/ lunes 26 de julio de 2021

#Entérate. Bacterias, fábricas biológicas a favor de la humanidad

Pueden producir insulina, vacunas o hasta comer toneladas de plástico

¿Te habías imaginado alguna vez que las bacterias también pueden ser fábricas biológicas o biofábricas, porque producen compuestos que son benéficos para los humanos?

Pues sí existen y se encuentran en la naturaleza. Entre las sustancias que “fabrican” estas bacterias se encuentran proteínas para elaborar un fármaco, vitaminas, ADN que después se transforma en RNA para el desarrollo de vacunas; saborizantes, colorantes, alcoholes entre muchas otras.

Foto: Cortesía | Pixabay

Estos organismos, a partir del consumo de azúcares, ácidos grasos, carbohidratos y polímeros tipo almidón o celulosa pueden producir un producto de interés médico, biotecnológico o industrial.

Recientemente, en un artículo publicado en la Gaceta de la UNAM, se dio a conocer que en el Centro de Ciencias Genómicas (CCG) de esta máxima casa de estudios, se diseñan bacterias para producir insulina, vacunas e incluso para degradar plásticos. ¡Increíble! ¿No?

Lee también: Descubren ADN de humanos, bisontes y lobos de más de 25.000 años, en Georgia

José Utrilla, explicó que el objetivo de su investigación es, mediante la ingeniería de fenotipos sintéticos, perfeccionar estas biofábricas.

Pero… ¿qué es un fenotipo?

El fenotipo son los rasgos observables en un ser vivo, como su altura, color de piel, del cabello, de sus ojos, entre otras características en el humano, como resultado de la interacción entre su genotipo y el medio. En las bacterias aisladas de la naturaleza, la capacidad para reproducirse, es su fenotipo natural.

También existen fenotipos sintéticos, que son diseñados mediante ingeniería genética, que ingieren sustratos que las bacterias no encuentran en la naturaleza como plásticos.

Actualmente el científico universitario está trabajando con la Escherichia coli, quiere mejorarla como chasis de producción de plásmidos –moléculas de ADN que se utilizan como molde de transcripción o directamente como vacunas-.

No te pierdas: ¡’Robotina’ podría ser una realidad! Empresa china muestra prototipo de robot humanoide doméstico

Con el fin de que pueda ser utilizada por otros grupos de investigación o en la industria como una biofábrica más productiva, el doctor Utrilla trabaja con para mejorarla como chasis de producción de plásmidos. Además, se reproduce muy rápido, cada 20 minutos hay una nueva generación de bacterias.

Debido a la eficacia de sus estudios, Utrilla participa hombro a hombro con el doctor Álvaro Lara, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Cuajimalpa, para la producción de ADN plasmídico, que es utilizado como modelo para la producción de una vacuna.

A través de las investigaciones, se ha descubierto que las biofábricas también pueden degradar compuestos tóxicos que se encuentran en el ambiente y convertirlos en productos utilizables, como biocombustibles y bioplásticos.

En ese aspecto Utrilla trabaja con el doctor Sergio Revah, también de la UAM Cuajimalpa. En este estudio manejan bacterias que degradan metano; buscan fenotipos sintéticos que incrementen la capacidad de las bacterias para convertir este gas de efecto invernadero en un producto de provecho para la humanidad.

Te puede interesar: Encuentran bacterias resistentes a antibióticos en comida para perros

Científicos de otros países ya han logrado biofábricas microbianas que utilizan fuentes alternas de carbono, pero como su producción es costosa, no hay interés en mejorarlas y producirlas a escalas industriales.

Sin duda, un gran reto para la biotecnología es crear biofábricas que degraden el plástico y que sea transformando en otro producto útil. Todavía se está lejos de poder lograrlo, pero no es imposible.

Entérate: Alberto Chimal narra en 280 caracteres

Científicos en todo el planeta están experimentando con diversas bacterias que puedan comer plástico, de encontrarlas y poder producirlas a bajo costo estaría fantástico, pues sería una gran solución para las islas de plástico que desgraciadamente existen en los mares. Actualmente hay siete y la más grande, debido a su tamaño, pronto se verá desde el espacio.

*Con información de Gaceta UNAM

Más información: La Revolución mexicana no fue única: Martínez Assad

Continúa leyendo:

¿Te habías imaginado alguna vez que las bacterias también pueden ser fábricas biológicas o biofábricas, porque producen compuestos que son benéficos para los humanos?

Pues sí existen y se encuentran en la naturaleza. Entre las sustancias que “fabrican” estas bacterias se encuentran proteínas para elaborar un fármaco, vitaminas, ADN que después se transforma en RNA para el desarrollo de vacunas; saborizantes, colorantes, alcoholes entre muchas otras.

Foto: Cortesía | Pixabay

Estos organismos, a partir del consumo de azúcares, ácidos grasos, carbohidratos y polímeros tipo almidón o celulosa pueden producir un producto de interés médico, biotecnológico o industrial.

Recientemente, en un artículo publicado en la Gaceta de la UNAM, se dio a conocer que en el Centro de Ciencias Genómicas (CCG) de esta máxima casa de estudios, se diseñan bacterias para producir insulina, vacunas e incluso para degradar plásticos. ¡Increíble! ¿No?

Lee también: Descubren ADN de humanos, bisontes y lobos de más de 25.000 años, en Georgia

José Utrilla, explicó que el objetivo de su investigación es, mediante la ingeniería de fenotipos sintéticos, perfeccionar estas biofábricas.

Pero… ¿qué es un fenotipo?

El fenotipo son los rasgos observables en un ser vivo, como su altura, color de piel, del cabello, de sus ojos, entre otras características en el humano, como resultado de la interacción entre su genotipo y el medio. En las bacterias aisladas de la naturaleza, la capacidad para reproducirse, es su fenotipo natural.

También existen fenotipos sintéticos, que son diseñados mediante ingeniería genética, que ingieren sustratos que las bacterias no encuentran en la naturaleza como plásticos.

Actualmente el científico universitario está trabajando con la Escherichia coli, quiere mejorarla como chasis de producción de plásmidos –moléculas de ADN que se utilizan como molde de transcripción o directamente como vacunas-.

No te pierdas: ¡’Robotina’ podría ser una realidad! Empresa china muestra prototipo de robot humanoide doméstico

Con el fin de que pueda ser utilizada por otros grupos de investigación o en la industria como una biofábrica más productiva, el doctor Utrilla trabaja con para mejorarla como chasis de producción de plásmidos. Además, se reproduce muy rápido, cada 20 minutos hay una nueva generación de bacterias.

Debido a la eficacia de sus estudios, Utrilla participa hombro a hombro con el doctor Álvaro Lara, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Cuajimalpa, para la producción de ADN plasmídico, que es utilizado como modelo para la producción de una vacuna.

A través de las investigaciones, se ha descubierto que las biofábricas también pueden degradar compuestos tóxicos que se encuentran en el ambiente y convertirlos en productos utilizables, como biocombustibles y bioplásticos.

En ese aspecto Utrilla trabaja con el doctor Sergio Revah, también de la UAM Cuajimalpa. En este estudio manejan bacterias que degradan metano; buscan fenotipos sintéticos que incrementen la capacidad de las bacterias para convertir este gas de efecto invernadero en un producto de provecho para la humanidad.

Te puede interesar: Encuentran bacterias resistentes a antibióticos en comida para perros

Científicos de otros países ya han logrado biofábricas microbianas que utilizan fuentes alternas de carbono, pero como su producción es costosa, no hay interés en mejorarlas y producirlas a escalas industriales.

Sin duda, un gran reto para la biotecnología es crear biofábricas que degraden el plástico y que sea transformando en otro producto útil. Todavía se está lejos de poder lograrlo, pero no es imposible.

Entérate: Alberto Chimal narra en 280 caracteres

Científicos en todo el planeta están experimentando con diversas bacterias que puedan comer plástico, de encontrarlas y poder producirlas a bajo costo estaría fantástico, pues sería una gran solución para las islas de plástico que desgraciadamente existen en los mares. Actualmente hay siete y la más grande, debido a su tamaño, pronto se verá desde el espacio.

*Con información de Gaceta UNAM

Más información: La Revolución mexicana no fue única: Martínez Assad

Continúa leyendo:

Policiaca

Capturan en flagrancia a dos sujetos por robo a casa-habitación, en Xiloxoxtla

Se salvaron de ser linchados por ciudadanos del barrio Quiahuixtla

Local

Acuerdan Estado y Federación impulsar política ambiental conjunta

Sumarán esfuerzos para detener el impacto climático en el estado y atenderán temas prioritarios para proteger el medio ambiente y la salud de la población

Local

Ingreso a un hospital que atiende Covid-19

Después de 5 días de solicitar permiso de ingreso se obtuvo una respuesta positiva

Local

Día del Médico | Miedo no, respeto al coronavirus: médico

Exhortan a la población a tomar en serio la enfermedad y no esperar a que un familiar se contagie o muera

Local

Un paciente Covid-19 le cuesta al gobierno $30 mil al día

Solo un 20 % de los pacientes que es intubado libra el mal en San Pablo del Monte, Huamantla y Nativitas.

Local

Día del Médico | Viven con el riesgo de contagio

La enfermedad podría ir con destino a casa

Local

Día del Médico | Médicos, héroes en lucha contra Covid

Difícil para ellos ver decesos de personas que no pudieron despedirse de sus familiares

Local

En la UATx, actualizan a alumnos de Derecho

Llevaron a cabo una conferencia a los estudiantes de sexto semestre