imagotipo

Mirar hacia adelante

  • José Alfredo Xicohténcatl

 

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realizó una gira por Tlaxcala para conocer de primera mano la situación de los daños provocados por el sismo del 19 de septiembre en la entidad.

En el atrio de la iglesia de San Felipe, municipio de Ixtacuixtla, indicó que la reconstrucción de más de mil escuelas dañadas en la entidad requerirá una inversión aproximada a los 300 millones de pesos, y que una de las fuentes de financiamiento será la reorientación de recursos del programa “Escuelas al Cien”, para dar atención a los planteles que requieren apoyo urgente.

Por otra parte, señaló que resultaron afectados 133 templos, los cuales, serán reconstruidos, como parte del patrimonio cultural del país, en un lapso de al menos dos años, labor que se llevará a cabo con recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), y de los seguros contratados por el gobierno federal.

Peña Nieto refirió que, si bien había dedicado su presencia a las entidades que resintieron mayormente los efectos de los sismos de septiembre, su administración da seguimiento a las afectaciones en Tlaxcala, en estrecha coordinación con el Gobierno del Estado.

Sin duda, esta gira ratifica el respaldo institucional, sin sesgos partidistas, que el gobierno federal ha dado a las entidades afectadas por la emergencia.

Apenas la semana pasada, los secretarios de Educación y Cultura, Aurelio Nuño y María Cristina García, arribaron al estado para hacer verificaciones en sus respectivos sectores, y compartir un diagnóstico retador, pues son más de 15 mil las escuelas dañadas en el país, y cerca de mil 600 los inmuebles históricos afectados.

Pero en Tlaxcala, particularmente, hay motivos para mantener un ánimo optimista, porque la educación y la cotidianidad no se han visto afectadas, y el Ejecutivo estatal ha aprovechado los instrumentos a su alcance para que acceder a recursos suficientes para la reconstrucción.

Se estima que, a través del programa “Escuelas al 100”, más de 250 millones se destinarán a financiar la reparación de 960 escuelas con daños menores, y otras 61 que requerirán reconstrucciones parciales. A ello se deben añadir más de 58 millones del Fonden, así como 20 millones de origen estatal, a través del Fideicomiso de Atención a Desastres Naturales y el fondo estatal extraordinario de reparación de escuelas, para fortalecer tales labores.

En el caso de las iglesias, se autorizó la aplicación inmediata de 13 millones para intervenir el patrimonio cultural, y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público contempló a 40 municipios dentro de los estímulos fiscales y créditos hipotecarios que otorgará en apoyo a las familias afectadas en sus viviendas y negocios.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, aseguró que el gobierno federal coadyuvará en la recuperación de inmuebles dañados en Tlaxcala, y la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles, refirió que se podrían destinar 510 mil pesos como subsidio económico para realizar reparaciones menores en 34 casas afectadas.

Todos estos apoyos no son resultado de la causalidad, sino consecuencia de la gestión del Gobernador Marco Mena, quien desde el principio se centró en la búsqueda de soluciones a la contingencia. Y en estos momentos, indudablemente, son importantes para Tlaxcala, que mantiene un comportamiento positivo en sus indicadores de inversión y empleo formal, porque le permiten estar en condiciones de mirar hacia adelante, en pos de sus metas de desarrollo.

Sencillamente, el estado no se puede detener.

Por eso es relevante saber que, a invitación del nuncio apostólico, Franco Coppola, el Gobernador acudirá a la ceremonia de beatificación de los Niños Mártires tlaxcaltecas que se celebrará en El Vaticano, el próximo 15 de octubre.

Su presencia será importante, no solo en términos de la trascendencia de este evento para el pueblo tlaxcalteca, sino porque aprovechará la ocasión para reunirse con empresarios italianos del ramo automotriz.