imagotipo

Un perro gordito no es sinónimo de ternura, ¡cuida sus hábitos alimenticios!

El sedentarismo y los malos hábitos alimenticios también provocan problemas de sobrepeso y obesidad en perros y otros animales de compañía, condición que en la mayoría de los casos está asociada con el estilo de vida de sus dueños, afirmó Ylenia Márquez Peña, profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

Un perro es obeso cuando su masa corporal supera en 20% el peso que le corresponde de acuerdo con su edad, sexo y raza y muchas personas los llevan al Hospital Veterinario de Especialidades no por esa situación de obesidad, sino por padecimientos asociados como diabetes, dificultad de movimiento y problemas articulares, cardiacos, circulatorios e incluso cáncer.

“Consideran que si sus mascotas están gordas son más graciosas y saludables; sin embargo, deben entender que no es así”, resaltó la académica.

Hizo énfasis en que se ha comprobado que las personas con horarios de comida cambiantes, que consumen alimentos ricos en carbohidratos, azúcar y grasas y no tienen actividad física reproducen estos comportamientos en sus mascotas.

Resaltó que además creen que para consentirlas las deben alimentar constantemente, incluso les dan de su comida, les ofrecen galletas o una ración extra como premio cuando hacen algo bien.

Explicó que algunas razas tienen cierta predisposición genética a aumentar de peso, como el golden retriever, labrador y cocker spaniel.

La especialista en pequeñas especies expuso que además de la alimentación, otro factor que aumenta el riesgo de obesidad es la esterilización, pero también se puede controlar. “Al practicar la cirugía se recomienda a los dueños ajustar las porciones de comida y aumentar la actividad física”, acotó.

La mejor alternativa es la prevención, como el hecho de informar a las personas de la importancia de dar alimentación adecuada (en cantidad y contenido nutricional) a sus mascotas, de llevarlas a hacer ejercicio a diario y no ver a la comida como una forma de consentirlas o de motivarlas a realizar alguna actividad.