imagotipo

El Callejón del Beso: un sitio de amor y tragedia

  • El Sol de Salamanca
  • en Cultura

por Monserrat Caudillo

GUANAJUATO, Gto. (OEM-Informex).– Visitar Guanajuato obliga una parada en el sitio que contiene una de las historias de tragedia y amor más sorprendentes que es El Callejón del Beso, siendo éste uno de los sitios de mayor concurrencia de los visitantes.

Los callejones de la ciudad son uno de sus grandes atractivos, sin embargo, uno de los sitios más concurridos es El Callejón del Beso, el cual lo extremadamente estrecho y unido de balcón a balcón llama más la atención, además es un punto preferido por los enamorados.

Una vez que se visita la ciudad, sin duda la foto del recuerdo acompañado de un beso por cada una de las parejas que lo visita es una de las postales obligadas.

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

El callejón adquiere su nombre de la tragedia de dos enamorados, historia en la que el paso del tiempo ha dado ambigüedad a los nombres, así como datos de los protagonistas, perdurando únicamente la desventura de una joven pareja y el lugar de los hechos, ocurridos probablemente cuando la minería mantenía a la ciudad en todo en su esplendor.

La leyenda refiere que doña Carmen era hija única de un hombre intransigente y violento, doña Carmen era cortejada por su galán, don Luis, que al ser descubierta sobrevinieron el encierro, la amenaza de enviarla a un convento, y lo peor de todo, casarla en España con un viejo y rico noble, con lo que, además, acrecentaría el padre su mermada hacienda.

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

El joven enamorado, al no poder hablar con la joven decidió alquilar la casa de frente en donde el balcón daba a la casa de doña Carmen sitio en el cual pudo reunirse con el hombre de sus sueños.

El padre de doña Carmen al descubrir que su hija se comunicaba con el joven por el balcón y cegado por el coraje, con una daga en la mano, de un solo golpe la clavó en el pecho de su hija.

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

Foto: Crescencio Torres Cuéllar

El cuerpo de doña Carmen se desvaneció inerte mientras Luis la sujetaba delicadamente de la mano sobre la que plasmó un tierno beso, suceso que dio lugar a que a ese callejón se le conozca como El Callejón del Beso.

El dolor de Luis por la pérdida de doña Carmen fue insoportable, llevándolo a tomar la decisión de quitarse la vida arrojándose al tiro principal de una mina. Por esto a este lugar, sin duda unos de los más típicos de nuestra ciudad, se llama El Callejón del Beso.