/ domingo 27 de junio de 2021

Antonio Artuño dedica novela a la memoria de su amigo Rigo Mora

Antonio Ortuño publicó hace 10 años Ánima, tras la muerte de Rigo Mora, reeditada recientemente

A diez años de su lanzamiento, se reedita Ánima (Planeta, 2021), la ácida novela con la que el escritor tapatío Antonio Ortuño recuerda a su amigo y mentor, el fallecido productor y animador Rigo Mora. Aparece casi simultáneamente a la publicación en España de su nuevo libro de relatos, Esbirros (Páginas de Espuma), descrito como "una exploración del lado humano más oscuro".

En Ánima, el Gato Vera pasa de ser un utilero a un director de culto en crisis ante la muerte de su guía, el Animal Romo. El medio cinematográfico es el telón de fondo de una trama sobre la ambición, que también es un elogio de la amistad.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Desde luego la literatura no es la vida real y tampoco trato de que Ánima sea una recreación de mi vida o de la de nadie, sino recuperar y evocar experiencias", dice en entrevista Antonio Ortuño, que define su relación con Rigo Mora, "quien de todas las maneras fue la inspiración del Animal Romo", el personaje que detona la trama de la novela como de un alumno y su maestro, pero sobre todo, como "el encuentro de dos amigos".

De Rigo Mora, quien murió a los 44 años el 6 de mayo de 2009, dice, "aprendí sobre la creación, sobre el trabajo, para mí fue importantísimo en mi formación como creador. En ese sentido, Ánima es confesamente desde la primera vez que apareció, un homenaje público".

La literatura permitió aliviar "la sensación terrible de vacío", que deja la muerte de un ser querido, y le brindó al autor la posibilidad de retener la presencia de su amigo, "como un eco". En su novela además, hace un severo juicio al medio cinematográfico en el que el protagonista se desenvuelve, entre traiciones de colegas y descalificaciones de sus críticos.

"El campo de la creación, aunque esté dominado por un espíritu industrial, porque de algo tenemos que vivir los creadores, no está motivado por ganar dinero", aclara el autor de La fila india, que también se reeditó este año.

"Uno se está jugando un poco el pescuezo, se está poniendo en un sitio vulnerable. Hay tantas cosas amargas relacionadas a la creación: Competencia, empujones para ver quién llega antes, quién sube más alto. Pero al margen de eso, también hay aspectos que son absolutamente lúdicos, sin otro interés que el de la creación misma, creo que es lo que vale la pena, esos espacios de libertad, aunque lo extra artístico te termine llevando por delante, pero en algún momento hay siempre algo de libre y evocador en crear".

La figura de la crítica es feroz en su novela, aunque en la realidad en su caso ha sido mayormente favorable. "De alguna forma, somos críticos de otros creadores y somos los críticos de nosotros mismos. En Ánima queda claro ese forcejeo que empieza con uno mismo, con la autocrítica y las dudas a veces muy razonadas y otras casi incapacitantes que tiene uno".

Ortuño admite que el papel de los críticos se ha transformado. "Lo mismo que la industria pone un poco contra la pared a los creadores, a los críticos los ha casi exterminado, o los ha arrinconado. Hace 10 años uno veía crítica en los medios y ahora está concentrada en pequeños espacios que resisten en publicaciones culturales y en tuitazos, la crítica se ha reducido a 'me gusta' o 'no me gusta', es una pérdida absoluta, un crítico tiene que razonar, justificar lo que dice y en las redes eso es casi imposible".

En esta novela de hace una década, aparecen dos personajes: el Apache y el Gato Vera, que ilustran lo que vendría después con las redes sociales. El primero acosa al cineasta con mensajes vía email desde el anonimato.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

A diez años de su lanzamiento, se reedita Ánima (Planeta, 2021), la ácida novela con la que el escritor tapatío Antonio Ortuño recuerda a su amigo y mentor, el fallecido productor y animador Rigo Mora. Aparece casi simultáneamente a la publicación en España de su nuevo libro de relatos, Esbirros (Páginas de Espuma), descrito como "una exploración del lado humano más oscuro".

En Ánima, el Gato Vera pasa de ser un utilero a un director de culto en crisis ante la muerte de su guía, el Animal Romo. El medio cinematográfico es el telón de fondo de una trama sobre la ambición, que también es un elogio de la amistad.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Desde luego la literatura no es la vida real y tampoco trato de que Ánima sea una recreación de mi vida o de la de nadie, sino recuperar y evocar experiencias", dice en entrevista Antonio Ortuño, que define su relación con Rigo Mora, "quien de todas las maneras fue la inspiración del Animal Romo", el personaje que detona la trama de la novela como de un alumno y su maestro, pero sobre todo, como "el encuentro de dos amigos".

De Rigo Mora, quien murió a los 44 años el 6 de mayo de 2009, dice, "aprendí sobre la creación, sobre el trabajo, para mí fue importantísimo en mi formación como creador. En ese sentido, Ánima es confesamente desde la primera vez que apareció, un homenaje público".

La literatura permitió aliviar "la sensación terrible de vacío", que deja la muerte de un ser querido, y le brindó al autor la posibilidad de retener la presencia de su amigo, "como un eco". En su novela además, hace un severo juicio al medio cinematográfico en el que el protagonista se desenvuelve, entre traiciones de colegas y descalificaciones de sus críticos.

"El campo de la creación, aunque esté dominado por un espíritu industrial, porque de algo tenemos que vivir los creadores, no está motivado por ganar dinero", aclara el autor de La fila india, que también se reeditó este año.

"Uno se está jugando un poco el pescuezo, se está poniendo en un sitio vulnerable. Hay tantas cosas amargas relacionadas a la creación: Competencia, empujones para ver quién llega antes, quién sube más alto. Pero al margen de eso, también hay aspectos que son absolutamente lúdicos, sin otro interés que el de la creación misma, creo que es lo que vale la pena, esos espacios de libertad, aunque lo extra artístico te termine llevando por delante, pero en algún momento hay siempre algo de libre y evocador en crear".

La figura de la crítica es feroz en su novela, aunque en la realidad en su caso ha sido mayormente favorable. "De alguna forma, somos críticos de otros creadores y somos los críticos de nosotros mismos. En Ánima queda claro ese forcejeo que empieza con uno mismo, con la autocrítica y las dudas a veces muy razonadas y otras casi incapacitantes que tiene uno".

Ortuño admite que el papel de los críticos se ha transformado. "Lo mismo que la industria pone un poco contra la pared a los creadores, a los críticos los ha casi exterminado, o los ha arrinconado. Hace 10 años uno veía crítica en los medios y ahora está concentrada en pequeños espacios que resisten en publicaciones culturales y en tuitazos, la crítica se ha reducido a 'me gusta' o 'no me gusta', es una pérdida absoluta, un crítico tiene que razonar, justificar lo que dice y en las redes eso es casi imposible".

En esta novela de hace una década, aparecen dos personajes: el Apache y el Gato Vera, que ilustran lo que vendría después con las redes sociales. El primero acosa al cineasta con mensajes vía email desde el anonimato.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Local

Se desmarca PRI del fondo para comunas

Consideración de recursos en el presupuesto 2022 desata conflicto entre integrantes de la bancada

Local

Registró Tlaxcala 3 casos positivos y cero defunciones de Covid-19

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Local

Piden partidos seguridad por elección extraordinaria

Representantes de partidos políticos solicitaron reforzar las medidas de seguridad

Municipios

Enardece a sanpablenses desalojo de una familia

Elementos de la SSC apoyaron la diligencia ordenada en Puebla, lo que derivó en momentos de violencia

Municipios

Inoperante planta de tratamiento en Nativitas

Debe estar en uso para no contaminar, considera alcalde

Municipios

Colocan reductores de velocidad en Vía Corta

Son de concreto y tienen el propósito de evitar tragedias viales y dar una seguridad al peatón

Municipios

Solicitan sanear el rastro de Calpulalpan

Pobladores lo catalogan como un lugar insalubre desde hace varios años

Municipios

Pelícanos regresan a su "segunda casa", en la laguna Acuitlapilco

En las frías aguas del otoño aumenta la diversidad de aves y patos

Local

Trasladaron a Tlaxco los restos de Victoria Dorantes la "Patria"

Serán depositados en un mausoleo en la plaza principal