/ domingo 4 de julio de 2021

Secreto a voces | La consulta como “pedagogía”

México ha cambiado y el juicio político contra los expresidentes que ahora se planea es un ejercicio que viene a oxigenar la vida cívica como pocas veces había ocurrido en la historia pasada y presente. El juicio político se inserta en una nueva cultura que no es nueva, pero que ha encontrado canales abiertos en el nuevo gobierno y que en el pasado estaban obstruidos, el ejercicio de un tipo de democracia en donde el pueblo pueda ser partícipe de decisiones políticas es, sin duda, sano para el país.


No creo que lo importante sea, aunque evidentemente lo es, que se enjuicie a expresidentes que es un sentir de un sector importante de la población que la propia población valorará el día de la consulta, lo importante es el ejercicio en sí mismo. Con el juicio político ocurre también un cambio en la manera en cómo se concibe la democracia: simple participación de los ciudadanos en la emisión del voto o, bien, la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas y más allá del sufragio.


La democracia tal y como se practicaba en el antiguo régimen era una pedagogía de las élites. La democracia era una democracia sesgada. Se practicaba como una manera de reafirmar el poder de los grupos que hicieron del poder un negocio. Por lo que la democracia tenía que ejercerse como una pedagogía de las élites, en donde eran los grupos de poder los que a través de múltiples prácticas inducían al pueblo a dirigir su voto en función de los intereses de las élites.


La democracia moderna tal y como emerge en Europa era una democracia de los que tenían dinero, los pobres no podían votar. El voto popular, directo y secreto fue producto de luchas y esfuerzos de los de abajo por lograrlo. Con el tiempo los pobres consiguieron un espacio en la democracia representativa, pero las élites lograron establecer dispositivos con el fin de que esa participación se diluyera casi por completo. Lograron los pobres al votar representaran los intereses de las élites y no los suyos.


En esa pedagogía de las élites, el pueblo no contaba más allá de ser un emisor del voto en dirección de intereses contrarios a los suyos. La práctica electoral se circunscribía a que el día de la jornada electoral el ciudadano acudía a las urnas a votar y ya. Previamente, se ponía en marcha toda una maquinaria que de antemano inducía y organizaba la conducta de los votantes para que actuaran en una determinada dirección. El voto se derivaba de esa pedagogía de las élites y para beneficio de ellas.


En México, el sistema de partidos contribuía a esa pedagogía de las élites. El sistema estaba dominado por un modelo en el que, desde el siglo pasado, el presidente de la República se enseñoreaba como cualquier monarca medieval y era él quien imponía sus sucesores a través de un sistema político partidista que avalaba sus decisiones. Los partidos eran una especie de vasallos que, gracias a enormes canonjías, lograban desviar los intereses del pueblo hacia los que demandaba el Monarca en turno.


Pero esa pedagogía de las élites ya no funciona. El pueblo se sobrepuso a ese tipo de prácticas y de estilos pedagógicos de “domar” a la democracia. Desde el pasado, antes de la elección de 2018, el pueblo venía desarrollando un conjunto de acciones que se resistían a aceptar el papel de simples vasallos de la monarquía presidencial sexenal que existía en México y del sistema partidista. Acciones populares que no se circunscriben a la democracia representativa y al sistema de partidos y electoral.


Esos ejercicios apuntan, en primer lugar y, sobre todo, a la ampliación del ejercicio de la democracia más allá de los límites que el sistema presidencial partidista había impuesto circunscribiéndose únicamente al voto. La democracia participativa que ha empezado a asomar en el horizonte es una democracia que amerita que se renueve no solamente el sistema electoral, se cambie al INE, implica cambiar el modelo del sistema político partidista que existe y en el que no cabe la democracia participativa, directa o popular como se le quiera llamar.


El hecho de que por primera vez se juzgue a un expresidente nos coloca en un lugar nuevo de la historia de México, pero escrita con letras mayúsculas en donde dice que es el pueblo el que ha tomado un lugar especial, aunque el hecho se quiera minimizar. No se trata de un simple ejercicio contra los expresidentes porque actuaron en contra de los intereses del pueblo, que ocurrió y de por sí es demasiado grave.


De lo que se trata es de un ejercicio que marcará un antes y un después en la vida democrática de México. En el siglo XX la democracia en México se había quedado en el ejercicio del voto para nombrar gobernantes en todos los niveles de gobierno. Lo que ahora se plantea es una especie de “ejercicio democrático-pedagógico” de carácter popular. Es decir, en una práctica que va a dejar una huella en la manera en que se hace la política en México y a qué intereses debe responder dicho ejercicio.


O los políticos ven los intereses del pueblo o se atendrán a las consecuencias de lo que puede ocurrir con la justicia popular, así sea simplemente un juicio político, ese es el mensaje. Y aquí vale la pena señalar que, si bien está dirigido a los que no supieron gobernar para el pueblo, también es verdad que podrá aplicarse a otros, a los que en el futuro van a gobernar el país. Después de la consulta, los políticos tendrán que pensar muy bien lo que hacen.


En ese sentido, la consulta sentará las bases para que las prácticas de la política en México se modifiquen. Y es que habíamos llegado al punto en el que la política llegó a un punto en el que de los intereses de las élites empresariales y políticas se había pasado a la práctica de convivencia entre el crimen organizado y los políticos, véase los casos de Cabeza de Vaca y el ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval.


La consulta, oxígeno puro para una nueva democracia en México.


México ha cambiado y el juicio político contra los expresidentes que ahora se planea es un ejercicio que viene a oxigenar la vida cívica como pocas veces había ocurrido en la historia pasada y presente. El juicio político se inserta en una nueva cultura que no es nueva, pero que ha encontrado canales abiertos en el nuevo gobierno y que en el pasado estaban obstruidos, el ejercicio de un tipo de democracia en donde el pueblo pueda ser partícipe de decisiones políticas es, sin duda, sano para el país.


No creo que lo importante sea, aunque evidentemente lo es, que se enjuicie a expresidentes que es un sentir de un sector importante de la población que la propia población valorará el día de la consulta, lo importante es el ejercicio en sí mismo. Con el juicio político ocurre también un cambio en la manera en cómo se concibe la democracia: simple participación de los ciudadanos en la emisión del voto o, bien, la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas y más allá del sufragio.


La democracia tal y como se practicaba en el antiguo régimen era una pedagogía de las élites. La democracia era una democracia sesgada. Se practicaba como una manera de reafirmar el poder de los grupos que hicieron del poder un negocio. Por lo que la democracia tenía que ejercerse como una pedagogía de las élites, en donde eran los grupos de poder los que a través de múltiples prácticas inducían al pueblo a dirigir su voto en función de los intereses de las élites.


La democracia moderna tal y como emerge en Europa era una democracia de los que tenían dinero, los pobres no podían votar. El voto popular, directo y secreto fue producto de luchas y esfuerzos de los de abajo por lograrlo. Con el tiempo los pobres consiguieron un espacio en la democracia representativa, pero las élites lograron establecer dispositivos con el fin de que esa participación se diluyera casi por completo. Lograron los pobres al votar representaran los intereses de las élites y no los suyos.


En esa pedagogía de las élites, el pueblo no contaba más allá de ser un emisor del voto en dirección de intereses contrarios a los suyos. La práctica electoral se circunscribía a que el día de la jornada electoral el ciudadano acudía a las urnas a votar y ya. Previamente, se ponía en marcha toda una maquinaria que de antemano inducía y organizaba la conducta de los votantes para que actuaran en una determinada dirección. El voto se derivaba de esa pedagogía de las élites y para beneficio de ellas.


En México, el sistema de partidos contribuía a esa pedagogía de las élites. El sistema estaba dominado por un modelo en el que, desde el siglo pasado, el presidente de la República se enseñoreaba como cualquier monarca medieval y era él quien imponía sus sucesores a través de un sistema político partidista que avalaba sus decisiones. Los partidos eran una especie de vasallos que, gracias a enormes canonjías, lograban desviar los intereses del pueblo hacia los que demandaba el Monarca en turno.


Pero esa pedagogía de las élites ya no funciona. El pueblo se sobrepuso a ese tipo de prácticas y de estilos pedagógicos de “domar” a la democracia. Desde el pasado, antes de la elección de 2018, el pueblo venía desarrollando un conjunto de acciones que se resistían a aceptar el papel de simples vasallos de la monarquía presidencial sexenal que existía en México y del sistema partidista. Acciones populares que no se circunscriben a la democracia representativa y al sistema de partidos y electoral.


Esos ejercicios apuntan, en primer lugar y, sobre todo, a la ampliación del ejercicio de la democracia más allá de los límites que el sistema presidencial partidista había impuesto circunscribiéndose únicamente al voto. La democracia participativa que ha empezado a asomar en el horizonte es una democracia que amerita que se renueve no solamente el sistema electoral, se cambie al INE, implica cambiar el modelo del sistema político partidista que existe y en el que no cabe la democracia participativa, directa o popular como se le quiera llamar.


El hecho de que por primera vez se juzgue a un expresidente nos coloca en un lugar nuevo de la historia de México, pero escrita con letras mayúsculas en donde dice que es el pueblo el que ha tomado un lugar especial, aunque el hecho se quiera minimizar. No se trata de un simple ejercicio contra los expresidentes porque actuaron en contra de los intereses del pueblo, que ocurrió y de por sí es demasiado grave.


De lo que se trata es de un ejercicio que marcará un antes y un después en la vida democrática de México. En el siglo XX la democracia en México se había quedado en el ejercicio del voto para nombrar gobernantes en todos los niveles de gobierno. Lo que ahora se plantea es una especie de “ejercicio democrático-pedagógico” de carácter popular. Es decir, en una práctica que va a dejar una huella en la manera en que se hace la política en México y a qué intereses debe responder dicho ejercicio.


O los políticos ven los intereses del pueblo o se atendrán a las consecuencias de lo que puede ocurrir con la justicia popular, así sea simplemente un juicio político, ese es el mensaje. Y aquí vale la pena señalar que, si bien está dirigido a los que no supieron gobernar para el pueblo, también es verdad que podrá aplicarse a otros, a los que en el futuro van a gobernar el país. Después de la consulta, los políticos tendrán que pensar muy bien lo que hacen.


En ese sentido, la consulta sentará las bases para que las prácticas de la política en México se modifiquen. Y es que habíamos llegado al punto en el que la política llegó a un punto en el que de los intereses de las élites empresariales y políticas se había pasado a la práctica de convivencia entre el crimen organizado y los políticos, véase los casos de Cabeza de Vaca y el ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval.


La consulta, oxígeno puro para una nueva democracia en México.


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de septiembre de 2021

Secreto a voces | Monumentos, la estética del poder...

Instalar monumentos en calles y avenidas principales de las medianas y grandes metrópolis es una costumbre

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 12 de septiembre de 2021

Secreto a voces | La “cría” de humanos

El tema que deseamos destacar es la crítica que Sloterdijk hace al humanismo

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 05 de septiembre de 2021

Secreto a Voces | Día Internacional de Víctimas de Desapariciones Forzadas

Ya sabemos que tienes esposa y familia. Tengo gente vigilándolos y si tienes dudas ve al jardín, ahí te dejé un recado

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 29 de agosto de 2021

Secreto a voces | A propósito de la conquista y del “Otro”

El “ser” en la filosofía clásica es una categoría de la totalidad

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 15 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Barón de Coubertin, creador de la violencia deportiva simbólica actual

Si la política es la continuación de la guerra por otros medios, el deporte ¿por qué no es exactamente lo mismo?

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 08 de agosto de 2021

Secreto a voces | 7 millones de votos, ¿qué significa?

Por donde quiera que se le quiera ver la consulta sobre el juicio a los ex presidentes ha resultado un éxito

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 01 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Libertador Simón Bolívar

Simón Bolívar era inquieto, mordaz y difícil de someter a una disciplina

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 25 de julio de 2021

Secreto a voces | No zigzaguear…

Los resultados de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político.

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 18 de julio de 2021

Secreto a voces | El nacimiento personal y social

El poder ser no es lo mismo que el “realizarse” y el nacimiento social

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 11 de julio de 2021

Secreto a voces | A tres años, para valorar a 4T

Dice Guillermo Hurtado que cuando AMLO propuso la Cuarta Transformación hizo una lectura correcta del sentimiento de la población mexicana

Rafael Alfaro Izarraraz

Cargar Más