/ martes 5 de mayo de 2020

Sentir

Una emoción es un sentimiento que aparece como reacción ante una situación o como reacción ante un pensamiento. Cuando sentimos y no expresamos lo sentido, nuestro flujo emocional se embota y sufrimos lo que se llama “represión emocional” o “impotencia emocional”. Reprimir las emociones, especialmente si son negativas, hace que se enquisten provocando un estado de continuo malestar. La falta de expresión de las emociones nos aleja de los demás, nos aísla; por tanto, es siempre bueno expresar lo que se siente pero de un modo racional y controlado. Las emociones están ahí, no se pueden desconectar con un interruptor. Lo que podemos hacer es regularlas, controlarlas y modificarlas. Eso es el autocontrol emocional.

No hay emociones malas o buenas, sino negativas (desagradables) o positivas (agradables) de acuerdo a lo que nos provocan cuando las experimentamos.

La mayoría de las personas violentas no tienen conciencia emocional, no perciben, no son capaces de verbalizar o siquiera ponen atención a lo que sienten. Cuando se les pide que digan lo que sienten, les cuesta muchísimo ponerle nombre a la emoción, especialmente si son desagradables o las ubican como las que aprendieron en su rol de “hombres-hombres”: esas que solo sienten las “niñitas, viejas o los debiluchos”.

Su inteligencia emocional es muy limitada. No solo no reconocen sus emociones, tampoco tienen autocontrol emocional y no comprenden lo que sienten las demás personas, es decir, no hay empatía y sus competencias sociales son muy pobres, se limitan a los temas de la vida cotidiana y en los que se sienten fuertes y competentes. ¿De lo que siento? ¡Ni hablar!

  • Aun cuando se nieguen, las emociones se experimentan a veces intensamente; causan reacciones en el cuerpo como sudoración, puños cerrados, sonrisas, subida de temperatura e inclusive enfermedades y dolor. Todo esto tiene consecuencias para la estabilidad individual.

Así pues, las personas violentas normalmente experimentan como precedente a la agresión, y son incapaces de controlar, emociones negativas, como: miedo, ira, tristeza y aversión, vergüenza, sufrimiento, dolor, humillación, celos, rabia, inseguridad, enfado, frustración, ira, nerviosismo, preocupación, y arrepentimiento.

Si nuestras relaciones sociales no son del todo armoniosas, un buen ejercicio es mirarnos al espejo y preguntarnos: ¿qué estoy sintiendo? Comencemos por las emociones positivas como ternura, alegría, gratitud, amor, compasión y esperanza, entre otras; identifiquémoslas e intentemos expresarlas en voz alta. Esto nos ayudará como “entrenamiento” para cuando sea el momento de identificar y expresar las emociones negativas y aprender así a no dejarnos desbordar y caer en la violencia.

Nuestro mundo emocional determina nuestra conducta y nosotros…¿controlamos nuestras emociones o nuestras emociones nos controlan?

Una emoción es un sentimiento que aparece como reacción ante una situación o como reacción ante un pensamiento. Cuando sentimos y no expresamos lo sentido, nuestro flujo emocional se embota y sufrimos lo que se llama “represión emocional” o “impotencia emocional”. Reprimir las emociones, especialmente si son negativas, hace que se enquisten provocando un estado de continuo malestar. La falta de expresión de las emociones nos aleja de los demás, nos aísla; por tanto, es siempre bueno expresar lo que se siente pero de un modo racional y controlado. Las emociones están ahí, no se pueden desconectar con un interruptor. Lo que podemos hacer es regularlas, controlarlas y modificarlas. Eso es el autocontrol emocional.

No hay emociones malas o buenas, sino negativas (desagradables) o positivas (agradables) de acuerdo a lo que nos provocan cuando las experimentamos.

La mayoría de las personas violentas no tienen conciencia emocional, no perciben, no son capaces de verbalizar o siquiera ponen atención a lo que sienten. Cuando se les pide que digan lo que sienten, les cuesta muchísimo ponerle nombre a la emoción, especialmente si son desagradables o las ubican como las que aprendieron en su rol de “hombres-hombres”: esas que solo sienten las “niñitas, viejas o los debiluchos”.

Su inteligencia emocional es muy limitada. No solo no reconocen sus emociones, tampoco tienen autocontrol emocional y no comprenden lo que sienten las demás personas, es decir, no hay empatía y sus competencias sociales son muy pobres, se limitan a los temas de la vida cotidiana y en los que se sienten fuertes y competentes. ¿De lo que siento? ¡Ni hablar!

  • Aun cuando se nieguen, las emociones se experimentan a veces intensamente; causan reacciones en el cuerpo como sudoración, puños cerrados, sonrisas, subida de temperatura e inclusive enfermedades y dolor. Todo esto tiene consecuencias para la estabilidad individual.

Así pues, las personas violentas normalmente experimentan como precedente a la agresión, y son incapaces de controlar, emociones negativas, como: miedo, ira, tristeza y aversión, vergüenza, sufrimiento, dolor, humillación, celos, rabia, inseguridad, enfado, frustración, ira, nerviosismo, preocupación, y arrepentimiento.

Si nuestras relaciones sociales no son del todo armoniosas, un buen ejercicio es mirarnos al espejo y preguntarnos: ¿qué estoy sintiendo? Comencemos por las emociones positivas como ternura, alegría, gratitud, amor, compasión y esperanza, entre otras; identifiquémoslas e intentemos expresarlas en voz alta. Esto nos ayudará como “entrenamiento” para cuando sea el momento de identificar y expresar las emociones negativas y aprender así a no dejarnos desbordar y caer en la violencia.

Nuestro mundo emocional determina nuestra conducta y nosotros…¿controlamos nuestras emociones o nuestras emociones nos controlan?

martes 11 de agosto de 2020

Alexandria

martes 28 de julio de 2020

Detengan esta masacre

martes 14 de julio de 2020

Hombres… muy hombres

martes 30 de junio de 2020

Al tiempo

martes 23 de junio de 2020

¿Yo, sexista?

martes 16 de junio de 2020

Alma florecida

martes 02 de junio de 2020

Armonizada

Cargar Más