imagotipo

Uruguay sufrió su quinta derrota consecutiva

La selección uruguaya, sin Edinson Cavani, Luis Suárez ni Diego Godín, cayó 0-3 ayer contra la de Italia en un amistoso disputado en el Allianz Riviera de Niza (sur de Francia), y amplió a cinco su racha de derrotas consecutivas.

Un gol en propia puerta de José María Giménez, un cabezazo de Eder Citadin Martins y un penalti transformado por Daniele de Rossi determinaron otro resultado negativo para una Uruguay que volvió a sufrir mucho tanto defensivamente como en fase de posesión.

El mayor peligro ofensivo creado por los charrúas llegó a través de Martín Cáceres, cuyo gol de cabeza fue anulado por una falta del defensa sobre Riccardo Montolivo.

El encuentro empezó de la peor manera para la selección charrúa ya que el propio zaguero del Atlético Madrid, Giménez, marcó en propia puerta en el intento de anticipar un disparo del delantero italiano Andrea Belotti. Los italianos gestionaron con más continuidad la posesión del balón y protestaron por un posible penalti de Cáceres sobre Ciro Immobile, que el colegiado decidió no pitar.

En la reanudación, Uruguay siguió sufriendo para crear situaciones peligrosas y sus mayores peligros llegaron desde acciones a balón parado. En el 59, el exdefensa del Barcelona y del Juventus, Cáceres batió al portero con un cabezazo, pero el colegiado anuló la diana por una falta del zaguero uruguayo sobre Riccardo Montolivo.

Tras unos momentos de dificultad, Italia logró aprovechar una transición para firmar el 2-0 gracias a Éder, que marcó de cabeza tras un lanzamiento de Manolo Gabbiadini (m.83).

La diana del delantero del Inter de Milán acabó con las opciones de una selección uruguaya que terminó concediendo también un penalti, por falta de Giménez sobre Stephan El Shaarawy. El veterano centrocampista del Roma De Rossi no falló desde los once metros y puso el 3-0 definitivo en el marcador en el tiempo añadido.