonces coordinador de la coalición “Juntos Haremos Historia en Tlaxcala” y próximo funcionario de primer nivel.

EJECUTIVO-PRENSA

El mensaje de la gobernadora electa, Lorena Cuéllar Cisneros, durante su reunión con representantes de los diferentes medios de comunicación de Tlaxcala, entre ellos algunos que se mostraron abiertamente en contra de su postulación desde que se registró como precandidata a la candidatura de Morena en diciembre de 2020, así como durante los siguientes meses y hasta unas horas antes del 6 de junio de 2021, es digno de ser retomado.

No habrá medios consentidos o castigados, mi gobierno no premiará el halago ni castigará al crítico, mi gobierno respetará la libertad de expresión y fomentará el debate de las ideas”, fueron las palabras de la próxima titular del Ejecutivo al resumir su política de comunicación en una sola frase de siete palabras: “pleno respeto a la libertad de expresión.

Asimismo, pidió a los propios periodistas ganarse la credibilidad social evidenciando las malas prácticas, francos actos de corrupción o señalando errores de la administración que habrá de asumir el próximo 31 de agosto, pero también mostrar las virtudes y actos nobles del servicio público.

Como en toda transición de gobierno, los actores políticos merecen el beneficio de la duda y será con el paso del tiempo que se sepa si este compromiso será cumplido por quienes ocupen los diferentes cargos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 25 de octubre de 2021

Nada personal | Sedeco

Si en estos días alguien visita las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Económico, llévele de paso un Dramamine

Moisés Morales Del Razo

Cargar Más