/ lunes 11 de enero de 2021

Nuestra salud es lo más importante

El pasado viernes, el Consejo Estatal de Salud anunció nuevas medidas para contener el número de contagios de Covid-19 en Tlaxcala.

Durante las próximas tres semanas, se buscará reducir el flujo de personas en espacios públicos de toda la entidad.

El sector público cerrará los centros deportivos y recreativos públicos, así como plazas y parques públicos.

También restringirá la venta de artículos no esenciales en tianguis de la entidad, vigilará el acceso a tianguis con cubrebocas a través de filtros sanitarios, y la suspensión de actividades no esenciales en los municipios.

Por su parte, el sector privado deberá observar un aforo máximo del 30 por ciento en todas las actividades comerciales, en un horario de 7:00 a 19:00 horas.

En el caso de establecimientos de venta de alimentos preparados, a partir de las 19:00 horas solamente se permitirá el servicio para llevar; además, solamente se autorizará el acceso de una persona por familia a unidades de comercio y, preferentemente, no acudir con niños menores de 12 años y adultos mayores.

Del 11 al 31 de enero, autoridades estatales y municipales implementarán medidas para disminuir la posibilidad de que más personas enfermen y asegurar que el personal médico cuente con las condiciones para continuar su labor.

Nuevamente, la administración que encabeza el Gobernador Marco Mena ha tomado la iniciativa para instrumentar acciones necesarias para reducir al mínimo los contagios de Covid-19. El objetivo es bajar el flujo de personas en los sectores público y privado, y mejorar la aplicación y vigilancia de medidas sanitarias en tianguis y unidades del transporte público.

En efecto, no fue una decisión sencilla, pero sí era necesaria ante el difícil escenario epidemiológico que se vive en la zona centro del país.

Actualmente, la Secretaría de Salud en el estado tiene capacidad hospitalaria y cuenta con un plan para incrementar la estructura e infraestructura del número total de camas para atender la demanda que se pudiera generar durante la temporada invernal.

Sin embargo, era preciso tomar previsiones adicionales para impedir lo que ya ocurre en instituciones federales, como el IMSS y el ISSSTE, cuyas unidades hospitalarias en el estado registran preocupantes niveles de ocupación.

Obviamente, en este momento, no existen condiciones para retomar las clases presenciales en los planteles educativos del estado, por lo que es preciso que en los hogares se sigan practicando las medidas de autocuidado.

Resulta fundamental que la población entienda y atienda las determinaciones del Consejo Estatal de Salud para seguir rompiendo cadenas de contagio e impedir que más personas padezcan esta enfermedad.

Todos debemos hacer la parte que nos toca para cuidar de nosotros mismos y de los demás. La emergencia sanitaria continúa, y se complica con el clima de la época invernal.

Sigamos las recomendaciones del sector salud, y atendamos cualquier síntoma que pudiera implicar una infección respiratoria.

Nuestra salud y la de los demás es primero y lo más importante, y por ello, no podemos escatimar esfuerzos para protegerla.

El pasado viernes, el Consejo Estatal de Salud anunció nuevas medidas para contener el número de contagios de Covid-19 en Tlaxcala.

Durante las próximas tres semanas, se buscará reducir el flujo de personas en espacios públicos de toda la entidad.

El sector público cerrará los centros deportivos y recreativos públicos, así como plazas y parques públicos.

También restringirá la venta de artículos no esenciales en tianguis de la entidad, vigilará el acceso a tianguis con cubrebocas a través de filtros sanitarios, y la suspensión de actividades no esenciales en los municipios.

Por su parte, el sector privado deberá observar un aforo máximo del 30 por ciento en todas las actividades comerciales, en un horario de 7:00 a 19:00 horas.

En el caso de establecimientos de venta de alimentos preparados, a partir de las 19:00 horas solamente se permitirá el servicio para llevar; además, solamente se autorizará el acceso de una persona por familia a unidades de comercio y, preferentemente, no acudir con niños menores de 12 años y adultos mayores.

Del 11 al 31 de enero, autoridades estatales y municipales implementarán medidas para disminuir la posibilidad de que más personas enfermen y asegurar que el personal médico cuente con las condiciones para continuar su labor.

Nuevamente, la administración que encabeza el Gobernador Marco Mena ha tomado la iniciativa para instrumentar acciones necesarias para reducir al mínimo los contagios de Covid-19. El objetivo es bajar el flujo de personas en los sectores público y privado, y mejorar la aplicación y vigilancia de medidas sanitarias en tianguis y unidades del transporte público.

En efecto, no fue una decisión sencilla, pero sí era necesaria ante el difícil escenario epidemiológico que se vive en la zona centro del país.

Actualmente, la Secretaría de Salud en el estado tiene capacidad hospitalaria y cuenta con un plan para incrementar la estructura e infraestructura del número total de camas para atender la demanda que se pudiera generar durante la temporada invernal.

Sin embargo, era preciso tomar previsiones adicionales para impedir lo que ya ocurre en instituciones federales, como el IMSS y el ISSSTE, cuyas unidades hospitalarias en el estado registran preocupantes niveles de ocupación.

Obviamente, en este momento, no existen condiciones para retomar las clases presenciales en los planteles educativos del estado, por lo que es preciso que en los hogares se sigan practicando las medidas de autocuidado.

Resulta fundamental que la población entienda y atienda las determinaciones del Consejo Estatal de Salud para seguir rompiendo cadenas de contagio e impedir que más personas padezcan esta enfermedad.

Todos debemos hacer la parte que nos toca para cuidar de nosotros mismos y de los demás. La emergencia sanitaria continúa, y se complica con el clima de la época invernal.

Sigamos las recomendaciones del sector salud, y atendamos cualquier síntoma que pudiera implicar una infección respiratoria.

Nuestra salud y la de los demás es primero y lo más importante, y por ello, no podemos escatimar esfuerzos para protegerla.