imagotipo

Diana Altamirano Mora hereda de su familia la práctica del futbol

La niña de siete años de edad juega con Sogima en la liga Amigos, el sábado estará en la final de la categoría Cachorros

La familia Altamirano es de las representativas del futbol tlaxcalteca por varias generaciones; los capitalinos han escrito muchos capítulos de triunfo en los campos de balompié en la entidad y esa pasión por este deporte los lleva a tener presencia con la nueva generación, la de los niños.

Diana Altamirano Mora es hija de Raymundo Altamirano, un exjugador de los Lobos de Tlaxcala, quien participó a nivel profesional y que actualmente compite en la categoría veteranos en diferentes organismos de la región centro principalmente en los estados de Puebla y Tlaxcala.

Entérate: Arma Coyotes “trabuco” para serie B

El sábado pasado, la niña de siete años de edad jugó con el equipo Sogima, que calificó a la final de la categoría Cachorros en la liga Amigos.

Raymundo Altamirano comentó que “es primordial para nosotros como padres, que nuestros hijos hagan ejercicio, que practiquen deporte lo que le sirve mucho para desarrollarse eficientemente en la escuela; a Diana le gusta el fútbol como a mí que soy de hueso colorado”.

Mencionó que su hija compagina el deporte con la escuela, “es importante para mis hijos hacer deporte y evitar que sean absorbidos por las tabletas o celulares, entrenan con Toño Herrera, él es su maestro, se divierten y se alejan de esos electrónicos que quitan bastante tiempo”.

-Raymundo, ¿qué mensaje diriges a los padres ante la necesidad de evitar distractores en los hijos por medio de los móviles o aparatos electrónicos muy de moda actualmente?

No dejes de leer: En penales, Alemania se corona campeón del torneo “San Onofre”

-“Recomiendo que hagan cualquier actividad, que vayan a divertirse, platicar, vale mucho la pena llevarlos a hacer ejercicio”.

-¿Qué tanto vives los partidos de tus hijos cuando hay marcadores cerrados?

-“Les comentaba a los amigos que se disfruta mucho más, más que con los grandes, es muy sano, quisiéramos estar dentro, nos divierten mucho, son momentos de convivencia que no los cambiamos por nada”.

El exmediocampista de los Lobos de Tlaxcala en tercera división profesional se inició en el balompié a los siete años, “ahora estoy en veteranos cosechando triunfos, recientemente fui campeón en San Martín Texmelucan, tengo una operación de rodilla, pero no lo dejo mientras las piernas lo permitan, ahora acompañando a los hijos, disfrutamos mucho de este deporte”.

Continúa leyendo: Epifanio García González, formador de campeones

El futbolista enfatizó que también en el equipo Sogima, finalista de la categoría Cachorros, está su hijo Diego Armando, quien es parte de la plantilla que el sábado próximo buscará el título.