/ domingo 23 de mayo de 2021

Secreto a voces | Vacunas y "privilegi"

La tecnología no es solamente tecnología a secas. Hoy, la tecnología está íntimamente asociada con la vida nos guste o no, pero también está vinculada a un cúmulo de intereses relacionados con los grupos que dominan el contexto en el que la tecnología se aplica como en nuestra época, a la vida. Lo que nos lleva a tratar de comprender la relación actual que existe entre los intereses que giran en torno a la biotecnología, el uso de patentes y la crisis de una sociedad, la occidental, que vive a costa de una supuesta humanización del mundo. En los últimos dos siglos la realidad ha hecho más complejo patentar el conocimiento porque lo que ha ocurrido es una privatización de éste debido a la incorporación de la vida a los derechos tecnológicos de las empresas. Lo anterior, ha dejado atrás al idílico científico e inventor individualizado ahora al servicio de las multinacionales (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


La sola mención de que se estableciera una norma que, como excepción por la pandemia, socializara el uso de las fórmulas para producir vacunas y que de esa manera todas las naciones tuvieran acceso a ellas, puso a temblar los capitanes de la industria que ahora produce los biológicos para atenuar la pandemia mundial que vivimos. Las bolsas de valores donde cotizan estas empresas experimentaron una sacudida momentánea que dice mucho de lo que está en el fondo: el monopolio del conocimiento que estas empresas ejercen sobre el saber y la vida misma como lo acabamos de comprobar, pero como un bien privado o sometido a las ganancias. Aunque existen diversas modalidades de las patentes, en general se pueden conceptualizar con el término de “protección intelectual” (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


El origen del otorgamiento de patentes en el mundo se inició en las ciudades italianas que ejercieron el comercio marítimo. Esta experiencia se incrementó luego de la Revolución francesa y se extendió a Inglaterra y Estados Unidos y más tarde al mundo. El propósito original fue proteger los derechos de aquellas personas que descubrían algo nuevo y que podría ser susceptible de reproducirse y obteniendo beneficios económicos (ver Maidelyn Díaz Pérez, “La propiedad industrial y el sistema de patentes en el mundo de la información”). Dice Viola (Ana María Bonet de Viola, en “La propiedad intelectual como modelo asignativo moderno. Una genealogía crítica de las normas vigentes de acceso al conocimiento”) que: “Estos avances teóricos que posibilitaron un abultado desarrollo tecnológico, simplificaron de diversas maneras la vida cotidiana humana produciendo más bienestar y generando a su vez un proceso de valorización del conocimiento y la tecnología, que los transformó en objetos preciados y así también, en factores de poder ... Esta valorización del conocimiento y de las tecnologías dio lugar a las primeras patentes conocidas, otorgadas en Venecia, a partir de 1474 y a los primeros monopolios para inventores establecidos en Gran Bretaña a partir de 1623…” sirvieran más tarde para garantizar el monopolio del saber a la gran empresa capitalista”.


En ese mismo sentido, Díaz y Folguera señalan que el punto es que las patentes eran otorgadas para proteger privilegios monopólicos sobre la aplicación de algún tipo de tecnología que no distinguía entre la venta de telas o realmente la aplicación de una tecnología nueva. Tecnología y conocimiento están relativamente disociadas cuando aparece la idea de las patentes, por ello los privilegios que se otorgaban era generalmente de tipo monopólico. Con el tiempo se distinguió la diferencia entre comercio e invento y aparece el autor del invento como figura especial dada la relevancia que toman en algunas naciones (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


Con el tiempo la diferencia entre invento y descubrimiento tiende a anularse (la creación de algo nuevo generalmente vinculado a la tecnología, lo inerte, se patentiza: el motor; el descubrimiento, relativo a lo que ya existe, pero no se aprecia y alguien lo visibiliza, no se patentiza: la antropología, por ejemplo). Con la consolidación del sistema industrial de producción la empresa generó la necesidad de privatizar el conocimiento, que se fusionó con el descubrimiento de nuevas tecnologías antes relativamente disociado. Durante el renacimiento y la modernidad se consolidó un modelo para el que “todo lo que estaba bajo el sol” (dice Ana María Bonet de Viola, en “La propiedad intelectual como modelo asignativo moderno. Una genealogía crítica de las normas vigentes de acceso al conocimiento”) podría ser privatizado. De acuerdo con Viola, el surgimiento de las universidades, la profesionalización de la docencia y el surgimiento de la ciencia hicieron del conocimiento un medio aplicable a la vida cotidiana que poco a poco fue valorizándose. La simplificación de la vida y la solución de tantos problemas que aquejaban a la sociedad puso a la ciencia en un lugar privilegiado.


Las naciones ricas establecieron a nivel mundial un conjunto de reglas relativas a la protección de los derechos de invención con el fin de proteger las ventajas que le otorga en el comercio mundial y como un mecanismo de imposición de una relación-distinción entre las grandes potencias y las de menor desarrollo. La aparición de la ciencia y del método científico creó las condiciones culturales óptimas para que el “humano” interviniera en la naturaleza y se apropiara de ella, sin suponer al mismo tiempo que la acción de apropiarse de la naturaleza llevaría al camino de que el hombre fuera víctima de esos procesos. Al intervenir en la naturaleza también inicia la era en la que la vida se incorpora como tecnología y susceptible de ser patentizada. Se inicia en general en la naturaleza, pero de manera particular en la agricultura con el ejercicio de ciertos privilegios (patentes) sobre la naturaleza de las semillas, las plantas y los animales, apoyados en la genética y la biología molecular. De ahí se dio el salto a la genética humana y la biología molecular. A nivel cultural, surgen los filósofos que le dan legitimidad a la tecnologización de la vida (Sloterdijk, entre ellos).


La tecnología no es solamente tecnología a secas. Hoy, la tecnología está íntimamente asociada con la vida nos guste o no, pero también está vinculada a un cúmulo de intereses relacionados con los grupos que dominan el contexto en el que la tecnología se aplica como en nuestra época, a la vida. Lo que nos lleva a tratar de comprender la relación actual que existe entre los intereses que giran en torno a la biotecnología, el uso de patentes y la crisis de una sociedad, la occidental, que vive a costa de una supuesta humanización del mundo. En los últimos dos siglos la realidad ha hecho más complejo patentar el conocimiento porque lo que ha ocurrido es una privatización de éste debido a la incorporación de la vida a los derechos tecnológicos de las empresas. Lo anterior, ha dejado atrás al idílico científico e inventor individualizado ahora al servicio de las multinacionales (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


La sola mención de que se estableciera una norma que, como excepción por la pandemia, socializara el uso de las fórmulas para producir vacunas y que de esa manera todas las naciones tuvieran acceso a ellas, puso a temblar los capitanes de la industria que ahora produce los biológicos para atenuar la pandemia mundial que vivimos. Las bolsas de valores donde cotizan estas empresas experimentaron una sacudida momentánea que dice mucho de lo que está en el fondo: el monopolio del conocimiento que estas empresas ejercen sobre el saber y la vida misma como lo acabamos de comprobar, pero como un bien privado o sometido a las ganancias. Aunque existen diversas modalidades de las patentes, en general se pueden conceptualizar con el término de “protección intelectual” (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


El origen del otorgamiento de patentes en el mundo se inició en las ciudades italianas que ejercieron el comercio marítimo. Esta experiencia se incrementó luego de la Revolución francesa y se extendió a Inglaterra y Estados Unidos y más tarde al mundo. El propósito original fue proteger los derechos de aquellas personas que descubrían algo nuevo y que podría ser susceptible de reproducirse y obteniendo beneficios económicos (ver Maidelyn Díaz Pérez, “La propiedad industrial y el sistema de patentes en el mundo de la información”). Dice Viola (Ana María Bonet de Viola, en “La propiedad intelectual como modelo asignativo moderno. Una genealogía crítica de las normas vigentes de acceso al conocimiento”) que: “Estos avances teóricos que posibilitaron un abultado desarrollo tecnológico, simplificaron de diversas maneras la vida cotidiana humana produciendo más bienestar y generando a su vez un proceso de valorización del conocimiento y la tecnología, que los transformó en objetos preciados y así también, en factores de poder ... Esta valorización del conocimiento y de las tecnologías dio lugar a las primeras patentes conocidas, otorgadas en Venecia, a partir de 1474 y a los primeros monopolios para inventores establecidos en Gran Bretaña a partir de 1623…” sirvieran más tarde para garantizar el monopolio del saber a la gran empresa capitalista”.


En ese mismo sentido, Díaz y Folguera señalan que el punto es que las patentes eran otorgadas para proteger privilegios monopólicos sobre la aplicación de algún tipo de tecnología que no distinguía entre la venta de telas o realmente la aplicación de una tecnología nueva. Tecnología y conocimiento están relativamente disociadas cuando aparece la idea de las patentes, por ello los privilegios que se otorgaban era generalmente de tipo monopólico. Con el tiempo se distinguió la diferencia entre comercio e invento y aparece el autor del invento como figura especial dada la relevancia que toman en algunas naciones (Lucila Díaz y Guillermo Folguera: “Propiedad intelectual y nociones de vida. Relaciones, condiciones de posibilidad y desafíos”).


Con el tiempo la diferencia entre invento y descubrimiento tiende a anularse (la creación de algo nuevo generalmente vinculado a la tecnología, lo inerte, se patentiza: el motor; el descubrimiento, relativo a lo que ya existe, pero no se aprecia y alguien lo visibiliza, no se patentiza: la antropología, por ejemplo). Con la consolidación del sistema industrial de producción la empresa generó la necesidad de privatizar el conocimiento, que se fusionó con el descubrimiento de nuevas tecnologías antes relativamente disociado. Durante el renacimiento y la modernidad se consolidó un modelo para el que “todo lo que estaba bajo el sol” (dice Ana María Bonet de Viola, en “La propiedad intelectual como modelo asignativo moderno. Una genealogía crítica de las normas vigentes de acceso al conocimiento”) podría ser privatizado. De acuerdo con Viola, el surgimiento de las universidades, la profesionalización de la docencia y el surgimiento de la ciencia hicieron del conocimiento un medio aplicable a la vida cotidiana que poco a poco fue valorizándose. La simplificación de la vida y la solución de tantos problemas que aquejaban a la sociedad puso a la ciencia en un lugar privilegiado.


Las naciones ricas establecieron a nivel mundial un conjunto de reglas relativas a la protección de los derechos de invención con el fin de proteger las ventajas que le otorga en el comercio mundial y como un mecanismo de imposición de una relación-distinción entre las grandes potencias y las de menor desarrollo. La aparición de la ciencia y del método científico creó las condiciones culturales óptimas para que el “humano” interviniera en la naturaleza y se apropiara de ella, sin suponer al mismo tiempo que la acción de apropiarse de la naturaleza llevaría al camino de que el hombre fuera víctima de esos procesos. Al intervenir en la naturaleza también inicia la era en la que la vida se incorpora como tecnología y susceptible de ser patentizada. Se inicia en general en la naturaleza, pero de manera particular en la agricultura con el ejercicio de ciertos privilegios (patentes) sobre la naturaleza de las semillas, las plantas y los animales, apoyados en la genética y la biología molecular. De ahí se dio el salto a la genética humana y la biología molecular. A nivel cultural, surgen los filósofos que le dan legitimidad a la tecnologización de la vida (Sloterdijk, entre ellos).


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de septiembre de 2021

Secreto a voces | Monumentos, la estética del poder...

Instalar monumentos en calles y avenidas principales de las medianas y grandes metrópolis es una costumbre

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 12 de septiembre de 2021

Secreto a voces | La “cría” de humanos

El tema que deseamos destacar es la crítica que Sloterdijk hace al humanismo

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 05 de septiembre de 2021

Secreto a Voces | Día Internacional de Víctimas de Desapariciones Forzadas

Ya sabemos que tienes esposa y familia. Tengo gente vigilándolos y si tienes dudas ve al jardín, ahí te dejé un recado

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 29 de agosto de 2021

Secreto a voces | A propósito de la conquista y del “Otro”

El “ser” en la filosofía clásica es una categoría de la totalidad

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 15 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Barón de Coubertin, creador de la violencia deportiva simbólica actual

Si la política es la continuación de la guerra por otros medios, el deporte ¿por qué no es exactamente lo mismo?

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 08 de agosto de 2021

Secreto a voces | 7 millones de votos, ¿qué significa?

Por donde quiera que se le quiera ver la consulta sobre el juicio a los ex presidentes ha resultado un éxito

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 01 de agosto de 2021

Secreto a voces | El Libertador Simón Bolívar

Simón Bolívar era inquieto, mordaz y difícil de someter a una disciplina

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 25 de julio de 2021

Secreto a voces | No zigzaguear…

Los resultados de la ciudad de México que no fueron los que el morenismo esperaba, son un indicador de que la capital se movió, corrió o recorrió hacia el centro político.

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 18 de julio de 2021

Secreto a voces | El nacimiento personal y social

El poder ser no es lo mismo que el “realizarse” y el nacimiento social

Rafael Alfaro Izarraraz

domingo 11 de julio de 2021

Secreto a voces | A tres años, para valorar a 4T

Dice Guillermo Hurtado que cuando AMLO propuso la Cuarta Transformación hizo una lectura correcta del sentimiento de la población mexicana

Rafael Alfaro Izarraraz

Cargar Más