/ jueves 10 de junio de 2021

Jóvenes sordos se desarrollan en danza

Integrantes del grupo “Luciérnagas” afirman que este sector requiere más espacios y actividades artísticas

Una discapacidad no es una limitante para una persona que desea desarrollarse en el ámbito de las artes, muestra de ello es el taller de danza para sordos en el que participan alrededor de 20 adolescentes tlaxcaltecas, quienes a pesar de no tener el sentido del oído han encontrado la manera de disfrutar del movimiento de su cuerpo y, sobre todo, hacer frente al estigma social.

Durante los fines de semana de junio, las y los jóvenes de entre 16 y 20 años de edad, originarios de diferentes municipios, se reúnen en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal, en la ciudad de Tlaxcala, para formar parte de las clases que imparte Miguel Ángel Rangel, quien es licenciado en danza por la Academia Mexicana de la Danza, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y también intérprete de lenguaje de señas.

Los participantes dejan fluir su cuerpo de forma libre con los ejercicios que Miguel Rangel les indica / Mizpah Zamora | El Sol de Tlaxcala

El proyecto del taller de danza para jóvenes con discapacidad auditiva surgió por interés del propio Miguel Rangel, quien radica en la Ciudad de México pero siempre ha tenido la inquietud de trabajar con personas con discapacidad auditiva, y en Tlaxcala encontró el apoyo del grupo Jóvenes Sordos de Tlaxcala “Luciérnagas”, afiliados a la Federación Mexicana de Sordos.

Con evidente entusiasmo, los participantes dejan fluir su cuerpo de forma libre con los ejercicios que Miguel Rangel les indica con su experiencia como bailarín y coreógrafo. De manera armoniosa mueven las manos, brazos, piernas y exploran la reacción de su cuerpo al interactuar entre compañeros, de tal forma que el taller se convierte en una herramienta para la socialización.

La mayoría de los sordos casi siempre estamos en casa y no tenemos la posibilidad de asistir a actividades culturales, por lo que venir aquí es muy gratificante y benéfico no solo para nuestro cuerpo sino también para nuestra mente,opinó Héctor Olvera Herrera uno de los participantes del taller, quienes charlaron con este Diario gracias a la intérprete Sayuri Romero Morales.

“No escuchamos la música pero la sentimos”

Los jóvenes del taller coincidieron en que más allá de su discapacidad, los prejuicios de la sociedad les han representado una limitante para llevar a cabo actividades cotidianas, por lo que este taller de danza les representa un disfrute y un aliciente.

“Nosotros no escuchamos la música pero sí la sentimos, sentimos la vibración dentro de nuestro cuerpo y por lo tanto el ritmo; incluso hay niveles de sordera y algunas personas alcanzan a percibir algún tipo de sonido”, explicó Adriana Sarillo Tecpa. Durante gran parte de su infancia y adolescencia, José Romero González había sentido la inquietud de bailar, a pesar de que él presenta una discapacidad auditiva profunda desde su nacimiento, sin embargo, su cuerpo le pide el movimiento, como él mismo comparte.

“Descubrir las formas en las que mi cuerpo puede moverse, aprender pasos de baile y sentir la música me hace sentir feliz”, explicó.

Persisten prejuicios hacia los discapacitados

El profesional en danza multidisciplinaria, Miguel Rangel, abundó que su convivencia con jóvenes con esta condición física le ha mostrado que existe mucho desconocimiento de la población sobre las necesidades y las habilidades de las personas con discapacidad, y considera que este hecho hace que no existan los suficientes espacios culturales y artísticos dirigidos especialmente a discapacitados.

“Las personas con discapacidad auditiva viven de manera muy solitaria pues son incomprendidos y abandonados por su propio entorno, lo que afecta a su desarrollo y sobre todo a su autoestima; por eso la intención de este taller es que encuentren la libertad para experimentar el movimiento que les pide su cuerpo y que dejen de lado los prejuicios que muchas personas oyentes tienen”, aseguró Rangel.

Los jóvenes de este taller relataron que en varias ocasiones han sido objeto de burla por parte de personas oyentes por el hecho de tener una inquietud hacia el baile, como lo compartió Adriana Sarillo.

“Muchas veces nos hacen burla y siento que eso es una gran falta de respeto y es ignorancia de la gente, porque nosotros tenemos derecho a las mismas oportunidades. La verdad es que aquí en Tlaxcala no hay actividades culturales para los sordos y hay muchas barreras en este tema” opinó.

El taller de danza para sordos cuenta también con el respaldo de la asociación civil Demej, que representa María Elena Teloxa Díaz, agrupación que se encarga de brindarles material didáctico para las sesiones, así como la gestión del espacio para llevarse a cabo.

Esta actividad es totalmente gratuita y puede participar cualquier persona con discapacidad auditiva en el rango de cualquier edad; las clases se llevan a cabo los sábados y domingos de junio de 9:00 a 11:00 horas en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal en la colonia Loma Xicohténcatl, en la ciudad de Tlaxcala.

PERSISTEN PREJUICIOS

  • Los jóvenes de este taller relataron que en varias ocasiones han sido objeto de burla por parte de personas oyentes por el hecho de tener una inquietud hacia el baile, como lo compartió Adriana Sarillo.

LAS CLASES

  • Se llevan a cabo los sábados y domingos de junio de 9:00 a 11:00 horas en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal en la colonia Loma Xicohténcatl, en la Capital.

Este taller en el que los sordos aprendemos a bailar es difícil de comprender para las personas porque dicen 'cómo un sordo va a bailar', y ahora que tenemos esta oportunidad queremos demostrar que una discapacidad no es una limitación

Adriana Sartillo Tecpa / Integrante del taller de danza para sordos



Escucha el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



No dejes de leer:

Una discapacidad no es una limitante para una persona que desea desarrollarse en el ámbito de las artes, muestra de ello es el taller de danza para sordos en el que participan alrededor de 20 adolescentes tlaxcaltecas, quienes a pesar de no tener el sentido del oído han encontrado la manera de disfrutar del movimiento de su cuerpo y, sobre todo, hacer frente al estigma social.

Durante los fines de semana de junio, las y los jóvenes de entre 16 y 20 años de edad, originarios de diferentes municipios, se reúnen en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal, en la ciudad de Tlaxcala, para formar parte de las clases que imparte Miguel Ángel Rangel, quien es licenciado en danza por la Academia Mexicana de la Danza, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y también intérprete de lenguaje de señas.

Los participantes dejan fluir su cuerpo de forma libre con los ejercicios que Miguel Rangel les indica / Mizpah Zamora | El Sol de Tlaxcala

El proyecto del taller de danza para jóvenes con discapacidad auditiva surgió por interés del propio Miguel Rangel, quien radica en la Ciudad de México pero siempre ha tenido la inquietud de trabajar con personas con discapacidad auditiva, y en Tlaxcala encontró el apoyo del grupo Jóvenes Sordos de Tlaxcala “Luciérnagas”, afiliados a la Federación Mexicana de Sordos.

Con evidente entusiasmo, los participantes dejan fluir su cuerpo de forma libre con los ejercicios que Miguel Rangel les indica con su experiencia como bailarín y coreógrafo. De manera armoniosa mueven las manos, brazos, piernas y exploran la reacción de su cuerpo al interactuar entre compañeros, de tal forma que el taller se convierte en una herramienta para la socialización.

La mayoría de los sordos casi siempre estamos en casa y no tenemos la posibilidad de asistir a actividades culturales, por lo que venir aquí es muy gratificante y benéfico no solo para nuestro cuerpo sino también para nuestra mente,opinó Héctor Olvera Herrera uno de los participantes del taller, quienes charlaron con este Diario gracias a la intérprete Sayuri Romero Morales.

“No escuchamos la música pero la sentimos”

Los jóvenes del taller coincidieron en que más allá de su discapacidad, los prejuicios de la sociedad les han representado una limitante para llevar a cabo actividades cotidianas, por lo que este taller de danza les representa un disfrute y un aliciente.

“Nosotros no escuchamos la música pero sí la sentimos, sentimos la vibración dentro de nuestro cuerpo y por lo tanto el ritmo; incluso hay niveles de sordera y algunas personas alcanzan a percibir algún tipo de sonido”, explicó Adriana Sarillo Tecpa. Durante gran parte de su infancia y adolescencia, José Romero González había sentido la inquietud de bailar, a pesar de que él presenta una discapacidad auditiva profunda desde su nacimiento, sin embargo, su cuerpo le pide el movimiento, como él mismo comparte.

“Descubrir las formas en las que mi cuerpo puede moverse, aprender pasos de baile y sentir la música me hace sentir feliz”, explicó.

Persisten prejuicios hacia los discapacitados

El profesional en danza multidisciplinaria, Miguel Rangel, abundó que su convivencia con jóvenes con esta condición física le ha mostrado que existe mucho desconocimiento de la población sobre las necesidades y las habilidades de las personas con discapacidad, y considera que este hecho hace que no existan los suficientes espacios culturales y artísticos dirigidos especialmente a discapacitados.

“Las personas con discapacidad auditiva viven de manera muy solitaria pues son incomprendidos y abandonados por su propio entorno, lo que afecta a su desarrollo y sobre todo a su autoestima; por eso la intención de este taller es que encuentren la libertad para experimentar el movimiento que les pide su cuerpo y que dejen de lado los prejuicios que muchas personas oyentes tienen”, aseguró Rangel.

Los jóvenes de este taller relataron que en varias ocasiones han sido objeto de burla por parte de personas oyentes por el hecho de tener una inquietud hacia el baile, como lo compartió Adriana Sarillo.

“Muchas veces nos hacen burla y siento que eso es una gran falta de respeto y es ignorancia de la gente, porque nosotros tenemos derecho a las mismas oportunidades. La verdad es que aquí en Tlaxcala no hay actividades culturales para los sordos y hay muchas barreras en este tema” opinó.

El taller de danza para sordos cuenta también con el respaldo de la asociación civil Demej, que representa María Elena Teloxa Díaz, agrupación que se encarga de brindarles material didáctico para las sesiones, así como la gestión del espacio para llevarse a cabo.

Esta actividad es totalmente gratuita y puede participar cualquier persona con discapacidad auditiva en el rango de cualquier edad; las clases se llevan a cabo los sábados y domingos de junio de 9:00 a 11:00 horas en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal en la colonia Loma Xicohténcatl, en la ciudad de Tlaxcala.

PERSISTEN PREJUICIOS

  • Los jóvenes de este taller relataron que en varias ocasiones han sido objeto de burla por parte de personas oyentes por el hecho de tener una inquietud hacia el baile, como lo compartió Adriana Sarillo.

LAS CLASES

  • Se llevan a cabo los sábados y domingos de junio de 9:00 a 11:00 horas en la unidad deportiva Blas Charro Carvajal en la colonia Loma Xicohténcatl, en la Capital.

Este taller en el que los sordos aprendemos a bailar es difícil de comprender para las personas porque dicen 'cómo un sordo va a bailar', y ahora que tenemos esta oportunidad queremos demostrar que una discapacidad no es una limitación

Adriana Sartillo Tecpa / Integrante del taller de danza para sordos



Escucha el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



No dejes de leer:

Policiaca

Actualización: menores de tres meses y dos años murieron junto con sus padres en accidente del Arco Norte

Se eleva a cuatro el número de fallecidos tras el choque de tractocamión y un autobús en Calpulalpan 

Local

Abarrotan jóvenes de Tlaltelulco sedes para recibir su primera vacuna contra Covid-19

Estudiantes solicitan permiso en escuelas para asistir desde temprana hora a recibir el biológico de Pfizer

Doble Vía

Luna de Maíz: Cuándo y dónde ver la última luna llena del verano boreal

Este maravilloso evento astronómico anuncia la llegada del Otoño

Local

Cae granizo del tamaño de una moneda de 10 pesos en zona norte de Tlaxcala

Al momento no se reportan daños y servicios de emergencia ya verifican inmuebles

Policiaca

Actualización: menores de tres meses y dos años murieron junto con sus padres en accidente del Arco Norte

Se eleva a cuatro el número de fallecidos tras el choque de tractocamión y un autobús en Calpulalpan 

New Articles

Trágico accidente: mueren tres personas en choque entre tráiler y un autobús, en el Arco Norte

Las víctimas quedaron prensadas y al momento permanecen en calidad de desconocidas

Sociedad

Disminuyen los migrantes haitianos en Tapachula y otro grupo deja Tamaulipas

Según el Centro de Dignificación Humana han salido 12 mil migrantes haitianos

Sociedad

Baja la participación de mujeres en puestos de tecnología en México

Las mujeres que se desarrollan en el sector tecnológico reciben 30% menos de salario que un compañero varón de la misma profesión.

Doble Vía

Luna de Maíz: Cuándo y dónde ver la última luna llena del verano boreal

Este maravilloso evento astronómico anuncia la llegada del Otoño