imagotipo

Said Anaya, aficionado al futbol y la cetrería

El infante de 14 años de edad tiene a su cargo un aguililla de Harris de dos años de vida, a la cual adiestra cada día

A la corta edad de 14 años, Said Anaya Pérez es un aficionado al futbol, disciplina que práctica desde hace más de una década, pero el infante también tiene un gusto particular por la cetrería, actividad que consta en la crianza y captura de halcones y aves rapaces.

El estudiante de segundo grado de educación secundaria y que radica en San Matías Tepetomatitlán, municipio de Apetatitlán, externó que le gusta el futbol porque le permite convivir con sus compañeros del equipo Coyotes Unidad Santa Cruz, que es donde juega actualmente.

Entérate: Contento Silvio Rudman de permanecer en Coyotes

“Cada semana vengo a practicar futbol con mis compañeros, yo no veo rivalidades, para mí esto es recreativo, todos nos divertimos en la cancha”, refirió.

Respeto a la cetrería, señaló que se involucró en esta práctica por su padre, pues él se dedica de manera profesional a dicha actividad.

Recordó que “comencé cuando él llevaba a la casa a sus halcones o aguilillas y yo les daba de comer, ese fue mi primer acercamiento, después comencé a acompañar a mí papá en eventos que realizan e otros estados”.

Said Anaya de 14 años de edad, combina sus estudios de secundaria, con su afición al futbol y la cetrería, donde busca aprender a reproducir aves de rapiña para evitar su extinción. / Fabiola VÁZQUEZ

Said Anaya de 14 años de edad, combina sus estudios de secundaria, con su afición al futbol y la cetrería, donde busca aprender a reproducir aves de rapiña para evitar su extinción. / Fabiola VÁZQUEZ

Desde hace dos años, el infante tiene a su cargo una aguililla de Harris que ha criado desde pequeña, externó que ahora la ha “placeado”, que se refiere a que el ave se acostumbre a ver de manera frecuente a su dueño, “es importante que te reconozca, es como un perro, de lo contrario podría atacarte severamente porque tienen garras muy afiladas, hasta el momento no he sufrido ningún daño”.

El progreso que ha tenido Said en la crianza con el ave, es mantenerla en el guante sin que se altere, darle de comer, que lo reconozca y se acerque sin temor.

“En estos dos años le he enseñado a estar en el guante, pero aún no se acostumbra a mí completamente, por ejemplo, si ahorita la suelto, se va y no regresa, pero con un fiador (que es un lazo largo), la llamó y ya regresa al guante”, indicó.

Continúa leyendo: Coyotas se “ahogan” en su propia cueva

Entre otras actividades en el arte de la cetrería es ir de cacería con el ave, “es como más “natural” porque no implica armas de fuego, es muy bonito porque es un animal que te acompaña siempre”, dijo.

Said cada día entrena con el aguililla después de sus obligaciones académicas, le da de comer y en algunas ocasiones sale a campo abierto para que pueda volar.

La reproducción de las aves es otra parte de esta disciplina, en la que el también futbolista está interesado aprender en un futuro, pues aseveró que esto evitaría que estén en peligro de extinción, “me gustaría aprender a reproducirlas, ya que por su venta en el mercado negro podrían extinguirse, así como por la cacería, por eso me gustaría contribuir para que no desaparezcan”.