imagotipo

Cleveland vence a Warriors y obligan a quinto partido

El campeón respondió en su última oportunidad.

Con la necesidad de sacar la victoria para mantenerse con vida, los Cavaliers de Cleveland volvieron a sus bases y lograron quitarle su invicto en la postemporada a los Warriors de Golden State, al imponerse 137-116 en el cuarto juego de la serie (1-3) y obligar un quinto partido el lunes en las finales de la NBA.

Si no querían dejar su trono, los “Cavs” debían jugar su mejor partido del año y lo hicieron con 48 minutos de gran intensidad. El Quicken Loans Arena fue clave para mantener a raya a los Warriors.

Las cerca de 20 mil personas que se dieron cita al cuarto capítulo de la serie, impulsaron a su equipo para plantarle cara a una escuadra que impone miedo a sus rivales. Su 15-0, el mejor registro en la historia de los playoffs, estaba en el aire ante el triple monarca de la Conferencia Este.

Desde el salto inicial Cleveland mostró el camino que debían seguir para evitar la barrida. Cada balón era disputado al límite, cada punto, cada rebote o cada esférico dividido, quedaba en sus manos. Los triples que no entraron en los tres compromisos previos, en esta ocasión lo hacían una y otra vez.

Un 14-5 inicial obligó al primer tiempo fuera de Steve Kerr. El líder de los “Guerreros” se encontró con un escenario desconocido. La arena era un hervidero de emociones. La invencible quinteta de Golden State estaba sufriendo por primera vez en estos playoffs. Y ni Kevin Durant o Stephen Curry salieron al rescate.

En la vereda de enfrente, ¡al fin! despertó en su totalidad el monstruo de tres cabezas de los Cavaliers. LeBron James aportaba en ambos lados de la duela; Kyrie Irving fue la válvula ofensiva; y Kevin Love fue una máquina de triples. Tyronn Lue sabe que si sus tres estelares pupilos no juegan en su máximo nivel, es imposible soñar con un triunfo ante los Warriors.

Así lograron a sacar una máxima de 17 unidades en la primera mitad, misma donde anotaron 86 puntos, la máxima cifra en la historia de las 70 finales de la NBA.

Tras el descanso, el guion se mantuvo por la misma línea. Y si bien la visita encontraba acercarse constantemente en el marcador, nunca lograron ponerse a un dígito de diferencia. James, Irving y Love lo evitaron a toda costa, ayudados por el explosivo J.R. Smith.

Incrédulos por lo que pasaba en la duela, la desesperación entró en la cabeza de los Warriors. Tres ‘fouls’ técnicos mostraron la peor cara del equipo más dominante de la NBA. Cleveland aprovechó las ventajas que dejaba su rival, y el “Rey” se dio el tiempo de recordar a Tracy McGrady con una clavada de “All-Stars”.

Nada cambió en los últimos minutos. Golden State fue dominado por un equipo que se negó a verse rendido en casa, ante su gente.

La serie se muda a California para el quinto capítulo, donde salvo sorpresa alguna, la NBA tendrá un nuevo campeón. Claro, si James y compañía no lo impiden, una vez más.

Kyrie Irving fue el máximo anotador del partido con 40 tantos, escoltado por LeBron con un ‘triple-doble’, su noveno en finales, de 31 unidades, 11 asistencias y 10 tableros. Love aportó 23 puntos.

Por los Warriors, Kevin Durante volvió a ser el más determinante con 35 puntos, en lo que fue su cuarto duelo en fila con más de 30 en su planilla.