imagotipo

Agónico triunfo de Monarcas en Puebla 0-1

  • ESTO
  • en Deportes

Violeta Alva

Foto: José Luis García

ENVIADOS ESPECIALES

PUEBLA.- Sin hacer mucho ruido, Morelia ha sacado puntos importantes que ya lo tienen séptimo y separado cuatro puntos del Veracruz en la lucha por el no descenso.

Ayer, Monarcas se tardó en marcarle al Puebla, pero lo hizo con un testarazo de Sansores para llevarse completo el botín de la Angelópolis, 0-1 final.

EL JUEGO

Las características de los encuentros en los que se juega el descenso suelen ser trabados. El de ayer en el Cuauhtémoc fue idéntico a los anteriores. La tensión se siente en la grada. La naturaleza de ambos le dio un ritmo semi-lento al encuentro.

Morelia siempre fue el que propuso. Con sus dos gacelas por la banda puso en peligro la meta camotera. Cuero y Polo resaltaron entre los demás, aunque Ruidíaz no salió en su mejor versión.

El primer lapso se fue como agua entre los dedos. Entre bostezos el pitazo de Jorge Antonio Pérez ayudó a que la gente reaccionara.

El complemento fue temeroso por ambos lados. Tanto poblanos como morelianos apostaron a no perder y el empate lució cantadísimo por sus propuestas.

El error llegó del lado camotero. Robert Herrera perdió la cabeza y se fue expulsado para beneplácito de los purépechas.

El mensaje fue claro para Roberto Hernández. El técnico de los Ates no soportó más la mala puntería de Ruidíaz y le dio ingreso a un hambriento Miguel Ángel Sansores. El canterano se hizo sentir de inmediato. Su velocidad puso en apuros en varias ocasiones a los zagueros rivales.

El reloj agonizó y pareció que Morelia no sacaría ventaja del hombre de más. Una falta sobre Vilchis le abrió la puerta para el gol.

Centro preciso y como con la mano de Diego Valdés se coló en el segundo, Sansores se levantó sin temor a que Campestrini y Dueñas lo golpearan para contactar con la cabeza al fondo de la red.

No hubo más en el Cuauhtémoc. Morelia vive, respira y sueña con la Liguilla.