/ viernes 8 de noviembre de 2019

Tlaxcala está creciendo

Tlaxcala está creciendo. La evidencia existe, y está al alcance de un click. Si se revisa con atención, la estadística del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal revela que, en el segundo trimestre, 15 estados mostraron números rojos.

No es el caso de nuestra entidad. Su economía avanzó en 4.1%, una décima debajo que Chihuahua, primer lugar del ranking nacional, con 4.2%.

Los estados que tradicionalmente estaban creciendo, aquellos se consideran motores de la economía nacional, están en aprietos. Retroceden.

No es el caso de nuestra entidad. Por segundo trimestre consecutivo, su economía repunta, algo que no ocurre en ocho estados que, según el INEGI, muestran signos de recesión.

Esta evolución favorable de la economía estatal tiene explicación: los sectores productivos, particularmente la industria y los servicios, están creciendo.

En junio, por ejemplo, la actividad industrial creció 18.7%, el nivel más alto dentro del Indicador Mensual de la Actividad Industrial por Entidad Federativa del INEGI.

  • Aquí, el Gobernador ha decidido salir al exterior para promover la inversión en Tlaxcala. Ya no puede ser de otro modo. Que el mandatario estatal decida ir a Italia, Japón, China o Estados Unidos no puede ser una novedad. Es una necesidad.

Al cierre del prime semestre del año, el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco), vinculado a la CMIC, ubicó a Tlaxcala como el segundo estado del país con desempeño en el sector de la construcción, con un aumento del 58.4% en el valor generado por esta industria.

Y en el caso de la industria sin chimeneas, el turismo, el crecimiento promedio anual asciende a 6.9%, muy por encima de la media nacional.

Algo se está haciendo bien, contrario a las voces pesimistas o mal intencionadas que insisten en ver al estado de rodillas, abatido, sin rumbo.

Buena parte del crédito de estos resultados es consecuencia de la confianza de los inversionistas, de los emprendedores y empresarios, que arriesgan su capital para hacer negocios y generar empleo. Eso es indiscutible.

Pero también, una parte importante la juega del gobierno, que buscar que como estado seamos visibles para la inversión privada en México y el mundo.

No es ningún secreto que mandatarios estatales buscan hacer de sus demarcaciones los sitios más atractivos para la inversión. Con estrategia, quieren que las empresas que lleguen a nuestro país se vayan a sus estados.

Eso pasa en Tlaxcala.

Aquí, el Gobernador ha decidido salir al exterior para promover la inversión en Tlaxcala. Ya no puede ser de otro modo. Que el mandatario estatal decida ir a Italia, Japón, China o Estados Unidos no puede ser una novedad. Es una necesidad.

Qué pena que haya políticos, como el dirigente estatal del PRD, que no aprecien los alcances de esta labor. Mientras cuestiona los motivos de los esfuerzos gubernamentales de promoción industrial y turística, pasa por alto las indecencias de los ediles emanados de su partido.

Al final, lo que importan son los resultados, y el INEGI los pone al alcance de todos. Su evidencia es contundente: Tlaxcala está creciendo.

Comentarios: marcosl.tecuapacho@gmail.com

Tlaxcala está creciendo. La evidencia existe, y está al alcance de un click. Si se revisa con atención, la estadística del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal revela que, en el segundo trimestre, 15 estados mostraron números rojos.

No es el caso de nuestra entidad. Su economía avanzó en 4.1%, una décima debajo que Chihuahua, primer lugar del ranking nacional, con 4.2%.

Los estados que tradicionalmente estaban creciendo, aquellos se consideran motores de la economía nacional, están en aprietos. Retroceden.

No es el caso de nuestra entidad. Por segundo trimestre consecutivo, su economía repunta, algo que no ocurre en ocho estados que, según el INEGI, muestran signos de recesión.

Esta evolución favorable de la economía estatal tiene explicación: los sectores productivos, particularmente la industria y los servicios, están creciendo.

En junio, por ejemplo, la actividad industrial creció 18.7%, el nivel más alto dentro del Indicador Mensual de la Actividad Industrial por Entidad Federativa del INEGI.

  • Aquí, el Gobernador ha decidido salir al exterior para promover la inversión en Tlaxcala. Ya no puede ser de otro modo. Que el mandatario estatal decida ir a Italia, Japón, China o Estados Unidos no puede ser una novedad. Es una necesidad.

Al cierre del prime semestre del año, el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco), vinculado a la CMIC, ubicó a Tlaxcala como el segundo estado del país con desempeño en el sector de la construcción, con un aumento del 58.4% en el valor generado por esta industria.

Y en el caso de la industria sin chimeneas, el turismo, el crecimiento promedio anual asciende a 6.9%, muy por encima de la media nacional.

Algo se está haciendo bien, contrario a las voces pesimistas o mal intencionadas que insisten en ver al estado de rodillas, abatido, sin rumbo.

Buena parte del crédito de estos resultados es consecuencia de la confianza de los inversionistas, de los emprendedores y empresarios, que arriesgan su capital para hacer negocios y generar empleo. Eso es indiscutible.

Pero también, una parte importante la juega del gobierno, que buscar que como estado seamos visibles para la inversión privada en México y el mundo.

No es ningún secreto que mandatarios estatales buscan hacer de sus demarcaciones los sitios más atractivos para la inversión. Con estrategia, quieren que las empresas que lleguen a nuestro país se vayan a sus estados.

Eso pasa en Tlaxcala.

Aquí, el Gobernador ha decidido salir al exterior para promover la inversión en Tlaxcala. Ya no puede ser de otro modo. Que el mandatario estatal decida ir a Italia, Japón, China o Estados Unidos no puede ser una novedad. Es una necesidad.

Qué pena que haya políticos, como el dirigente estatal del PRD, que no aprecien los alcances de esta labor. Mientras cuestiona los motivos de los esfuerzos gubernamentales de promoción industrial y turística, pasa por alto las indecencias de los ediles emanados de su partido.

Al final, lo que importan son los resultados, y el INEGI los pone al alcance de todos. Su evidencia es contundente: Tlaxcala está creciendo.

Comentarios: marcosl.tecuapacho@gmail.com