/ domingo 15 de septiembre de 2019

Esconde misticismo danza de “La culebra”

En las fiestas carnestolendas, las cuadrillas del sur de la entidad hacen honor a la danza con las “cuartas”

En el sur del estado, durante el carnaval, es popular la danza de La culebra, en la que los bailarines simulan una batalla usando sendos látigos llamados “cuartas”, cuyas cuerdas emiten un sonido muy parecido a los truenos.

Tepeyanco, Acuitlapilco, Mazatecochco y Papalotla, son las localidades donde se puede apreciar este peculiar baile que esconde misticismo.

Ruby Evelyn Ramírez, cronista de Tepeyanco, relata que hace muchos años vivía en Tepeyanco una hermosa princesa llamada Quiahualoxóchitl, y muchos jóvenes estaban enamorados de ella, pero como era muy orgullosa, los humillaba e ignoraba.

Un día, la joven les externó a sus pretendientes el deseo de una batalla en su nombre y quien resultara ganador, sería el dueño de su corazón.

Como era de esperarse, no tardaron en presentarse frente a su casa varios guerreros que estaban dispuestos a pelear por su amor, sin temor a morir en el intento.

Horrorizado, el pueblo veía los feroces combates de los gladiadores, por lo que decidieron ir a ver al señor de Tlaxcala para que impidiera que la doncella siguiera realizando estas atrocidades.

Al escuchar atento las narraciones de los pobladores, el señor Timalli ordenó que Quiahuaxóchitl quedara prisionera en el palacio de su padre Magicatzin, advirtiéndole que, si desobedecía, sería cruelmente castigada. Transcurrido el tiempo, la joven se cansó de su encierro y convenció a un guardia para que la dejara salir, llegando sigilosamente al palacio del señor de Zocotlán, Chechimical, contándole que el guerrero Axayacatzin, la había calumniado frente al rey, y le pidió que la vengara.

Chechimical retó a un duelo a muerte a Axayacatzin, quien era hijo predilecto del sacerdote Iyac, pues creyó todo lo que la malvada doncella le dijo.

Axayactzin murió en el atroz encuentro y su padre, al enterarse, pidió justicia divina al dios, por lo que la princesa fue convertida en culebra chirrionera como castigo por todo el mal que ocasionó.

A pesar de ello, los jóvenes no podían evitar la maldad de Quiahuaxóchitl, en caminos y bosques salía a su paso, por lo que el pueblo pidió a su dios que les diera una manera de poder defenderse de ella, aconsejándoles que usaran un látigo y bailando, solo así la vencieran.

NO DEJES DE LEER


En el sur del estado, durante el carnaval, es popular la danza de La culebra, en la que los bailarines simulan una batalla usando sendos látigos llamados “cuartas”, cuyas cuerdas emiten un sonido muy parecido a los truenos.

Tepeyanco, Acuitlapilco, Mazatecochco y Papalotla, son las localidades donde se puede apreciar este peculiar baile que esconde misticismo.

Ruby Evelyn Ramírez, cronista de Tepeyanco, relata que hace muchos años vivía en Tepeyanco una hermosa princesa llamada Quiahualoxóchitl, y muchos jóvenes estaban enamorados de ella, pero como era muy orgullosa, los humillaba e ignoraba.

Un día, la joven les externó a sus pretendientes el deseo de una batalla en su nombre y quien resultara ganador, sería el dueño de su corazón.

Como era de esperarse, no tardaron en presentarse frente a su casa varios guerreros que estaban dispuestos a pelear por su amor, sin temor a morir en el intento.

Horrorizado, el pueblo veía los feroces combates de los gladiadores, por lo que decidieron ir a ver al señor de Tlaxcala para que impidiera que la doncella siguiera realizando estas atrocidades.

Al escuchar atento las narraciones de los pobladores, el señor Timalli ordenó que Quiahuaxóchitl quedara prisionera en el palacio de su padre Magicatzin, advirtiéndole que, si desobedecía, sería cruelmente castigada. Transcurrido el tiempo, la joven se cansó de su encierro y convenció a un guardia para que la dejara salir, llegando sigilosamente al palacio del señor de Zocotlán, Chechimical, contándole que el guerrero Axayacatzin, la había calumniado frente al rey, y le pidió que la vengara.

Chechimical retó a un duelo a muerte a Axayacatzin, quien era hijo predilecto del sacerdote Iyac, pues creyó todo lo que la malvada doncella le dijo.

Axayactzin murió en el atroz encuentro y su padre, al enterarse, pidió justicia divina al dios, por lo que la princesa fue convertida en culebra chirrionera como castigo por todo el mal que ocasionó.

A pesar de ello, los jóvenes no podían evitar la maldad de Quiahuaxóchitl, en caminos y bosques salía a su paso, por lo que el pueblo pidió a su dios que les diera una manera de poder defenderse de ella, aconsejándoles que usaran un látigo y bailando, solo así la vencieran.

NO DEJES DE LEER


Local

Toman sindicalizados Oficinas de la Sesa

Adheridos a la organización que encabeza Daniel Romero, en demandan del pago de algunas prestaciones

Policiaca

Repartidor de pizza sufre accidente al ir a entregar un pedido, en la capital

Presuntamente un vehículo le cortó la circulación en "El Trébolito"

Local

Realiza Secture reunión de coordinación  de la "Ruta del Pescado de Moctezuma”

Más de mil competidores recorrerán los municipios de Tlaxco y Atlangatepec en la carrera de relevos más antigua de la historia

Moda

¡Viva la Doña! París celebra a la diva María Félix

El diseñador Franck Sorbier tomó inspiración de la herencia yaqui y española de "la Doña"

Local

Visita “Caravana de Día de Reyes” del DIF Estatal Nativitas, Zacualpan y Teolocholco

Sandra Chávez Ruelas compartió momentos de felicidad y diversión con infantes de estas demarcaciones

Local

Realiza Secture reunión de coordinación  de la "Ruta del Pescado de Moctezuma”

Más de mil competidores recorrerán los municipios de Tlaxco y Atlangatepec en la carrera de relevos más antigua de la historia

Local

Toman sindicalizados Oficinas de la Sesa

Adheridos a la organización que encabeza Daniel Romero, en demandan del pago de algunas prestaciones