/ domingo 27 de junio de 2021

Secreto a voces | La basura


La basura se ha convertido en un problema social y ambiental. Se hace responsable al crecimiento de la población, partiendo de una premisa falsa: aumento de población es igual a más consumo porque se aumentan los residuos. La basura representa un valor económico que deja ganancias, la posibilidad de resolverse socialmente se aleja en la medida en que los agentes que participan de ese negocio apuntan a incrementar sus ganancias y no a la creación de una conciencia social ambiental.

La basura, lo que es falso, tiene como origen el crecimiento de la población. En el caso de México se le adjudica a la transformación de una nación rural a una urbana, durante la segunda mitad del siglo XX. Pasó 48 millones de habitantes en los setenta a 127 millones en la actualidad. Se deduce que al crecer la población se multiplica el consumo y la producción de residuos. La sociedad ha sido caracterizada como consumista, lo que resulta parcialmente cierto.

La gran producción de basura urbana tiene, como origen, el hecho de que la sociedad actual opera sobre el principio de generar un impacto en el consumidor con el fin de que prefiera unos productos sobre otros. Esto trae como consecuencia que los productores de mercancías, los industriales, consideran la competencia desde el diseño de los productos que se ofertan en el mercado. Colocarlos en sofisticados envoltorios con el fin de atraer la atención de los consumidores se coloca por encima de la calidad del producto.

Le sigue el criterio de vender productos desechables (poco durables) con el fin de que se obligue al consumidor a regresar al círculo de la producción, circulación y consumo. Mientras menos esté fuera de ese círculo, mejor. El mecanismo es venderle productos como poca vida útil. Una licuadora, un refrigerador, un reloj, un auto, mientras menos dure es mejor porque los consumidores se ven obligados a reingresar al mercado por nuevas mercancías.

La consecuencia es una gran cantidad de basura que obliga a la autoridad local a establecer estrategias de recolección, concentración y confinamiento. La autoridad local se enfrenta a una serie de problemas porque en lugar de diseñar una estrategia de recolección, separación, reutilización de la basura y poco confinamiento, se entrega a empresas que le ofrecen resolver el tema que puede traducirse en desventajas políticas. La basura representa un buen negocio y "buenos moches" desde los contratos, los pagos mensuales a las empresas, el manejo del relleno sanitario, entre otros tantos factores.

El problema que se genera es que es tanta la basura que al ciudadano no le da tiempo y ni oportunidad de organizarla y poder clasificarla de tal manera que se evite el problema que ahora existe en términos de que la basura va a parar a un lugar de confinamiento cuando en realidad no es necesario que la mayor parte de la basura vaya a un lugar en donde solamente causa daños ambientales, cuando es posible corregir y tratar de que esa basura se reutilice, particularmente cristal, metales y cartón.

Los tres o cuatro sellos está bien, pero es a todas luces insuficiente en la medida en que solamente se considera el contenido de los productos y no el empaquetado de los mismos y no abarca a otros productos que no llevan necesariamente grasas y azúcares, pero que también dañan no por lo que contienen sino por el material que se utiliza para presentarlos al público.

Economistas, sociólogos, urbanistas, entre otros, coinciden en que vivimos en una sociedad consumista. Pero no es así. Una sociedad en donde una minoría consume y, otra, medio consume, mientras que una gran mayoría simplemente vive en los límites del consumo o la sobrevivencia. La minoría que consume, tomando en cuenta a la sociedad como un todo, lo hace tanto en calidad como en cantidad. Esa distinción del consumo y no consumo es consustancial a una sociedad como la nuestra, que tiene como horizontes el desarrollo y el progreso.

El consumo desigual y desmedido en algunos segmentos de la clase media y media alta, es el símbolo de una sociedad que se regula sus logros por falsos ideales de "estatus" derivados del desarrollo y el progreso. Estos últimos dicen, dicho sea de manera simplificada, que cuando existe progreso y desarrollo, eso se puede medir por los bienes que una persona posee, de tal manera que hoy tengo tres bienes y mañana sumo dos más, entonces tendré cinco. Nos hemos olvidado que los bienes se extraen del planeta y el planeta es una entidad que tiene sus límites.

Ese consumo es un tema delicado en la medida en que los desechos de ese consumo, la basura, se ha convertido en problema ambiental, de salud e impacto desigual, es decir, unos consumen y otros se encargan de vivir los daños que se ocasionan. El tema de la basura ha sido mal enfocado, debido a que se hace responsable a toda la sociedad de su generación, cuando en realidad no todos participan de la misma manera. Las culpas se han repartido por igual en la medida en que la basura se acumula ante nosotros como un todo y como si todos fuésemos responsables de lo que ahí se acumula.

Las salidas técnicas de los rellenos sanitarios no han resultado en razón de los problemas que hemos enunciado, pero también en términos de que el manejo de la basura requiere de organismos autónomos que formen parte de estrategias federales y no municipales. Los rellenos los abren sin estudios técnicos y cuando operan no existe un cuidado de los lixiviados y de los gases que generan el Gas Metano, generándose una serie de problemas en el entorno con daños que todavía falta por evaluar. La lluvia arrastra los lixiviados, altamente dañinos, y se filtran hacia corrientes subterráneas.

Esto cuando existen soluciones técnicas, pero el problema es que la mayoría de los municipios en México operan con basureros a cielo abierto. El impacto más grave es el que la basura al recibir agua de lluvia provoca que las sustancias nocivas que genera la basura se filtren hacia las aguas subterráneas conectándose con los acuíferos (en México existen un poco más de 600 y en gran medida debilitados) de cuya agua se toma para todas las actividades humanas, incluida el beberla. El otro asunto son los gases como el Metano que se forma con la basura, dañando la atmósfera y creando peligros reales.

La basura es un problema social que requiere conciencia social, pero que por el momento es impedida en su surgimiento por los múltiples intereses que existen, porque la basura representa un valor monetario que desata intereses.




La basura se ha convertido en un problema social y ambiental. Se hace responsable al crecimiento de la población, partiendo de una premisa falsa: aumento de población es igual a más consumo porque se aumentan los residuos. La basura representa un valor económico que deja ganancias, la posibilidad de resolverse socialmente se aleja en la medida en que los agentes que participan de ese negocio apuntan a incrementar sus ganancias y no a la creación de una conciencia social ambiental.

La basura, lo que es falso, tiene como origen el crecimiento de la población. En el caso de México se le adjudica a la transformación de una nación rural a una urbana, durante la segunda mitad del siglo XX. Pasó 48 millones de habitantes en los setenta a 127 millones en la actualidad. Se deduce que al crecer la población se multiplica el consumo y la producción de residuos. La sociedad ha sido caracterizada como consumista, lo que resulta parcialmente cierto.

La gran producción de basura urbana tiene, como origen, el hecho de que la sociedad actual opera sobre el principio de generar un impacto en el consumidor con el fin de que prefiera unos productos sobre otros. Esto trae como consecuencia que los productores de mercancías, los industriales, consideran la competencia desde el diseño de los productos que se ofertan en el mercado. Colocarlos en sofisticados envoltorios con el fin de atraer la atención de los consumidores se coloca por encima de la calidad del producto.

Le sigue el criterio de vender productos desechables (poco durables) con el fin de que se obligue al consumidor a regresar al círculo de la producción, circulación y consumo. Mientras menos esté fuera de ese círculo, mejor. El mecanismo es venderle productos como poca vida útil. Una licuadora, un refrigerador, un reloj, un auto, mientras menos dure es mejor porque los consumidores se ven obligados a reingresar al mercado por nuevas mercancías.

La consecuencia es una gran cantidad de basura que obliga a la autoridad local a establecer estrategias de recolección, concentración y confinamiento. La autoridad local se enfrenta a una serie de problemas porque en lugar de diseñar una estrategia de recolección, separación, reutilización de la basura y poco confinamiento, se entrega a empresas que le ofrecen resolver el tema que puede traducirse en desventajas políticas. La basura representa un buen negocio y "buenos moches" desde los contratos, los pagos mensuales a las empresas, el manejo del relleno sanitario, entre otros tantos factores.

El problema que se genera es que es tanta la basura que al ciudadano no le da tiempo y ni oportunidad de organizarla y poder clasificarla de tal manera que se evite el problema que ahora existe en términos de que la basura va a parar a un lugar de confinamiento cuando en realidad no es necesario que la mayor parte de la basura vaya a un lugar en donde solamente causa daños ambientales, cuando es posible corregir y tratar de que esa basura se reutilice, particularmente cristal, metales y cartón.

Los tres o cuatro sellos está bien, pero es a todas luces insuficiente en la medida en que solamente se considera el contenido de los productos y no el empaquetado de los mismos y no abarca a otros productos que no llevan necesariamente grasas y azúcares, pero que también dañan no por lo que contienen sino por el material que se utiliza para presentarlos al público.

Economistas, sociólogos, urbanistas, entre otros, coinciden en que vivimos en una sociedad consumista. Pero no es así. Una sociedad en donde una minoría consume y, otra, medio consume, mientras que una gran mayoría simplemente vive en los límites del consumo o la sobrevivencia. La minoría que consume, tomando en cuenta a la sociedad como un todo, lo hace tanto en calidad como en cantidad. Esa distinción del consumo y no consumo es consustancial a una sociedad como la nuestra, que tiene como horizontes el desarrollo y el progreso.

El consumo desigual y desmedido en algunos segmentos de la clase media y media alta, es el símbolo de una sociedad que se regula sus logros por falsos ideales de "estatus" derivados del desarrollo y el progreso. Estos últimos dicen, dicho sea de manera simplificada, que cuando existe progreso y desarrollo, eso se puede medir por los bienes que una persona posee, de tal manera que hoy tengo tres bienes y mañana sumo dos más, entonces tendré cinco. Nos hemos olvidado que los bienes se extraen del planeta y el planeta es una entidad que tiene sus límites.

Ese consumo es un tema delicado en la medida en que los desechos de ese consumo, la basura, se ha convertido en problema ambiental, de salud e impacto desigual, es decir, unos consumen y otros se encargan de vivir los daños que se ocasionan. El tema de la basura ha sido mal enfocado, debido a que se hace responsable a toda la sociedad de su generación, cuando en realidad no todos participan de la misma manera. Las culpas se han repartido por igual en la medida en que la basura se acumula ante nosotros como un todo y como si todos fuésemos responsables de lo que ahí se acumula.

Las salidas técnicas de los rellenos sanitarios no han resultado en razón de los problemas que hemos enunciado, pero también en términos de que el manejo de la basura requiere de organismos autónomos que formen parte de estrategias federales y no municipales. Los rellenos los abren sin estudios técnicos y cuando operan no existe un cuidado de los lixiviados y de los gases que generan el Gas Metano, generándose una serie de problemas en el entorno con daños que todavía falta por evaluar. La lluvia arrastra los lixiviados, altamente dañinos, y se filtran hacia corrientes subterráneas.

Esto cuando existen soluciones técnicas, pero el problema es que la mayoría de los municipios en México operan con basureros a cielo abierto. El impacto más grave es el que la basura al recibir agua de lluvia provoca que las sustancias nocivas que genera la basura se filtren hacia las aguas subterráneas conectándose con los acuíferos (en México existen un poco más de 600 y en gran medida debilitados) de cuya agua se toma para todas las actividades humanas, incluida el beberla. El otro asunto son los gases como el Metano que se forma con la basura, dañando la atmósfera y creando peligros reales.

La basura es un problema social que requiere conciencia social, pero que por el momento es impedida en su surgimiento por los múltiples intereses que existen, porque la basura representa un valor monetario que desata intereses.



ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de septiembre de 2021

Secreto a voces | Monumentos, la estética del poder...

Instalar monumentos en calles y avenidas principales de las medianas y grandes metrópolis es una costumbre

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 12 de septiembre de 2021

Secreto a voces | La “cría” de humanos

El tema que deseamos destacar es la crítica que Sloterdijk hace al humanismo

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 05 de septiembre de 2021

Secreto a Voces | Día Internacional de Víctimas de Desapariciones Forzadas

Ya sabemos que tienes esposa y familia. Tengo gente vigilándolos y si tienes dudas ve al jardín, ahí te dejé un recado

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 29 de agosto de 2021

Secreto a voces | A propósito de la conquista y del “Otro”

El “ser” en la filosofía clásica es una categoría de la totalidad

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 15 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Barón de Coubertin, creador de la violencia deportiva simbólica actual

Si la política es la continuación de la guerra por otros medios, el deporte ¿por qué no es exactamente lo mismo?

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 08 de agosto de 2021

Secreto a voces | 7 millones de votos, ¿qué significa?

Por donde quiera que se le quiera ver la consulta sobre el juicio a los ex presidentes ha resultado un éxito

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 01 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Libertador Simón Bolívar

Simón Bolívar era inquieto, mordaz y difícil de someter a una disciplina

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 25 de julio de 2021

Secreto a voces | No zigzaguear…

Los resultados de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político.

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 18 de julio de 2021

Secreto a voces | El nacimiento personal y social

El poder ser no es lo mismo que el “realizarse” y el nacimiento social

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 11 de julio de 2021

Secreto a voces | A tres años, para valorar a 4T

Dice Guillermo Hurtado que cuando AMLO propuso la Cuarta Transformación hizo una lectura correcta del sentimiento de la población mexicana

Rafael Alfaro Izarraraz

Cargar Más