imagotipo

Los colores de Tlaxcala para José Luis Cuevas

  • Nora Rachel RAMÍREZ
  • en Cultura

 

El ocho de diciembre de 2016 fue la última vez que los tlaxcaltecas supimos de José Luis Cuevas, debido a que ese día se inauguró la exposición “El color del amor”, en el Museo de Arte de Tlaxcala.

El pintor mexicano, reconocido como una de las principales figuras de la Generación de la Ruptura con el muralismo mexicano y uno de los más destacados representantes del neofigurativismo, no llegó a su exhibición por motivos de salud. La exposición se mantuvo hasta el mes de febrero de este año, tiempo en el que por fuentes cercanas al dibujante se sabía que se mantenía en un estado de salud delicado.

Entérate: Adiós al artista rebelde

Su amada Beatriz del Carmen Cuevas, musa y compañera, dedicó en la semblanza de esa muestra armoniosas palabras para los visitantes al museo, en las que compartía cómo conoció y se convirtió en el gran amor de su vida, desde hace 14 años.
En aquel fragmento mostrado durante “El color del amor”, Cuevas escribió que su amada Beatriz del Carmen por ley de vida le sobreviviría muchos años, “ella seguirá pintando. ¿Estaré presente en los cuadros que pinte? Cuando se mire en algún espejo ojalá y mi rostro se refleje”.

En la pieza “Niño jugando a la pelota”, el también escultor mexicano se plasmó en sus años de infancia. / EL SOL DE TLAXCALA

En la pieza “Niño jugando a la pelota”, el también escultor mexicano se plasmó en sus años de infancia. / EL SOL DE TLAXCALA

Rafael Tovar y de Teresa redactó, antes de fallecer (10 de diciembre de 2016), unas palabras para quien considerara “un autor que ha sido centro de gravitación e irradiación por el papel vigoroso que ha desempeñado en el desarrollo de nuestra cultura”.

El desaparecido secretario de Cultura federal dijo en el texto, que se publicó en un catálogo para la exposición antes mencionada, que Cuevas seguía “siendo un representante fundamental de las vanguardias artísticas en México” y “un referente vivo del arte nacional e internacional”.

Del mismo modo, argumentó que el arte de José Luis Cuevas destacó por “el dibujo fino en el que toma como modelos a prostitutas, pordioseros, locos y enfermos, revelando el drama de la degradación humana, reflejo de su paso por la vida desde sus días de infancia en aquella fábrica de papel que fuera su hogar en el Callejo del Triunfo”.

Continúa leyendo: José Luis Cuevas, el pintor que se rebeló en México y en el mundo

Tovar y de Teresa consideraba la presencia de Cuevas como “una fuerza creadora, rebelde, provocadora, inteligente y en constante labor testimonial del México artístico que construyó desde sus obras”.

La noche de ayer la vida del enfant terrible, como se le llegó a conocer, se apagó a la edad de 86 años, de acuerdo con información proporcionada por Magdalena Zavala, coordinadora Nacional de Artes Visuales del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Es importante saber que José Luis Cuevas expuso en la entidad en dos ocasiones, la primera en 2006 con “Animales impuros”, y la segunda en 2016 con “El color del amor”.