/ domingo 13 de octubre de 2019

Todo es historia | Gonzalo Guerrero, padre del mestizaje

De su existencia dan cuenta Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Diego López de Cogolludo y hasta don Bernal, en su verdadera historia

De su existencia dan cuenta Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Diego López de Cogolludo y hasta don Bernal, en su verdadera historia; Carlos Fuentes lo menciona en El Naranjo; incluso José Luis Martínez, en su bien documentada historia de la Conquista “Hernán Cortés” le dedica un capítulo completo.

Más soldado que marino Gonzalo Guerrero nació en Palos de Moguer, de donde zarpó Colón en 1492; fue arcabucero en la conquista de Granada; participó en batallas mediterráneas cerca de Nápoles y en 1510 marchó al nuevo mundo en un grupo comandado por Diego de Nicuesa. Un año después, en un viaje entre el Darién y la isla Fernandina la nave que lo conducía encalló y sus ocupantes perecieron ahogados. Dieciocho sobrevivientes alcanzaron la costa de lo que ahora es Yucatán y fueron atacados por los Tutul xiúes, batalla de la que sólo sobrevivieron Guerrero y un subdiácono franciscano, Gerónimo de Aguilar.

Esclavos de los Tutul xiúes Gerónimo de Aguilar se mantuvo fiel a su cultura y religión pero Guerrero confraternizó con sus captores, les enseñó diferentes formas de ataque y defensa tipo europeo, formaciones de cuadros y columnas, los relevos en las líneas para alternar combate y descanso. Además formó una falange macedónica para derrotar a los Cocomes (enemigos de los Tutul xiúes) con lo cual logró gran prestigio y grado militar.

Se dejó tatuar y hacer mutilaciones, y se casa con la princesa Za azil ha, hija del sabio jefe de la tribu Na Chan Can y con ella procreó tres hijos.

En 1519 desembarca en Cozumel la expedición comandada por Hernán Cortés quien, al enterarse de que había dos españoles en aquellas tierras envía a buscarlos. Aguilar aceptó en tanto que Guerrero prefirió quedarse con los mayas. Gerónimo de Aguilar, incorporado a la expedición de los españoles, es un prodigioso regalo para Cortés, pues dominando la lengua de los mayas, sirve de intérprete al conquistador durante sus incursiones y tratos con los naturales en Yucatán, en lo que hoy es Tabasco y luego en Coatzacoalcos.

Al desembarcar en la Villa Rica de la Vera Cruz su papel se complica pues en esa zona no se habla el maya sino el náhuatl, lengua que Aguilar desconoce. Aquí se entrelaza otro hecho con el que nadie contaba. A su paso por Tabasco, Hernán Cortés había recibido como obsequio del cacique local, a un grupo de muchachas que distribuyó entre sus capitanes. Una de ellas, de nombre Malinali, y originaria del sur de Veracruz, fue asignada a Alonso Portocarrero.

Días después de fundado el primer ayuntamiento de América y Cortés proclamado alcalde y justicia mayor, fueron recibidos los obsequios que enviaba el emperador Moctezuma, consistentes en maíz, frutas, carne de venado y un grupo de mujeres encargadas de preparar el nixtamal y elaborar tortillas. Un soldado observó que Malinali conversaba con dichas mujeres, que hablaba y entendía su idioma de lo cual informó a Cortés.

Cortés tomó a Malinali (los españoles en su rudimentaria manera de interpretar la lengua local la llamaron Malinche que luego fue bautizada como Marina) para sí y entre ella, Cortés y Gerónimo de Aguilar practicaron un singular sistema traductor: Hernán Cortés hacía una pregunta en español a determinado cacique; Aguilar la traducía al maya; La Malinche la trasladaba del maya al náhuatl y esperaba la respuesta en nahuatl del cacique, la cual traducía al maya, misma que Aguilar traducía al español para que Cortés la recibiera.

Tan ingenioso como complicado, pero efectivo era tal sistema que mediante él los españoles fueron enterándose de todo lo que ocurría en los pueblos de la costa del Golfo, del gran reino que gobernaba Moctezuma en el Anahuac y de la gran riqueza que guardaba.

Gerónimo de Aguilar nunca contó con que Malinali o Malinche ahora amante de Hernán Cortés, muy pronto aprendió el habla castellana de manera que su papel en la cadena traductora a través de La Malinche, acabó resultando inútil y por tanto cada vez menos requerido. Allí comenzó su declive, permaneció con los conquistadores y por sus servicios recibió en encomienda los pueblos de Molango, Xochicoatlán y Malilla; tuvo una hija natural, Luisa de Aguilar con una india de Tlaxcala llamada Elvira y murió en 1531 cerca del río Pánuco. Los pueblos que le habían sido dados fueron retomados por la corona.

Gonzalo Guerrero permaneció con su bella esposa e hijos con los Tutul xiúes, combatió a su lado contra las expediciones de Francisco Hernández de Córdoba, de Juan de Grijalva y de Cortés. Y cuando en mayo de 1527 Francisco de Montejo cruzó el Atlántico con 380 soldados en cuatro navíos halló serias dificultades para conquistar Yucatán. Siguió encabezando por años, la resistencia de los naturales contra los españoles y finalmente murió en combate en 1536 cuando se enfrentaba a las tropas de Lorenzo de Godoy. Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado donde fue herido de muerte por un disparo de arcabuz.

Durante la noche sus hombres rescataron su cuerpo, que había quedado en campo enemigo y como homenaje póstumo, lo lanzaron al río Ulúa para que la corriente lo llevara hasta el océano de donde había venido.

Gonzalo Guerrero fue, durante siglos, personaje aborrecido por los españoles, tanto por combatirlos como por abandonar la fe católica. Y solo hasta consumada la independencia, que muchos mexicanos pudieron conocer el papel de quien simbolizó la lucha contra la potencia colonial e imperialista.

Una laguna cerca de la de Bakalar, en Quintana Roo, lleva por nombre Laguna Guerrero; ese gran y bellísimo boulevard en Mérida el Paseo Montejo, remata en una glorieta con un monumento obra del escultor Raúl Ayala, a Gonzalo Guerrero, héroe indiscutible para los habitantes de la región; en el Museo de la Cultura Maya figura Gonzalo Guerrero en la sección La Cuna del Mestizaje. Y para que los escolares de Quintana Roo lo tengan siempre presente, el himno de ese estado remata así: “ .. esta tierra que mira al oriente/ cuna fue del primer mestizaje/ que nació del amor sin ultraje/ de Gonzalo Guerrero y Za azil.”

SOBREVIVIENTE

En un viaje entre el Darién y la isla Fernandina, en 1511, la nave que lo conducía encalló y sus ocupantes perecieron ahogados. 18 sobrevivientes alcanzaron la costa de lo que ahora es Yucatán y fueron atacados por los Tutul xiúes, batalla de la que sólo sobrevivieron Guerrero y un subdiácono franciscano, Gerónimo de Aguilar.

Gonzalo Guerrero se casó con la princesa Za azil ha, hija del sabio jefe de la tribu Na Chan Can y con ella procreó tres hijos.

SU MUERTE

Por años encabezó la resistencia de los naturales contra los españoles y finalmente murió en combate en 1536 cuando se enfrentaba a las tropas de Lorenzo de Godoy. Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado donde fue herido de muerte por un disparo de arcabuz.

NO DEJES DE LEER


De su existencia dan cuenta Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Diego López de Cogolludo y hasta don Bernal, en su verdadera historia; Carlos Fuentes lo menciona en El Naranjo; incluso José Luis Martínez, en su bien documentada historia de la Conquista “Hernán Cortés” le dedica un capítulo completo.

Más soldado que marino Gonzalo Guerrero nació en Palos de Moguer, de donde zarpó Colón en 1492; fue arcabucero en la conquista de Granada; participó en batallas mediterráneas cerca de Nápoles y en 1510 marchó al nuevo mundo en un grupo comandado por Diego de Nicuesa. Un año después, en un viaje entre el Darién y la isla Fernandina la nave que lo conducía encalló y sus ocupantes perecieron ahogados. Dieciocho sobrevivientes alcanzaron la costa de lo que ahora es Yucatán y fueron atacados por los Tutul xiúes, batalla de la que sólo sobrevivieron Guerrero y un subdiácono franciscano, Gerónimo de Aguilar.

Esclavos de los Tutul xiúes Gerónimo de Aguilar se mantuvo fiel a su cultura y religión pero Guerrero confraternizó con sus captores, les enseñó diferentes formas de ataque y defensa tipo europeo, formaciones de cuadros y columnas, los relevos en las líneas para alternar combate y descanso. Además formó una falange macedónica para derrotar a los Cocomes (enemigos de los Tutul xiúes) con lo cual logró gran prestigio y grado militar.

Se dejó tatuar y hacer mutilaciones, y se casa con la princesa Za azil ha, hija del sabio jefe de la tribu Na Chan Can y con ella procreó tres hijos.

En 1519 desembarca en Cozumel la expedición comandada por Hernán Cortés quien, al enterarse de que había dos españoles en aquellas tierras envía a buscarlos. Aguilar aceptó en tanto que Guerrero prefirió quedarse con los mayas. Gerónimo de Aguilar, incorporado a la expedición de los españoles, es un prodigioso regalo para Cortés, pues dominando la lengua de los mayas, sirve de intérprete al conquistador durante sus incursiones y tratos con los naturales en Yucatán, en lo que hoy es Tabasco y luego en Coatzacoalcos.

Al desembarcar en la Villa Rica de la Vera Cruz su papel se complica pues en esa zona no se habla el maya sino el náhuatl, lengua que Aguilar desconoce. Aquí se entrelaza otro hecho con el que nadie contaba. A su paso por Tabasco, Hernán Cortés había recibido como obsequio del cacique local, a un grupo de muchachas que distribuyó entre sus capitanes. Una de ellas, de nombre Malinali, y originaria del sur de Veracruz, fue asignada a Alonso Portocarrero.

Días después de fundado el primer ayuntamiento de América y Cortés proclamado alcalde y justicia mayor, fueron recibidos los obsequios que enviaba el emperador Moctezuma, consistentes en maíz, frutas, carne de venado y un grupo de mujeres encargadas de preparar el nixtamal y elaborar tortillas. Un soldado observó que Malinali conversaba con dichas mujeres, que hablaba y entendía su idioma de lo cual informó a Cortés.

Cortés tomó a Malinali (los españoles en su rudimentaria manera de interpretar la lengua local la llamaron Malinche que luego fue bautizada como Marina) para sí y entre ella, Cortés y Gerónimo de Aguilar practicaron un singular sistema traductor: Hernán Cortés hacía una pregunta en español a determinado cacique; Aguilar la traducía al maya; La Malinche la trasladaba del maya al náhuatl y esperaba la respuesta en nahuatl del cacique, la cual traducía al maya, misma que Aguilar traducía al español para que Cortés la recibiera.

Tan ingenioso como complicado, pero efectivo era tal sistema que mediante él los españoles fueron enterándose de todo lo que ocurría en los pueblos de la costa del Golfo, del gran reino que gobernaba Moctezuma en el Anahuac y de la gran riqueza que guardaba.

Gerónimo de Aguilar nunca contó con que Malinali o Malinche ahora amante de Hernán Cortés, muy pronto aprendió el habla castellana de manera que su papel en la cadena traductora a través de La Malinche, acabó resultando inútil y por tanto cada vez menos requerido. Allí comenzó su declive, permaneció con los conquistadores y por sus servicios recibió en encomienda los pueblos de Molango, Xochicoatlán y Malilla; tuvo una hija natural, Luisa de Aguilar con una india de Tlaxcala llamada Elvira y murió en 1531 cerca del río Pánuco. Los pueblos que le habían sido dados fueron retomados por la corona.

Gonzalo Guerrero permaneció con su bella esposa e hijos con los Tutul xiúes, combatió a su lado contra las expediciones de Francisco Hernández de Córdoba, de Juan de Grijalva y de Cortés. Y cuando en mayo de 1527 Francisco de Montejo cruzó el Atlántico con 380 soldados en cuatro navíos halló serias dificultades para conquistar Yucatán. Siguió encabezando por años, la resistencia de los naturales contra los españoles y finalmente murió en combate en 1536 cuando se enfrentaba a las tropas de Lorenzo de Godoy. Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado donde fue herido de muerte por un disparo de arcabuz.

Durante la noche sus hombres rescataron su cuerpo, que había quedado en campo enemigo y como homenaje póstumo, lo lanzaron al río Ulúa para que la corriente lo llevara hasta el océano de donde había venido.

Gonzalo Guerrero fue, durante siglos, personaje aborrecido por los españoles, tanto por combatirlos como por abandonar la fe católica. Y solo hasta consumada la independencia, que muchos mexicanos pudieron conocer el papel de quien simbolizó la lucha contra la potencia colonial e imperialista.

Una laguna cerca de la de Bakalar, en Quintana Roo, lleva por nombre Laguna Guerrero; ese gran y bellísimo boulevard en Mérida el Paseo Montejo, remata en una glorieta con un monumento obra del escultor Raúl Ayala, a Gonzalo Guerrero, héroe indiscutible para los habitantes de la región; en el Museo de la Cultura Maya figura Gonzalo Guerrero en la sección La Cuna del Mestizaje. Y para que los escolares de Quintana Roo lo tengan siempre presente, el himno de ese estado remata así: “ .. esta tierra que mira al oriente/ cuna fue del primer mestizaje/ que nació del amor sin ultraje/ de Gonzalo Guerrero y Za azil.”

SOBREVIVIENTE

En un viaje entre el Darién y la isla Fernandina, en 1511, la nave que lo conducía encalló y sus ocupantes perecieron ahogados. 18 sobrevivientes alcanzaron la costa de lo que ahora es Yucatán y fueron atacados por los Tutul xiúes, batalla de la que sólo sobrevivieron Guerrero y un subdiácono franciscano, Gerónimo de Aguilar.

Gonzalo Guerrero se casó con la princesa Za azil ha, hija del sabio jefe de la tribu Na Chan Can y con ella procreó tres hijos.

SU MUERTE

Por años encabezó la resistencia de los naturales contra los españoles y finalmente murió en combate en 1536 cuando se enfrentaba a las tropas de Lorenzo de Godoy. Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado donde fue herido de muerte por un disparo de arcabuz.

NO DEJES DE LEER


Local

Invitan a participar en Bazar de Artesanos y Emprendedores, en Apizaco

Se llevará a cabo en calle Prolongación Moctezuma, número 1911, Colonia Fátima, este sábado cuatro y mañana domingo cinco de diciembre, de 10:00 a 16:00 horas

Local

Inclusión social, piden personas con discapacidad

Está mañana se llevó a cabo el Primer Recorrido Nacional por el Día Internacional de las Personas con Discapacidad en calles principales de la capital

Cultura

Toda la humanidad debería ser feminista: Adriana "Nani"

La caricaturista colombiana es la segunda mujer que recibe dicho reconocimiento, luego de su trabajo de más de dos décadas con "Magola"

Mundo

Erupción de volcán Semeru en Indonesia deja un muerto

Los rescatistas se movilizaron para evacuar a los vecinos ante el avance la lava

Literatura

México debe analizar el factor externo para dejar atrás políticas cortoplacistas: Mussali

Dijo que no se puede omitir que México es un país muy importante, sobre todo ahora que se vive una de las peores crisis sanitarias y económicas por el Covid-19

Cultura

FIL Guadalajara: Piden ser cuidadosos y proteger datos personales en posesión de terceros

Los ponentes coincidieron en que rara vez se dedica tiempo para leer los avisos de privacidad

Literatura

México necesita promover la cultura de la ciencia: Greco Hernández

El investigador mexicano presentó su libro "El acertijo de la vida"

Local

Invitan a participar en Bazar de Artesanos y Emprendedores, en Apizaco

Se llevará a cabo en calle Prolongación Moctezuma, número 1911, Colonia Fátima, este sábado cuatro y mañana domingo cinco de diciembre, de 10:00 a 16:00 horas