imagotipo

La inclusión de la perspectiva de género: una tarea de los juzgadores

  • Espacio Judicial

 

Lic. Anel Bañuelos Meneses*

El artículo 4 constitucional señala que el hombre y la mujer son iguales ante la ley. El principio de igualdad y no discriminación es un principio fundamental que tutela el Estado mexicano.

De igual forma, el Estado mexicano ha firmado diversos tratados internacionales en la materia que son vinculantes.

La política nacional del Gobierno federal de incluir la perspectiva de género es una prioridad en las políticas, programas y acciones, fomentando la igualdad para erradicar la violencia contra las mujeres.

En el Poder Judicial los impartidores de justicia no están exentos de aplicar también los criterios y principios de igualdad y no discriminación contra las mujeres.

Como muchos autores han considerado, la igualdad no puede ser una dádiva, sino un derecho fundamental que la Constitución otorga, es un principio fundamental de justicia.

Por eso es importante que los impartidores de justicia, como se ha señalado en los acuerdos y pactos internacionales, introduzcan la perspectiva de género, porque los derechos de las mujeres no son un tema exclusivo de ellas, sino una condición para el desarrollo de la sociedad.

Los Jueces y Juezas tienen el compromiso de velar porque las mujeres tengan un verdadero acceso a la justicia, pues las resoluciones judiciales toman en cuenta la circunstancia, el contexto. En una interpretación contemporánea de la ley se considera que la aplicación de la justicia no debe ser ciega ni indiferente, sobre todo en los casos en que está en juego la igualdad y la discriminación contra las mujeres. En ese sentido los jueces están llamados a actuar con firmeza para poner punto final a toda forma de violencia y discriminación contra las mujeres.

La perspectiva de género en el ámbito judicial implica, en  primer lugar, la obligación de que toda mujer que demande el acceso a la justicia sea escuchada, porque el juzgador debe tomar en cuenta que la diferencia no puede ser sinónimo de desigualdad.

Las decisiones de los Jueces, las sentencias y resoluciones son actos de autoridad que tienen un impacto en la vida de las personas, por eso resulta fundamental incluir la perspectiva de género en cada una de las decisiones en las que estén implicados la violación a los derechos fundamentales de las mujeres. Por ello, todo acto de justicia con perspectiva de género es una forma para eliminar las barreras, la discriminación y una forma de hacer realidad lo que el precepto constitucional señala.

El enfoque de igualdad de género en el ámbito judicial es todavía un reto y una tarea pendiente, pues en la actuación cotidiana de los juzgadores prevalecen todavía pensamientos discriminatorios contra las mujeres que se introducen en las resoluciones, afectando de este modo no sólo el derecho personal, sino el desarrollo de una sociedad más igualitaria entre los hombres y las mujeres.

No puede haber resoluciones que sean omisas respecto de introducir la perspectiva de género. Aplicar esta perspectiva permitirá a los juzgadores eliminar las diferencias arbitrarias, desproporcionadas o injustas entre los hombres y las mujeres.

Los juzgadores de Tlaxcala y de todo el país tenemos el reto de hacer efectivo el principio de igualdad y no discriminación.

La sociedad mexicana no es una sociedad igualitaria. Existen enormes diferencias sociales y económicas que obstaculizan hacer realidad el principio de igualdad. Por eso si en el Poder Judicial aplicamos los principios de igualdad en las resoluciones, estaremos colaborando a crear una cultura de la igualdad y la no discriminación así como a la construcción de la democracia, porque sólo mediante esta forma de vida es posible eliminar las diferencias y los abusos en contra de las mujeres.

Desde nuestra trinchera debemos seguir luchando por consolidar los derechos humanos de las mujeres y erradicar la violencia por cuestiones de género.

*Jueza Civil del Distrito Judicial de Zaragoza