/ lunes 20 de julio de 2020

Tlaxcala pasa a naranja en el semáforo epidemiológico

A partir de esta semana, el semáforo epidemiológico de Covid-19 del Gobierno de México ubica a Tlaxcala en color naranja. Esto significa que, además de las actividades económicas esenciales, se permitirá que las empresas de las actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal, solo si toman en cuenta las medidas de cuidado máximo para las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de coronavirus. También, se abrirán los espacios públicos abiertos con un aforo reducido.

Esta, sin duda, es una muy buena noticia para la población del estado, pues indica que Tlaxcala puede avanzar en la reactivación de sus actividades sociales y productivas, en tanto se mantengan, y no se relajen, las medidas sanitarias, desde el lavado de manos permanente y el uso de cubrebocas, hasta los protocolos de salud para negocios y grandes empresas.

El trabajo emprendido por el gobierno estatal ha favorecido que las estimaciones en torno a la atención de la pandemia estén lejos de cumplirse, en beneficio de la población.

De acuerdo con la Secretaría de Salud en el estado (Sesa), hasta el pasado miércoles, 2 mil 281 personas han requerido tratamiento ambulatorio, de 5 mil 189 que se esperaba buscaran atención.

Asimismo, mil 135 personas han necesitado hospitalización sin terapia intensiva, cuando el pronóstico inicial era de 2 mil 162; y apenas 246 personas han requerido hospitalización con terapia intensiva, cuando se preveía que mil 297 lo hicieran.

Además, de las mil 701 defunciones que se esperaban, al 15 de junio solo habían ocurrido 482, y al momento, la disponibilidad de camas de hospitalización general y con ventilador es superior al 50%.

Es así que, al cumplir con los criterios de disponibilidad hospitalaria suficiente, y reducción sostenida en el número de casos que se presentan en la comunidad y de los casos que se hospitalizan, entre otros, Tlaxcala mejora el color del semáforo nacional de Covid-19, y da pie para instrumentar acciones para defender el empleo y sostener la economía, a partir de la coordinación de los tres niveles de gobierno.

Precisamente, durante la semana pasada el gobernador Marco Mena revisó con funcionarios federales, en reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el semáforo epidemiológico de Covid-19 y los protocolos de operación de negocios en torno a la reactivación de actividades económicas para atender a la población ante la pandemia.

Y ahora, con el cambio de rojo a anaranjado en el semáforo epidemiológico, se abren oportunidades para que más personas puedan retomar labores tras la etapa de confinamiento, considerando que el gobierno estatal inició semanas atrás la difusión de lineamientos de seguridad sanitaria que deberán cumplir establecimientos para su reapertura.

Es importante mantener al máximo las medidas de seguridad sanitaria en el hogar y en el trabajo para evitar más enfermos y defunciones. Confiemos en que la población tlaxcalteca asuma con responsabilidad esta situación para que el riesgo de contagios se mantenga al mínimo, porque la emergencia sanitaria aún no termina.

  • Mil 135 personas han necesitado hospitalización sin terapia intensiva, cuando el pronóstico inicial era de 2 mil 162; y apenas 246 personas han requerido hospitalización con terapia intensiva, cuando se preveía que mil 297 lo hicieran.

A partir de esta semana, el semáforo epidemiológico de Covid-19 del Gobierno de México ubica a Tlaxcala en color naranja. Esto significa que, además de las actividades económicas esenciales, se permitirá que las empresas de las actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal, solo si toman en cuenta las medidas de cuidado máximo para las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de coronavirus. También, se abrirán los espacios públicos abiertos con un aforo reducido.

Esta, sin duda, es una muy buena noticia para la población del estado, pues indica que Tlaxcala puede avanzar en la reactivación de sus actividades sociales y productivas, en tanto se mantengan, y no se relajen, las medidas sanitarias, desde el lavado de manos permanente y el uso de cubrebocas, hasta los protocolos de salud para negocios y grandes empresas.

El trabajo emprendido por el gobierno estatal ha favorecido que las estimaciones en torno a la atención de la pandemia estén lejos de cumplirse, en beneficio de la población.

De acuerdo con la Secretaría de Salud en el estado (Sesa), hasta el pasado miércoles, 2 mil 281 personas han requerido tratamiento ambulatorio, de 5 mil 189 que se esperaba buscaran atención.

Asimismo, mil 135 personas han necesitado hospitalización sin terapia intensiva, cuando el pronóstico inicial era de 2 mil 162; y apenas 246 personas han requerido hospitalización con terapia intensiva, cuando se preveía que mil 297 lo hicieran.

Además, de las mil 701 defunciones que se esperaban, al 15 de junio solo habían ocurrido 482, y al momento, la disponibilidad de camas de hospitalización general y con ventilador es superior al 50%.

Es así que, al cumplir con los criterios de disponibilidad hospitalaria suficiente, y reducción sostenida en el número de casos que se presentan en la comunidad y de los casos que se hospitalizan, entre otros, Tlaxcala mejora el color del semáforo nacional de Covid-19, y da pie para instrumentar acciones para defender el empleo y sostener la economía, a partir de la coordinación de los tres niveles de gobierno.

Precisamente, durante la semana pasada el gobernador Marco Mena revisó con funcionarios federales, en reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el semáforo epidemiológico de Covid-19 y los protocolos de operación de negocios en torno a la reactivación de actividades económicas para atender a la población ante la pandemia.

Y ahora, con el cambio de rojo a anaranjado en el semáforo epidemiológico, se abren oportunidades para que más personas puedan retomar labores tras la etapa de confinamiento, considerando que el gobierno estatal inició semanas atrás la difusión de lineamientos de seguridad sanitaria que deberán cumplir establecimientos para su reapertura.

Es importante mantener al máximo las medidas de seguridad sanitaria en el hogar y en el trabajo para evitar más enfermos y defunciones. Confiemos en que la población tlaxcalteca asuma con responsabilidad esta situación para que el riesgo de contagios se mantenga al mínimo, porque la emergencia sanitaria aún no termina.

  • Mil 135 personas han necesitado hospitalización sin terapia intensiva, cuando el pronóstico inicial era de 2 mil 162; y apenas 246 personas han requerido hospitalización con terapia intensiva, cuando se preveía que mil 297 lo hicieran.