/ domingo 25 de julio de 2021

Secreto a voces | No zigzaguear…

Para quienes creen que los resultados de los comicios de junio en el país o la Ciudad de México constituyen un indicador de que el electorado y el país se corrió hacia el centro y, por tanto, se debe aflojar el paso de la transformación, en virtud de acoplarse a “supuestas” nuevas circunstancias, el Presidente ha respondido con contundencia ante la debilidad de carácter o los análisis mal intencionados políticamente hablando o ingenuos que en política es lo mismo: apretar el paso, no zigzaguear.


Zigzaguear significa seguir un camino que no lleva a un destino de manera directa, sino que quien lo anda debe moverse de la línea y regresar a ella continuamente con el riesgo de que un día se olvide de la línea directa. Para representar el zigzagueo, simbólicamente, algunos portales digitales colocan como ejemplo a la letra Z o a la w. En algunos otros casos toman como símbolo a un sinónimo de zigzaguear que es la palabra “serpentear” como si fuese una “S”, de una serpiente.


Y es que para algunos analistas los resultados sobre todo de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que el país o, en este la caso, la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político. Pasó de la izquierda a un centro político. De donde, erróneamente, creen, deducen, que es necesario amoldar la línea política que sigue la 4t, en política, con la realidad. La 4t debe ser cambiada, esa es la lógica.


Pasar al centro dicen, aunque nunca aclaran estos analistas qué es el centro actualmente. El centro es el PAN, el PRI o el PRD. También pueden ser políticos dentro de la 4t, de alguna de sus corrientes, como es el caso de Ricardo Monreal, sin duda uno de los más visibles operadores de una corriente que juega con sus propias canicas dentro de la 4t. Por supuesto no es el único y mejor no hagamos listas…


El centro, el centro político, se ha desdibujado y no existe más centro político en la actualidad que los que hemos mencionado, la derecha porque el PRI se neoliberalizó lo mismo que el PRD. Hablamos del momento actual, el centro político en términos políticos es la derecha, el PRI, el PAN. Fuera de esas coordenadas está Ricardo Monreal y otros políticos dentro de la 4t. El problema para Los que juegan al interior de la 4t en cuanto se alejen se caen, seguro.


Ante ello, los analistas del zigzagueo, proponen pasar de la línea recta o directa de la Cuarta Transformación, a ejecutar un zigzagueo que empalme el supuesto recorrido hacia el centro con las políticas del obradorismo en el gobierno. Lo que implica modificar las líneas políticas y a los políticos, por supuesto. Líneas zigzagueantes, moderadas, menos radicales quieren decir estos análisis.


Lo interesante de este tipo de análisis es que se hacen justo cuando, después de las elecciones intermedia federales, se arriba a la etapa de la sucesión presidencial. Lo anterior implica, que cualquier zigzagueo en política lleva a colocar en la pista de salida por la candidatura presidencial a un tipo de actor político que se ajuste a las nuevas circunstancias.


En otras palabras, detrás del zigzagueo, del supuesto recorrido hacia el centro de la población y de los electores, la intención lógica es cambiar a los agentes que se mueven en el escenario político y que deben conducir a ahora a la 4t. Apuntar a otro rumbo para satisfacer a un supuesto electorado insatisfecho por supuestos radicalismos, como si la elección de 2018 no hubiese sido contundente en su mensaje: cambiar el rumbo del país.


El movimiento por la transformación (4t) es un movimiento heterogéneo. Existe una corriente moderada, que en realidad no quiere una transformación del tipo al que lleva el obradorismo sustentado en los pobres y en que “el pueblo manda”, están más orientados a un cambio institucional sin tanto que tenga que ver con “intromisiones del pueblo”.


Creen que está bien eso de que el pueblo manda, pero institucionalmente y nada más, que no haga “enojar” a los poseedores del dinero, de equilibrar las fuerzas y no inclinarse tanto hacia la izquierda, el pueblo. Saben que, en este momento, en la segunda etapa del gobierno de Andrés Manuel es el punto en el que se debe actuar para ir colocando las piezas más a modo para una transición orientada.


En los tiempos neoliberales no hubo zigzagueos. Las políticas neoliberales fueron de frente, directas, a fondo, acabaron con medio país, con lo poco que la revolución dejó como herencia. No se tentaron el corazón, aplicaron las políticas antipopulares más increíbles y no dudaron ni un momento en hacerlo. Ahí está el Fobaproa, la guerra contra el narco, los fraudes electorales, etc.


Por fortuna no es la visión de quien encabeza el Ejecutivo y la transformación en México. La verdad, habrá que reconocer esto al presidente. La respuesta de AMLO ha sido contundente, tomar las cosas de manera directa y sobre todo participar de la toma de decisiones de lo que es y ha sido tradicionalmente el corazón de los movimientos de izquierda del país: la Ciudad de México.


La incorporación de Martí Batres al gobierno de la ciudad puede entenderse como una manera de reacomodar las fuerzas políticas, pero, inevitablemente, toca a la sucesión presidencial. El bastión de la izquierda mexicana como lo es la Ciudad de México no pasará por zigzagueos. Continuará una línea directa hacia la transformación vía la 4t. No habrá concesiones a la derecha ni al nacionalismo y el izquierdismo neoliberal.


El mensaje y las decisiones políticas que se han tomado sobre la capital son un claro ejemplo de que el zigzagueo político no tiene cabida por lo menos en el actual gobierno de la 4t y tampoco lo tendrá en el ex DF. El senador Ricardo Monreal, el más zigzagueante de los operadores políticos de la 4t, quien favoreció a candidatos de la alianza del PRIANRD y logró el debilitamiento de la 4t en la capital, acabó con su futuro político dentro del obradorismo.


Pero no han sido las decisiones de gabinete las más importantes que ha tomado el presidente con respecto a los resultados electorales y los incidentes ahí ocurridos. Lo más importante ha sido la decisión con que ha afrontado el mensaje de las elecciones intermedias: son parte de la disputa por el poder con a quien él llama conservadores, por lo que no se debe ceder ni un paso, ni un milímetro en esta lucha, que la 4t va, que el pueblo manda y no existe retorno al pasado, por lo menos no en su gobierno.


En línea recta, apretar el paso, dice López Obrador, no zigzaguear…


Para quienes creen que los resultados de los comicios de junio en el país o la Ciudad de México constituyen un indicador de que el electorado y el país se corrió hacia el centro y, por tanto, se debe aflojar el paso de la transformación, en virtud de acoplarse a “supuestas” nuevas circunstancias, el Presidente ha respondido con contundencia ante la debilidad de carácter o los análisis mal intencionados políticamente hablando o ingenuos que en política es lo mismo: apretar el paso, no zigzaguear.


Zigzaguear significa seguir un camino que no lleva a un destino de manera directa, sino que quien lo anda debe moverse de la línea y regresar a ella continuamente con el riesgo de que un día se olvide de la línea directa. Para representar el zigzagueo, simbólicamente, algunos portales digitales colocan como ejemplo a la letra Z o a la w. En algunos otros casos toman como símbolo a un sinónimo de zigzaguear que es la palabra “serpentear” como si fuese una “S”, de una serpiente.


Y es que para algunos analistas los resultados sobre todo de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que el país o, en este la caso, la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político. Pasó de la izquierda a un centro político. De donde, erróneamente, creen, deducen, que es necesario amoldar la línea política que sigue la 4t, en política, con la realidad. La 4t debe ser cambiada, esa es la lógica.


Pasar al centro dicen, aunque nunca aclaran estos analistas qué es el centro actualmente. El centro es el PAN, el PRI o el PRD. También pueden ser políticos dentro de la 4t, de alguna de sus corrientes, como es el caso de Ricardo Monreal, sin duda uno de los más visibles operadores de una corriente que juega con sus propias canicas dentro de la 4t. Por supuesto no es el único y mejor no hagamos listas…


El centro, el centro político, se ha desdibujado y no existe más centro político en la actualidad que los que hemos mencionado, la derecha porque el PRI se neoliberalizó lo mismo que el PRD. Hablamos del momento actual, el centro político en términos políticos es la derecha, el PRI, el PAN. Fuera de esas coordenadas está Ricardo Monreal y otros políticos dentro de la 4t. El problema para Los que juegan al interior de la 4t en cuanto se alejen se caen, seguro.


Ante ello, los analistas del zigzagueo, proponen pasar de la línea recta o directa de la Cuarta Transformación, a ejecutar un zigzagueo que empalme el supuesto recorrido hacia el centro con las políticas del obradorismo en el gobierno. Lo que implica modificar las líneas políticas y a los políticos, por supuesto. Líneas zigzagueantes, moderadas, menos radicales quieren decir estos análisis.


Lo interesante de este tipo de análisis es que se hacen justo cuando, después de las elecciones intermedia federales, se arriba a la etapa de la sucesión presidencial. Lo anterior implica, que cualquier zigzagueo en política lleva a colocar en la pista de salida por la candidatura presidencial a un tipo de actor político que se ajuste a las nuevas circunstancias.


En otras palabras, detrás del zigzagueo, del supuesto recorrido hacia el centro de la población y de los electores, la intención lógica es cambiar a los agentes que se mueven en el escenario político y que deben conducir a ahora a la 4t. Apuntar a otro rumbo para satisfacer a un supuesto electorado insatisfecho por supuestos radicalismos, como si la elección de 2018 no hubiese sido contundente en su mensaje: cambiar el rumbo del país.


El movimiento por la transformación (4t) es un movimiento heterogéneo. Existe una corriente moderada, que en realidad no quiere una transformación del tipo al que lleva el obradorismo sustentado en los pobres y en que “el pueblo manda”, están más orientados a un cambio institucional sin tanto que tenga que ver con “intromisiones del pueblo”.


Creen que está bien eso de que el pueblo manda, pero institucionalmente y nada más, que no haga “enojar” a los poseedores del dinero, de equilibrar las fuerzas y no inclinarse tanto hacia la izquierda, el pueblo. Saben que, en este momento, en la segunda etapa del gobierno de Andrés Manuel es el punto en el que se debe actuar para ir colocando las piezas más a modo para una transición orientada.


En los tiempos neoliberales no hubo zigzagueos. Las políticas neoliberales fueron de frente, directas, a fondo, acabaron con medio país, con lo poco que la revolución dejó como herencia. No se tentaron el corazón, aplicaron las políticas antipopulares más increíbles y no dudaron ni un momento en hacerlo. Ahí está el Fobaproa, la guerra contra el narco, los fraudes electorales, etc.


Por fortuna no es la visión de quien encabeza el Ejecutivo y la transformación en México. La verdad, habrá que reconocer esto al presidente. La respuesta de AMLO ha sido contundente, tomar las cosas de manera directa y sobre todo participar de la toma de decisiones de lo que es y ha sido tradicionalmente el corazón de los movimientos de izquierda del país: la Ciudad de México.


La incorporación de Martí Batres al gobierno de la ciudad puede entenderse como una manera de reacomodar las fuerzas políticas, pero, inevitablemente, toca a la sucesión presidencial. El bastión de la izquierda mexicana como lo es la Ciudad de México no pasará por zigzagueos. Continuará una línea directa hacia la transformación vía la 4t. No habrá concesiones a la derecha ni al nacionalismo y el izquierdismo neoliberal.


El mensaje y las decisiones políticas que se han tomado sobre la capital son un claro ejemplo de que el zigzagueo político no tiene cabida por lo menos en el actual gobierno de la 4t y tampoco lo tendrá en el ex DF. El senador Ricardo Monreal, el más zigzagueante de los operadores políticos de la 4t, quien favoreció a candidatos de la alianza del PRIANRD y logró el debilitamiento de la 4t en la capital, acabó con su futuro político dentro del obradorismo.


Pero no han sido las decisiones de gabinete las más importantes que ha tomado el presidente con respecto a los resultados electorales y los incidentes ahí ocurridos. Lo más importante ha sido la decisión con que ha afrontado el mensaje de las elecciones intermedias: son parte de la disputa por el poder con a quien él llama conservadores, por lo que no se debe ceder ni un paso, ni un milímetro en esta lucha, que la 4t va, que el pueblo manda y no existe retorno al pasado, por lo menos no en su gobierno.


En línea recta, apretar el paso, dice López Obrador, no zigzaguear…


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de septiembre de 2021

Secreto a voces | Monumentos, la estética del poder...

Instalar monumentos en calles y avenidas principales de las medianas y grandes metrópolis es una costumbre

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 12 de septiembre de 2021

Secreto a voces | La “cría” de humanos

El tema que deseamos destacar es la crítica que Sloterdijk hace al humanismo

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 05 de septiembre de 2021

Secreto a Voces | Día Internacional de Víctimas de Desapariciones Forzadas

Ya sabemos que tienes esposa y familia. Tengo gente vigilándolos y si tienes dudas ve al jardín, ahí te dejé un recado

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 29 de agosto de 2021

Secreto a voces | A propósito de la conquista y del “Otro”

El “ser” en la filosofía clásica es una categoría de la totalidad

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 15 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Barón de Coubertin, creador de la violencia deportiva simbólica actual

Si la política es la continuación de la guerra por otros medios, el deporte ¿por qué no es exactamente lo mismo?

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 08 de agosto de 2021

Secreto a voces | 7 millones de votos, ¿qué significa?

Por donde quiera que se le quiera ver la consulta sobre el juicio a los ex presidentes ha resultado un éxito

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 01 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Libertador Simón Bolívar

Simón Bolívar era inquieto, mordaz y difícil de someter a una disciplina

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 25 de julio de 2021

Secreto a voces | No zigzaguear…

Los resultados de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político.

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 18 de julio de 2021

Secreto a voces | El nacimiento personal y social

El poder ser no es lo mismo que el “realizarse” y el nacimiento social

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 11 de julio de 2021

Secreto a voces | A tres años, para valorar a 4T

Dice Guillermo Hurtado que cuando AMLO propuso la Cuarta Transformación hizo una lectura correcta del sentimiento de la población mexicana

Rafael Alfaro Izarraraz

Cargar Más