/ miércoles 16 de junio de 2021

Ya inició la recolección de hongos silvestres en comunidades de Tlaxcala

Gracias a las lluvias, esta tradición ancestral se mantiene en las zonas rurales y montañosas del estado

Con la llegada del temporal de lluvias en las zonas rurales y montañosas de Tlaxcala, la población aprovecha para recolectar y consumir hongos silvestres, a pesar de que la Secretaría de Salud (Sesa) recomienda no comerlos.

Las familias que llevan muchos años juntándolos, disfrutan de la llegada de las precipitaciones pluviales en la entidad, pues propician el nacimiento de decenas de especies de setas, algunas comestibles, otras venenosas, pero los adultos mayores saben diferenciarlas perfectamente.

En la imagen una especie de hongo silvestre | Jesús Zempoalteca

Entre las especies comestibles se encuentran los llamados Clavitos, los cuales crecen en la base de árboles y en conjunto, su sombrero es muy pequeño, por lo que asemeja bastante a un clavo de metal.

En algunas regiones del estado la población también recolecta el hongo Azul, que a primera vista pareciera sumamente venenoso, pero en realidad es inofensivo y su sabor muy peculiar.

Otro de los hongos que resulta “rendidor” en los platillos de la gastronomía típica local, es la Escobeta o Pata de Pájaro, pues se da al pie de plantas silvestres con espinas, pero que en conjunto suman varios gramos de sabor.

Uno de los preferidos de los tlaxcaltecas es el Tecomate o rojo, que proporciona un gran sabor al guisado de carne de puerco o adobo de conejo, pues su origen es la hojarasca de árbol de encino.

En otras regiones, también valoran mucho el hongo del álamo, el cual se da en árboles que llevan el mismo nombre y el sabor que le da a los alimentos es uno parecido a la madera, según quienes lo han consumido.

Por ejemplo, en las comunidades de Quiahuixtlán, Texantla, San Tadeo y San Mateo, correspondientes a Totolac y Panotla, la ciudadanía se dedica al pastoreo de ganado y aprovecha para recolectar el preciado alimento que se da cada año.

PRECAUCIÓN

De acuerdo al boletín epidemiológico de la Sesa, estima que en Tlaxcala pueden existir entre siete y diez mil especies de hongos, pero hasta el momento se conocen más o menos 600.

Admitió que, debido a esta gran variedad, es tradición su recolección, pero es muy importante conocer a la perfección los diferentes tipos, para evitar el consumo de alguna especie tóxica.

Por esa razón, pidió a la ciudadanía precaución al momento de su consumo o de preferencia no comerlos, pues pueden causar intoxicación y de no ser atendida correctamente puede originar graves afectaciones a la salud e incluso la muerte.

SE RECOMIENDA:

  • Conocer cada hongo por sus características, como su color, olor, forma, tamaño, consistencia, estructuras que presenta y lugar en que crece.

Continúa leyendo:

Con la llegada del temporal de lluvias en las zonas rurales y montañosas de Tlaxcala, la población aprovecha para recolectar y consumir hongos silvestres, a pesar de que la Secretaría de Salud (Sesa) recomienda no comerlos.

Las familias que llevan muchos años juntándolos, disfrutan de la llegada de las precipitaciones pluviales en la entidad, pues propician el nacimiento de decenas de especies de setas, algunas comestibles, otras venenosas, pero los adultos mayores saben diferenciarlas perfectamente.

En la imagen una especie de hongo silvestre | Jesús Zempoalteca

Entre las especies comestibles se encuentran los llamados Clavitos, los cuales crecen en la base de árboles y en conjunto, su sombrero es muy pequeño, por lo que asemeja bastante a un clavo de metal.

En algunas regiones del estado la población también recolecta el hongo Azul, que a primera vista pareciera sumamente venenoso, pero en realidad es inofensivo y su sabor muy peculiar.

Otro de los hongos que resulta “rendidor” en los platillos de la gastronomía típica local, es la Escobeta o Pata de Pájaro, pues se da al pie de plantas silvestres con espinas, pero que en conjunto suman varios gramos de sabor.

Uno de los preferidos de los tlaxcaltecas es el Tecomate o rojo, que proporciona un gran sabor al guisado de carne de puerco o adobo de conejo, pues su origen es la hojarasca de árbol de encino.

En otras regiones, también valoran mucho el hongo del álamo, el cual se da en árboles que llevan el mismo nombre y el sabor que le da a los alimentos es uno parecido a la madera, según quienes lo han consumido.

Por ejemplo, en las comunidades de Quiahuixtlán, Texantla, San Tadeo y San Mateo, correspondientes a Totolac y Panotla, la ciudadanía se dedica al pastoreo de ganado y aprovecha para recolectar el preciado alimento que se da cada año.

PRECAUCIÓN

De acuerdo al boletín epidemiológico de la Sesa, estima que en Tlaxcala pueden existir entre siete y diez mil especies de hongos, pero hasta el momento se conocen más o menos 600.

Admitió que, debido a esta gran variedad, es tradición su recolección, pero es muy importante conocer a la perfección los diferentes tipos, para evitar el consumo de alguna especie tóxica.

Por esa razón, pidió a la ciudadanía precaución al momento de su consumo o de preferencia no comerlos, pues pueden causar intoxicación y de no ser atendida correctamente puede originar graves afectaciones a la salud e incluso la muerte.

SE RECOMIENDA:

  • Conocer cada hongo por sus características, como su color, olor, forma, tamaño, consistencia, estructuras que presenta y lugar en que crece.

Continúa leyendo:

Policiaca

Menor de dos años no desapareció, fue sustraído por su madre y ya lo devolvió: PGJE

El padre del infante denunció a su expareja y por ello fue activado el protocolo de búsqueda ya que el menor se encontraba en un riesgo inminente

Doble Vía

¿Cuántas has visto? Estas son las películas ambientadas en París más famosas de la historia

Desde comedias románticas hasta dramas profundos, París es destino imperdible en el cine

Deportes

Se coronan dos tlaxcaltecas como campeones nacionales de muay thai en el torneo “Una prueba de Fuego”

Los tlaxcaltecas Ricardo Sánchez Torres y Carlos Daniel García Loaiza se impusieron en el torneo celebrado en la capital del estado