imagotipo

El para qué de las reformas electorales

  • Espacio ITE

Mtro. Norberto Sánchez Briones*

Retomo uno de los significados de la palabra “reforma”, que consiste en entenderla como la modificación de una cosa con el fin de mejorarla, lo cual, de entrada, deja claro que cuando uno busca proponer una reforma busca modificar para mejorar. Esto se puede alcanzar al recuperar experiencias y sobre todo al saber escuchar a aquellos que ejecutan las reformas con variantes en las cosas, o en este caso en las reglas electorales. No solo se trata de modificar por modificar, sino también de atender lo que el TET y ITE, consideran realmente necesario para crear o construir nuevas reglas o situaciones que fortalezcan el sistema, en este caso el sistema electoral, a la luz de intereses sociales y nunca por intereses de grupo, particulares o personales.

Cabe señalar que, en fechas pasadas el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), realizó las primeras propuestas a la reforma constitucional local en materia electoral, y a la ley electoral en el Estado. El documento presentado aporta propuestas con el ánimo de coadyuvar con el órgano legislativo, en la adecuación del marco normativo constitucional vigente acorde a una realidad social y política. Éste se basa en la búsqueda del óptimo desempeño del instituto en el desarrollo de sus atribuciones, obligaciones, funciones y fines, que eviten lagunas o interpretaciones ambiguas.

En general se busca que el congreso local revise: los horarios para instalación de casillas; la igualdad de género en postulación de candidaturas a presidencias de comunidad, integración paritaria de Congreso y ayuntamientos; precisiones, como la de separación del financiamiento a partidos políticos que no forme parte del mismo presupuesto del instituto; eliminar el monitoreo de información en medios de comunicación masiva; eliminar la figura de candidaturas comunes; revisar topes de campaña, y hago énfasis en el análisis y atención a la creación del área técnica de igualdad e inclusión; modificación del área de lo contencioso electoral, además de la estructura del Servicio Profesional Electoral Nacional de órganos electorales locales que necesita aterrizarse y puntualizarse en la ley electoral local.

Las propuestas también se justifican en pro de los derechos político electorales del ciudadano, privilegiándolos por sobre los intereses individuales, es por ello que el ITE, tiene interés legítimo y la obligación social de manifestar mediante las propuestas de reforma que considera necesarias e indispensables, para el desarrollo democrático en el Estado y también participar en interlocución para el análisis y reflexión sobre lo que puede ser un vicio o atraso en ideas presentadas a la ligera o con fines que no son los que ahora rigen el sistema electoral mexicano.

Pero la pregunta es: ¿Para qué las reformas electorales propuestas?

Con base en un análisis actual de propuestas e iniciativas realizadas en el Congreso local, órgano garante de la representación pública, a mi parecer se han quedado cortas y no necesariamente reflejan la necesidad de nuestro sistema electoral local para armonizarla al sentido nacional, como ejemplo tenemos el anterior ejercicio sobre la creación de la ley electoral vigente, que fue realizada al vapor, y  que ha sido la fuente de muchas lagunas en las reglas establecidas en el ámbito local.

El día de ayer leía con preocupación una iniciativa que lejos de fortalecer nuestro sistema electoral parece ser, desde mi particular punto de vista, un retroceso para adecuar leyes con perspectivas únicas poco discutidas, pues parecen retomar  aspectos que tenía en los anteriores institutos locales electorales cuando, como algunos comunicadores lo comentaban, eran bolsa de trabajo de los diputados anteriores que partían de cuotas políticas y que con la reforma de 2014 se buscó eliminar y dejar libres a los órganos electorales de intervenciones directas de intereses partidistas o de poderes que disponían en ese entonces de posiciones como moneda de cambio y sin la oportunidad de profesionalización e identidad que es la  verdadera esencia al valor democrático y que no veo reflejadas en la iniciativa de la que me he enterado.

El para qué de las reformas electorales debe tener como premisa primordial el escuchar  a quienes en su momento debemos llevarlas a cabo y en donde se debe privilegiar un asunto que de fortalecer un organismo autónomo en su conjunto,  y no solo a un espacio o área en particular, sino a un instituto garante de la democracia que se integra por varias áreas y direcciones que dan sentido al trabajo que se realiza, verdaderamente apegado a los principios rectores de la función electoral, basada en el apoyo ciudadano quienes son los que en la práctica realmente hacemos los procesos electorales actuales y estamos recibiendo votos, traduciéndolos en la voz de la ciudadanía en su conjunto.

Hoy tenemos como certeza, un sistema que ha corregido vicios e inercias que generaron deterioro institucional, tenemos un órgano electoral que podemos presumir de imparcial, independiente, objetivo, transparente, profesional, y con experiencia que hay que fortalecer y evitar involuciones electorales que nazcan solo de opiniones sin sustento y sin fundamento, hay que evitar que se repliquen situaciones con visiones sesgadas y subjetivas. No tomemos a la ligera el nuevo sistema electoral en Tlaxcala, actuemos con diálogo, análisis y exigencia, para atender realmente la democracia que queremos en Tlaxcala.

* Consejero Electoral del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones