imagotipo

Obesidad en Tlaxcala, elementos de solución

  • Fernando Flores Macías

Parte tres

Algunos problemas públicos se están volviendo tan crónicos que empatan con el escepticismo del gobierno. Por cada muerte de cáncer de mama, mueren 30 mexicanas por enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en mujeres, en donde el sobrepreso y obesidad son factores primarios.

México es segundo lugar del mundo en obesidad adulta, este problema social, no controlado por el gobierno mexicano, debe poner en alerta a sociedad y medios de comunicación.

Como efecto no identificado del descuido del sobrepeso, se da un cambio en las relaciones interpersonales; padres e hijos, docentes y alumnos, y ciudadanos y gobierno, que junto a la obesidad infantil generalizada ocasionan epidemias infantiles novedosas como:

Una.- Tecnoadicciones y sedentarismo. Dos.- Soledad y desinterés en los infantes. Tres.- Cansancio psicofísico precoz, en conjunto producen “Síndrome de la casa vacía”, debemos “apagar pantallas y encender corazones”, sugiere el especialista Enrique Orschanski.

Urge privilegiar el propósito gubernamental para luchar de frente contra el triángulo perverso: Pobreza, exclusión y desigualdad, esta última impide detectar nuevos casos de diabetes por la falta de acceso a los servicios de salud de muchos tlaxcaltecas.

Si se pretende recuperar la capacidad y eficacia directiva del gobierno, debemos redimensionar el aparato público abriéndolo a la gobernanza, es decir, a la participación ciudadana, para ello habrá que precisar, respecto del problema de la obesidad, el estado de la cuestión “Adecuar la dieta tlaxcalteca para revertir el aumento de sobrepeso” y poder reducir diabetes y derivados, continuamos:

Para este objetivo requerimos varios ingredientes; determinante la voluntad política del gobernador y su equipo de trabajo. Después, la identificación de todos los actores que juegan o participan en el problema.

Definir las dimensiones a trabajar. Establecer estrategia, objetivos, etapas y medios. Decidir una evaluación permanente de resultados y definir una instrumentación eficaz, este tema causa honorarios para cualquier interesado, concediendo cobrar el 80% a resultados.

Repasemos la lista de actores: Médicos y directivos, enfermeros,  administrativos y comités de salud comunitarios, Profesores y directivos del sistema educativo, autoridades municipales, medios de comunicación, laboratorios, centros de investigación, organismos internacionales, fundaciones, compañías farmacéuticas, y empresas de refrescos, comida chatarra y sus expendios.

Después debemos definir una estrategia de armonización de intereses y propósitos, para ello, debemos establecer tres  dimensiones:

A.- La científica y tecnológica, gracias a sus avances, contamos con medicamentos, equipo y técnicas modernas que benefician a los enfermos de manera significativa y nos orientaran sobre dietas alternas.

B.- El componente psicológico y social de su ejercicio y prácticas por parte de médicos, enfermeros y administrativos con las cuales, se establece una relación simbiótica con los pacientes y sus familiares, quienes habrá que convertir en actores promotores para renovar dietas.

C.- Educación para la salud, proponer perfiles adecuados y nueva actitud docente con una materia especifica en la curricula primaria y secundaria para capacitar a niños y adolescentes sobre dos puntos exclusivos: “Ventajas de corregir dieta alimenticia en sus hogares”, y “combatir vida sedentaria” para construir una nueva actitud de vida sana, objetivo de la agenda ONU 2030, comprometida por el gobernador Marco Mena, ya deberíamos empezar.

Cuarta.- Definir estrategia: Si las medidas que tome la autoridad de salud, “no inciden en los hábitos alimenticios no sirve para nada”, esto nos lleva, por orden racional, a orientar todas las acciones al cambio de dieta.

Quinta.- Instrumentación.

El INEGI recomienda recomendar a los gobiernos:

Etiquetar como nocivos para la salud los alimentos con alto contenido de azúcar, sal y grasas.

El congreso debe legislar para controlar publicidad de elementos nocivos a la salud, “es lamentable que la mercadotecnia impulse acciones para el consumo de alimentos que orillan a malos hábitos alimenticios” que enferman a la población.

Debemos rescatar productos valiosos de nuestra cultura alimentaria, alta en vegetales, baja en grasas, evitar refrescos y bebidas azucaradas. El exceso de tacos, fritangas en la dieta diaria perjudica sobre todo a menores y mujeres.

Luchamos contra cuatro décadas de promoción de comida chatarra y bebidas azucaradas en medios masivos que nos cambiaron la dieta, contra ello luchamos y es necesario unificar estado y sociedad para recuperar nuestra dieta y una mejor expectativa de vida….sana.

Bajo esta perspectiva de colaboración conjunta, gobierno abierto o gobernanza, habrá posibilidad de controlar y atemperar los grandes problemas que afectan a la salud social en Tlaxcala.

En una sociedad plural, pretendidamente democrática, bajo el criterio de “Creación de Ciudadanía” CC y gobernanza, como un nivel más alto que la participación electoral, es en esta perspectiva que el gobierno y la sociedad debemos  participar en estos esfuerzos.