/ lunes 29 de junio de 2020

Por la reactivación responsable de la economía estatal

Tlaxcala tiene hoy una importante oportunidad para mantener la estabilidad económica del estado, gracias a un esfuerzo conjunto entre las autoridades estatales y los emprendedores locales para proteger el empleo en la entidad. A través del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal ante Covid-19, a la fecha, se han conservado más de 6 mil fuentes laborales, con una inversión superior a los 44 millones de pesos.

Tales recursos han servido para financiar cerca de 3 mil créditos, de los cuales cerca de 2 mil corresponden a autoempleo, lo que habla de la relevancia de esta estrategia para cuidar el ingreso familiar durante esta crisis económica relacionada con la pandemia y la recesión que el país mostraba desde el año pasado.

Los más de 6 mil empleos conservados representan la estabilidad de hogares que tienen que salir adelante a pesar de las medidas restrictivas por la Covid-19, de modo que su protección es meritoria, por un lado, por quienes deciden invertir dinero en proyectos que generan trabajo para la población, y por otro, por una administración que ha otorgado un apoyo solidario, durante estos meses de emergencia, a comercios y pequeñas empresas que forman parte de un sector importante de la economía local.

Ahora, el reto de ambas partes es generar condiciones para reactivar paulatinamente las actividades productivas, lo que conlleva la responsabilidad de toda la sociedad para cuidar su salud, mediante medidas preventivas e higiénicas, como el lavado frecuente de manos, el uso de cubrebocas y la sana distancia que se deben adoptar como hábitos cotidianos.

Solo de esta manera, el impacto negativo de la pandemia en la economía estatal sería el menor, y las autoridades lo saben. Por eso, el Consejo Estatal de Salud ya presentó los lineamientos de seguridad sanitaria que deberán cumplir establecimientos para su reapertura.

A diferencia de lo que ocurre en otras entidades, estos no tendrán un carácter coercitivo; serán medidas básicas para garantizar la seguridad sanitaria de trabajadores y clientes, por lo que representan una herramienta indispensable para llevar a cabo la reactivación económica del estado de manera segura y responsable.

Establecimientos agrupados en productos y servicios, salud ambiental, atención médica y de insumos para la salud, podrán reiniciar actividades si cuenta con un filtro sanitario para la toma de temperatura, llevan a cabo procesos de sanitización para las personas y aplicación de gel antibacterial, y realizan limpieza general del establecimiento, además de usar correctamente equipo de protección personal, poner a disposición de los clientes artículos de limpieza y gestionar capacitación sobre Covid-19 con instituciones del sector salud.

En general, se trata de medidas útiles de beneficio colectivo, que contribuyen a retomar el paso de nuestras actividades cotidianas, pero incorporando factores de sanidad y distanciamiento social que son indispensables en el nuevo contexto socioeconómico relacionado con la pandemia.

Esperemos que empresarios y emprendedores se mantengan atentos y cumplan con estas determinaciones, por el bien de sus negocios y de sus clientes. De ello depende que se supere pronto el estado de contingencia que limita muchas de nuestras actividades.

Tlaxcala tiene hoy una importante oportunidad para mantener la estabilidad económica del estado, gracias a un esfuerzo conjunto entre las autoridades estatales y los emprendedores locales para proteger el empleo en la entidad. A través del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal ante Covid-19, a la fecha, se han conservado más de 6 mil fuentes laborales, con una inversión superior a los 44 millones de pesos.

Tales recursos han servido para financiar cerca de 3 mil créditos, de los cuales cerca de 2 mil corresponden a autoempleo, lo que habla de la relevancia de esta estrategia para cuidar el ingreso familiar durante esta crisis económica relacionada con la pandemia y la recesión que el país mostraba desde el año pasado.

Los más de 6 mil empleos conservados representan la estabilidad de hogares que tienen que salir adelante a pesar de las medidas restrictivas por la Covid-19, de modo que su protección es meritoria, por un lado, por quienes deciden invertir dinero en proyectos que generan trabajo para la población, y por otro, por una administración que ha otorgado un apoyo solidario, durante estos meses de emergencia, a comercios y pequeñas empresas que forman parte de un sector importante de la economía local.

Ahora, el reto de ambas partes es generar condiciones para reactivar paulatinamente las actividades productivas, lo que conlleva la responsabilidad de toda la sociedad para cuidar su salud, mediante medidas preventivas e higiénicas, como el lavado frecuente de manos, el uso de cubrebocas y la sana distancia que se deben adoptar como hábitos cotidianos.

Solo de esta manera, el impacto negativo de la pandemia en la economía estatal sería el menor, y las autoridades lo saben. Por eso, el Consejo Estatal de Salud ya presentó los lineamientos de seguridad sanitaria que deberán cumplir establecimientos para su reapertura.

A diferencia de lo que ocurre en otras entidades, estos no tendrán un carácter coercitivo; serán medidas básicas para garantizar la seguridad sanitaria de trabajadores y clientes, por lo que representan una herramienta indispensable para llevar a cabo la reactivación económica del estado de manera segura y responsable.

Establecimientos agrupados en productos y servicios, salud ambiental, atención médica y de insumos para la salud, podrán reiniciar actividades si cuenta con un filtro sanitario para la toma de temperatura, llevan a cabo procesos de sanitización para las personas y aplicación de gel antibacterial, y realizan limpieza general del establecimiento, además de usar correctamente equipo de protección personal, poner a disposición de los clientes artículos de limpieza y gestionar capacitación sobre Covid-19 con instituciones del sector salud.

En general, se trata de medidas útiles de beneficio colectivo, que contribuyen a retomar el paso de nuestras actividades cotidianas, pero incorporando factores de sanidad y distanciamiento social que son indispensables en el nuevo contexto socioeconómico relacionado con la pandemia.

Esperemos que empresarios y emprendedores se mantengan atentos y cumplan con estas determinaciones, por el bien de sus negocios y de sus clientes. De ello depende que se supere pronto el estado de contingencia que limita muchas de nuestras actividades.