/ viernes 30 de agosto de 2019

Resguardan en Cuahuixmatlac, Chiautempan su rica cultura

La comunidad pueblo fundador de Chiautempan, que rendía culto a la diosa Toci, fue poblada por los antiguos tlaxcaltecas en el año 1378

Cuahuixmatlac, ubicado a las faldas del La Malinche y a escasos kilómetros de la cabecera municipal de Chiautempan, es un poblado de relevante importancia histórica para el municipio sarapero, pues de ahí provienen sus primeros fundadores, quienes llegaron a la comunidad en 1378.

La historia cuenta que años después, una intensa tormenta, que causó severos estragos, obligó a los antiguos pobladores de Cuahuixmatlac a abandonar sus hogares y habitar tierras más bajas, dando origen a los seis barrios que, más tarde, conformarían Chiautempan.

Uno de los personajes más sobresalientes de este histórico pueblo es Bartolomé Elayotzin, quien en 1528, junto con Cuatianquiz y Diego Martín Tzontlimatl, señores de los poblados de Tetlahnocan y Tlalcuapan, realizaron el lindero de sus tierras en un paraje de La Malinche, cuyo lugar actualmente lleva el nombre de Tres Cruces.

Tras su muerte, en 1530, su hijo cumple la voluntad de su padre y dona las propiedades al santo patrono San Bartolomé y a su pueblo.

LUGAR DE CULTO A TOCI Y MATLALCUEYE

Dentro del antiguo templo del lugar, dedicado al Apóstol San Bartolomé, se encuentra la estructura de un adoratorio a Toci, a quien los naturales tenían como deidad principal y a Matlalcueye, como diosa del agua, rindiéndoles culto a través de rituales, algunos de ellos, se cree que con sacrificios humanos.

Históricas piezas son exhibidas en el museo de Cuahuixmatlac /ARLED JARILLO

Diosa de los textiles, de la salud, de los temazcales, de las parteras, de los tejedores y de la madre tierra, entre otros, son algunas de las connotaciones que tenía ésta deidad prehispánica.

De acuerdo a datos proporcionados por el historiador Jesús Cortés Ihuilcantzi, los primeros pobladores de origen teochicimecas y olmecas chicalancas, se asentaron a las faldas de la Malinche en el año de 1378, fundando así ese pueblo prehispánico.

Tras la llegada de los españoles a tierras tlaxcaltecas, en 1525 fray Martín de Valencia llegó al sitio para iniciar la evangelización, por lo que decide destruir el basamento piramidal donde se veneraba a la diosa prehispánica Toci para construir con las mismas piedras, la primera ermita donde colocó una imagen de la virgen de Santa Ana.

La palabra Cahuixmatlac proviene del náhuatl “cuahuitl” (árbol o palo); “ixco” (frente o sobre) y “matlactli” (diez), que quiere decir “frente a los diez árboles”.

Con la misma piedra del adoratorio a Toci, se constuyó la primera ermita en honor a Santa Ana /ARLED JARILLO

LEYENDAS

1 Escondite de Fray Martín de Valencia.-

En el fondo de una barranca de San Bartolomé, ubicada a escasas cuadras de la cabecera municipal, se encuentra una pequeña cueva, en la que según versiones de los pobladores, fray Martín de Valencia, ofició las primeras misas en la región en 1524.

2 El gato de San Bartolomé.-

La imagen de San Bartolomé, patrono de Cuahuixmatlac, es representada pisando a un gato, y esto por la creencia de que el diablo se esconde en el cuerpo de un felino. La leyenda dice que cuando suceden cosas malas en el poblado, seguramente es porque el diablo se le escapó al santo patrono.

Se conserva una imagen de San Bartolomé y partes de un retablo tallado en madera /ARLED JARILLO

Preservan su pasado en museo comunitario

Sabedores de la gran riqueza histórica que existe en su comunidad y con la finalidad de darla a conocer tanto a propios y extraños, habitantes de Cuahuixmatlac e integrantes de la mayordomía abrieron recientemente un pequeño museo, en el que se exhiben piezas de índole religiosas y prehispánicas.

Fue así que, con la iniciativa de Desiderio Pérez Morales, se montó una pequeña galería que se encuentra junto a la sacristía de la iglesia vieja; en ella, se pueden apreciar partes del viejo retablo bellamente tallado en madera; una imagen de San Bartolomé del mismo material, algunas piezas que anteriormente adornaban el centro de culto católico.

10 años tiene que fue descubierta una pequeña imagen del dios Tlaloc, que se exhibe en el patio de la portería


La gruta fue utilizada por fray Martin de Valencia en 1524 a su llegada a Cuahuixmatlac /ARLED JARILLO


Conflicto religioso dividió al pueblo

Durante más de 20 años existieron diferencias entre los pobladores ante la edificación de un nuevo templo en honor a su santo patrono, ya que la existente, construida originalmente por fray Martín de Valencia resultaba pequeña para la población del lugar.

Incluso los que estaban a favor del nuevo centro de culto católico eran llamados “tipaneros” y a los que estaban en contra eran apodados los “cornudos” o “contrarios”.

El divisionismo llegó a tal grado que hasta existió un transporte público para cada grupo comenta Delfino Esteban Cuatianquiz, habitante de la comunidad, “hasta entre las familias hubo un distanciamiento por la construcción de la nueva iglesia (…) pero finalmente, pese a las diferencias, se logró construir el nuevo templo a San Bartolomé, agregó.

Durante más de dos décadas, la construcción del nuevo templo mantuvo dividido al pueblo de San Barolomé /ARLED JARILLO

NO DEJES DE LEER


Cuahuixmatlac, ubicado a las faldas del La Malinche y a escasos kilómetros de la cabecera municipal de Chiautempan, es un poblado de relevante importancia histórica para el municipio sarapero, pues de ahí provienen sus primeros fundadores, quienes llegaron a la comunidad en 1378.

La historia cuenta que años después, una intensa tormenta, que causó severos estragos, obligó a los antiguos pobladores de Cuahuixmatlac a abandonar sus hogares y habitar tierras más bajas, dando origen a los seis barrios que, más tarde, conformarían Chiautempan.

Uno de los personajes más sobresalientes de este histórico pueblo es Bartolomé Elayotzin, quien en 1528, junto con Cuatianquiz y Diego Martín Tzontlimatl, señores de los poblados de Tetlahnocan y Tlalcuapan, realizaron el lindero de sus tierras en un paraje de La Malinche, cuyo lugar actualmente lleva el nombre de Tres Cruces.

Tras su muerte, en 1530, su hijo cumple la voluntad de su padre y dona las propiedades al santo patrono San Bartolomé y a su pueblo.

LUGAR DE CULTO A TOCI Y MATLALCUEYE

Dentro del antiguo templo del lugar, dedicado al Apóstol San Bartolomé, se encuentra la estructura de un adoratorio a Toci, a quien los naturales tenían como deidad principal y a Matlalcueye, como diosa del agua, rindiéndoles culto a través de rituales, algunos de ellos, se cree que con sacrificios humanos.

Históricas piezas son exhibidas en el museo de Cuahuixmatlac /ARLED JARILLO

Diosa de los textiles, de la salud, de los temazcales, de las parteras, de los tejedores y de la madre tierra, entre otros, son algunas de las connotaciones que tenía ésta deidad prehispánica.

De acuerdo a datos proporcionados por el historiador Jesús Cortés Ihuilcantzi, los primeros pobladores de origen teochicimecas y olmecas chicalancas, se asentaron a las faldas de la Malinche en el año de 1378, fundando así ese pueblo prehispánico.

Tras la llegada de los españoles a tierras tlaxcaltecas, en 1525 fray Martín de Valencia llegó al sitio para iniciar la evangelización, por lo que decide destruir el basamento piramidal donde se veneraba a la diosa prehispánica Toci para construir con las mismas piedras, la primera ermita donde colocó una imagen de la virgen de Santa Ana.

La palabra Cahuixmatlac proviene del náhuatl “cuahuitl” (árbol o palo); “ixco” (frente o sobre) y “matlactli” (diez), que quiere decir “frente a los diez árboles”.

Con la misma piedra del adoratorio a Toci, se constuyó la primera ermita en honor a Santa Ana /ARLED JARILLO

LEYENDAS

1 Escondite de Fray Martín de Valencia.-

En el fondo de una barranca de San Bartolomé, ubicada a escasas cuadras de la cabecera municipal, se encuentra una pequeña cueva, en la que según versiones de los pobladores, fray Martín de Valencia, ofició las primeras misas en la región en 1524.

2 El gato de San Bartolomé.-

La imagen de San Bartolomé, patrono de Cuahuixmatlac, es representada pisando a un gato, y esto por la creencia de que el diablo se esconde en el cuerpo de un felino. La leyenda dice que cuando suceden cosas malas en el poblado, seguramente es porque el diablo se le escapó al santo patrono.

Se conserva una imagen de San Bartolomé y partes de un retablo tallado en madera /ARLED JARILLO

Preservan su pasado en museo comunitario

Sabedores de la gran riqueza histórica que existe en su comunidad y con la finalidad de darla a conocer tanto a propios y extraños, habitantes de Cuahuixmatlac e integrantes de la mayordomía abrieron recientemente un pequeño museo, en el que se exhiben piezas de índole religiosas y prehispánicas.

Fue así que, con la iniciativa de Desiderio Pérez Morales, se montó una pequeña galería que se encuentra junto a la sacristía de la iglesia vieja; en ella, se pueden apreciar partes del viejo retablo bellamente tallado en madera; una imagen de San Bartolomé del mismo material, algunas piezas que anteriormente adornaban el centro de culto católico.

10 años tiene que fue descubierta una pequeña imagen del dios Tlaloc, que se exhibe en el patio de la portería


La gruta fue utilizada por fray Martin de Valencia en 1524 a su llegada a Cuahuixmatlac /ARLED JARILLO


Conflicto religioso dividió al pueblo

Durante más de 20 años existieron diferencias entre los pobladores ante la edificación de un nuevo templo en honor a su santo patrono, ya que la existente, construida originalmente por fray Martín de Valencia resultaba pequeña para la población del lugar.

Incluso los que estaban a favor del nuevo centro de culto católico eran llamados “tipaneros” y a los que estaban en contra eran apodados los “cornudos” o “contrarios”.

El divisionismo llegó a tal grado que hasta existió un transporte público para cada grupo comenta Delfino Esteban Cuatianquiz, habitante de la comunidad, “hasta entre las familias hubo un distanciamiento por la construcción de la nueva iglesia (…) pero finalmente, pese a las diferencias, se logró construir el nuevo templo a San Bartolomé, agregó.

Durante más de dos décadas, la construcción del nuevo templo mantuvo dividido al pueblo de San Barolomé /ARLED JARILLO

NO DEJES DE LEER


Local

Tlaxcala registró 290 casos positivos de Covid-19

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Local

En el IMSS otorgan Permiso Covid a 122 empleados tlaxcaltecas

La ventaja del permiso es que es en línea y evitan asistir a Módulos Respiratorios: Elías Ayometzi

Local

Crítica, próxima semana: Sesa

Se proyecta que por lo menos el 50 % de los tlaxcaltecas podría estar infectado

Local

Tlaxcala registró 290 casos positivos de Covid-19

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Policiaca

En Yauhquemehcan, abandonan contenedores de residuos peligrosos

El hallazgo generó una amplia movilización de cuerpos de emergencia

Policiaca

Aseguran vehículo en Operación Malinche

El conductor de la unidad no logró acreditar la legal posesión de los troncos de madera que llevaba

Doble Vía

Mezquite, efectivo desparasitante para el ganado de pastoreo

Investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM estudian las propiedades de este árbol

Local

Pactan Sepe y SNTE mejorar transporte

En decálogo, las autoridades determinaron realizar el cambio de autobuses de manera progresiva