/ miércoles 26 de mayo de 2021

Visión Empresarial | Respeto al ciudadano: Fuera manos del Gobierno en la elección

Estamos a poco más de una semana de la elección más grande en la historia de nuestro país, están en juego 21 mil cargos públicos y podrán participar 93.5 millones de votantes potenciales. En el ámbito local la gubernatura, 25 diputaciones locales, de las cuales 15 serán electos por mayoría relativa y 10 por representación proporcional, así como la renovación de 60 ayuntamientos que contemplan presidentes municipales, sindicaturas, regidurías y presidencias de comunidad.

Es mucho lo que está en juego, hoy vemos con preocupación un gesto que deteriora la democracia: la creciente intromisión de los gobiernos en los órdenes federal, estatal y municipal en la elección. La ley electoral es muy clara en cuanto que los gobiernos deben respetar el periodo de veda electoral. Es preocupante que se utilice la posición de Gobierno para denostar a consejeros del Instituto Nacional Electoral o a candidatos de oposición.

La democracia es mucho más que un voto en la urna, implica instituciones respetuosas de la ley y de la crítica, apego irrestricto a los principios de imparcialidad y equidad en la contienda. Hoy, no debe hablarse anacrónicamente de fraude electoral y ese discurso tampoco debe ser el preámbulo para deslegitimar, tras la jornada electoral, los resultados. La democracia es frágil -es tarea de todos cuidarla y consolidarla- por lo que exigimos a las autoridades que saquen las manos de la elección. Las elecciones las hacemos todos, contamos con un árbitro electoral confiable y no es tarea de los gobiernos incidir en la elección.

Un ejemplo de ello es que desde el inicio de la presente administración diversos colectivos alertaron por la creación de una figura con visos de inconstitucionalidad como la de los "Superdelegados" que serían interlocutores con los gobiernos locales y encargados de la política social en las entidades. Esta figura entraña la posibilidad de utilizar la política social con fines político-electorales y fue impugnada ante la Suprema Corte.

Asimismo, hoy vemos que se ha puesto en evidencia la falta de autonomía de la Fiscalía General de la República al utilizarla como "arma política" y exhortarla a que investigue a los candidatos punteros a la gubernatura de Nuevo León por diversos actos considerados como delitos electorales.

El INE apercibió al presidente por el uso reiterado de la conferencia matutina para realizar pronunciamientos que pueden considerarse propaganda gubernamental en tiempos de campaña, conductas que contravienen al artículo 41 constitucional. Se ha ignorado la petición para que se abstenga de difundir logros de gobierno, incluyendo programas sociales, obra pública, e incluso emitir cualquier tipo de información que pueda incidir en las preferencias.

Ante estos riesgos y otros más existentes, en el sector patronal fomentamos la participación ciudadana y la promoción de los valores democráticos. Hemos implementado el proyecto Participo, Voto y Exijo cuyas propuestas están enfocadas en cuatro ejes principales: Voto razonado e Informado, Observadores electorales, Manifiesto México y Debates ciudadanos.

Nuestro llamado es para que todas las autoridades, en todos los órdenes de gobierno, respeten y acaten la ley. Deben sacar las manos de la elección. La intromisión directa o indirecta de los gobernantes -y más con el uso de recursos públicos- en una elección viola el principio de imparcialidad que se establece en el artículo 134 de la Constitución, no debe haber cabida a la tentación de influir indebidamente en los electores.

Nuestro llamado también es a los ciudadanos para que gocen plenamente de su derecho a votar, a elegir qué persona y qué partido quieren que los gobierne. Insistimos, es mucho lo que está en juego, pero con elecciones limpias, libres y justas quien gana es la sociedad.

Este próximo 6 de junio, participa y vota. En tus manos está decidir el Tlaxcala y México que quieres.

* Presidente de la COPARMEX Tlaxcala

Estamos a poco más de una semana de la elección más grande en la historia de nuestro país, están en juego 21 mil cargos públicos y podrán participar 93.5 millones de votantes potenciales. En el ámbito local la gubernatura, 25 diputaciones locales, de las cuales 15 serán electos por mayoría relativa y 10 por representación proporcional, así como la renovación de 60 ayuntamientos que contemplan presidentes municipales, sindicaturas, regidurías y presidencias de comunidad.

Es mucho lo que está en juego, hoy vemos con preocupación un gesto que deteriora la democracia: la creciente intromisión de los gobiernos en los órdenes federal, estatal y municipal en la elección. La ley electoral es muy clara en cuanto que los gobiernos deben respetar el periodo de veda electoral. Es preocupante que se utilice la posición de Gobierno para denostar a consejeros del Instituto Nacional Electoral o a candidatos de oposición.

La democracia es mucho más que un voto en la urna, implica instituciones respetuosas de la ley y de la crítica, apego irrestricto a los principios de imparcialidad y equidad en la contienda. Hoy, no debe hablarse anacrónicamente de fraude electoral y ese discurso tampoco debe ser el preámbulo para deslegitimar, tras la jornada electoral, los resultados. La democracia es frágil -es tarea de todos cuidarla y consolidarla- por lo que exigimos a las autoridades que saquen las manos de la elección. Las elecciones las hacemos todos, contamos con un árbitro electoral confiable y no es tarea de los gobiernos incidir en la elección.

Un ejemplo de ello es que desde el inicio de la presente administración diversos colectivos alertaron por la creación de una figura con visos de inconstitucionalidad como la de los "Superdelegados" que serían interlocutores con los gobiernos locales y encargados de la política social en las entidades. Esta figura entraña la posibilidad de utilizar la política social con fines político-electorales y fue impugnada ante la Suprema Corte.

Asimismo, hoy vemos que se ha puesto en evidencia la falta de autonomía de la Fiscalía General de la República al utilizarla como "arma política" y exhortarla a que investigue a los candidatos punteros a la gubernatura de Nuevo León por diversos actos considerados como delitos electorales.

El INE apercibió al presidente por el uso reiterado de la conferencia matutina para realizar pronunciamientos que pueden considerarse propaganda gubernamental en tiempos de campaña, conductas que contravienen al artículo 41 constitucional. Se ha ignorado la petición para que se abstenga de difundir logros de gobierno, incluyendo programas sociales, obra pública, e incluso emitir cualquier tipo de información que pueda incidir en las preferencias.

Ante estos riesgos y otros más existentes, en el sector patronal fomentamos la participación ciudadana y la promoción de los valores democráticos. Hemos implementado el proyecto Participo, Voto y Exijo cuyas propuestas están enfocadas en cuatro ejes principales: Voto razonado e Informado, Observadores electorales, Manifiesto México y Debates ciudadanos.

Nuestro llamado es para que todas las autoridades, en todos los órdenes de gobierno, respeten y acaten la ley. Deben sacar las manos de la elección. La intromisión directa o indirecta de los gobernantes -y más con el uso de recursos públicos- en una elección viola el principio de imparcialidad que se establece en el artículo 134 de la Constitución, no debe haber cabida a la tentación de influir indebidamente en los electores.

Nuestro llamado también es a los ciudadanos para que gocen plenamente de su derecho a votar, a elegir qué persona y qué partido quieren que los gobierne. Insistimos, es mucho lo que está en juego, pero con elecciones limpias, libres y justas quien gana es la sociedad.

Este próximo 6 de junio, participa y vota. En tus manos está decidir el Tlaxcala y México que quieres.

* Presidente de la COPARMEX Tlaxcala