/ martes 2 de agosto de 2022

[Video] Histórica visita de Bill Clinton a Tlaxcala en 1997

Fue el día que el exgobernador José Antonio Álvarez Lima le solicitó a EE. UU. respetar derechos de los migrantes

Hace 25 años, precisamente el jueves ocho de mayo de 1997, las páginas de El Sol de Tlaxcala dejaron grabada para la historia, quizá, la visita -un día antes- más trascendente que ha tenido Tlaxcala: el hombre más poderoso del mundo, William Jefferson Clinton, conocido como Bill Clinton, en ese momento presidente de los Estados Unidos de América (EE. UU.).

Nuestro estado fue el colorido, democrático, cultural y seguro escenario de ese hecho histórico en el que el entonces presidente del vecino país, Bill Clinton, y en esa época el presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, afianzaron la amistad entre las dos naciones.

Te recomendamos:➡️Celebridades realizan concierto a favor de Clinton

La visita de Bill Clinton y su esposa Hillary Clinton, quien años más tarde sería candidata a la presidencia de EE. UU., ocurrió el miércoles siete de mayo. José Antonio Álvarez Lima, en ese momento gobernador de Tlaxcala, y su esposa, Verónica Rascón Córdova (+), fueron los anfitriones.

La imagen de los Clinton portando máscaras de huehue, captada por la lente de El Sol de Tlaxcala, dio la vuelta al mundo. | Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

Es prácticamente desconocido para las nuevas generaciones, pero ese día el Centro Histórico de Tlaxcala y sus inmediaciones se inundaron de miles de personas (más de 20 mil) originarias de prácticamente todos los municipios del estado, con bandera en mano de México o de EE. UU., para saludar, conocer o ver de lejos al hombre más poderoso del mundo.

Lee también:➡️Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

En su arte efímero (alfombras de aserrín), la participación musical de niños y niñas, su arquitectura, historia y cultura de Tlaxcala, los Clinton conocieron al México profundo y auténtico, estado que además les recordó la luna de miel que años antes habían tenido en el país.

Sin lugar a dudas el exgobernador de Tlaxcala, José Antonio Álvarez Lima, fue, es y seguirá siendo el personaje tlaxcalteca más importante en esa visita que si bien fue oficial, también fue de beneplácito para ambas naciones.

Continúa leyendo:➡️Hillary Clinton se convierte en la primera rectora de la universidad Queen's

A 25 años del suceso, el ahora senador por Movimiento Regeneración Nacional nos abrió las puertas de su casa para contarnos, pero también para recordar cómo fue la visita de los estadounidenses y cuyo éxito atribuye a su fallecida esposa Verónica Rascón Córdova.

LA NOTICIA

En marzo de 1997, dos meses antes del encuentro, Álvarez Lima recibió una llamada del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, quien le informó que, junto con el embajador de los Estados Unidos, estaban planeando la visita del presidente Clinton, y que había una petición para que Tlaxcala lo acogiera.

No dejes de leer:➡️Mónica Lewinsky contará su verdad sobre Bill Clinton en American Crime Story

Foto: Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

El presidente Clinton no quería visitar una ciudad grande, ni un centro turístico, quería visitar lo que él llamaba el México profundo y auténtico, y después de analizar muchas posibilidades habían determinado que Tlaxcala ofrecía muchas ventajas, entre ellas que era un estado muy mexicano, con una gran tradición democrática, donde la gente vivía básicamente de su trabajo, no había violencia ni muchísimo menos narcotráfico, contó.

El exgobernador decidió “aventarse el paquete”, aceptar la gran responsabilidad y se puso a trabajar para que Tlaxcala apareciera en el mapa mundial informativo de la política del mundo.

No te pierdas:➡️Reflexiones que marcaron su vida, nuevo libro de Hillary Clinton

Foto: Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

Previo a la visita hubo varias reuniones entre el exgobernador de Tlaxcala y los equipos de los presidentes de México y EE. UU., y el estado fue visitado por varias agencias de seguridad del vecino país como la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Administración de Control de Drogas (DEA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

LA VISITA

La visita de los Clinton fue oficial, para afianzar una relación de amistad, comercial, política y de intercambio de información, a lo que la diplomacia le llama una amistad sólida, inteligente y bien razonada entre dos países que tienen tanta relación, pero que también diferencias por ser vecinos.

Entérate:➡️Bomberos controlan incendio en residencia de la familia Clinton, en Nueva York

Uno de los temas abordados durante la recepción que tuvo lugar en el Exconvento de San Francisco fue la crisis de los Balseros de Cuba y cómo México podría ser interlocutor.

EL DISCURSO

Una de las experiencias que más recuerda el senador, y la más intensa, es que horas antes del arribo de los Clinton tuvo que redactar su discurso de bienvenida, pues no le habían informado que él también estaría en el templete, al lado de los mandatarios de ambos países.

Te puede interesar:➡️Expresidentes vivos de EU lanzan campaña a favor de vacuna Covid... todos menos Trump

Lo hablado, dijo, salió de su corazón y de su cerebro, y tenía la intención de explicarle al presidente Clinton que una relación sana entre dos países debe ser también una relación entre iguales, entre naciones soberanas donde prevalezca el respeto.

Contó que con toda claridad, respeto y dignidad le dijo al presidente de Estados Unidos de América que en Tlaxcala y en México había mucha preocupación porque en su país no se respetaban los derechos humanos de los tlaxcaltecas que habían emigrado.

Más información:➡️Antes de Trump, otros tres presidentes fueron sometidos al impeachment

EL OPERATIVO DE SEGURIDAD

Pese a que la visita lo ameritaba, en el estado no hubo un dispositivo exagerado de seguridad y lo único peculiar que recuerda el senador es que fue colocada una lona en la entrada de Palacio de Gobierno, en donde está la oficina de la Oficialía Mayor, para que no se viera el momento preciso en el que Bill Clinton entrara al inmueble.


Había personal de las agencias de seguridad de ambos países, pero en su gran mayoría fueron tlaxcaltecas los encargados de garantizarla, eso tras una invitación hecha por el entonces gobernador, para que asistieran las familias más representativas en ese momento de 20 municipios del estado.

Lee también:➡️Respalda Álvarez Lima la eliminación de deuda pública en el país

No hubo ningún incidente, toda la gente se portó con madurez, a la altura de las circunstancias, con mucho entusiasmo y con mucha alegría, rememoró.

LA GRAN RECEPCIÓN

Después del evento oficial en el zócalo, frente a Palacio de Gobierno, los mandatarios y el gobernador, junto con sus esposas, participaron en una recepción llevada a cabo en el atrio del Exconvento de San Francisco, organizado por la esposa de Álvarez Lima.

Continúa leyendo:➡️Samuel Quiroz, ejemplo para los jóvenes: Álvarez Lima

El menú consistió en sopa de verduras, arroz, barbacoa, pollo Tocatlán, tlacoyos; de postre degustaron requesón con miel de maguey, tomaron agua de limón con chía y el digestivo fue un té de cedrón con manzanilla y hierbabuena.

Al término del evento la pareja estadounidense compró algunas creaciones que artesanos mostraron en las inmediaciones de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, y al mirarse, después de colocarse una máscara de carnaval, quedó para la posteridad la icónica foto de la visita que incluso fue portada del New York Times y de muchos periódicos internacionales.

No dejes de leer:➡️Álvarez Lima: Por venir, los mejores tiempos de Tlaxcala

Antes de retirarse de Tlaxcala Bill Clinton, quien es bautista, pidió conocer el interior de la catedral. El fallecido obispo Jacinto Guerrero, quien estaba en la puerta del templo, lo acompañó en el recorrido en donde conoció la antiquísima pila bautismal y admiró la techumbre estilo mudéjar trabajada en madera de cedro.

LA ANÉCDOTA DE ÁLVAREZ LIMA

Aunque cada minuto de la visita de los Clinton resultó anecdótico para el exgobernador, recordó, entre risas, que él ya está certificado por la CIA, el FBI y la DEA, pues en ese momento el senador pasó todas las pruebas de todo tipo, como las de honestidad y de calidad humana.

Te recomendamos:➡️A votar sin titubeos por Morena: José Antonio Álvarez Lima

A mí ya me revisaron toda mi historia personal y clínica, porque para estar cerca de esos personajes uno es objeto de investigación, destacó.

Además, es quizá el único tlaxcalteca y uno de los pocos mexicanos que ha estado más de seis horas en compañía del hombre más poderoso del mundo.

Eso me llena de gusto, de agradecimiento con la vida al ver que esa visita fue útil para afianzar la soberanía de nuestro país y ayudar a que haya relaciones de respeto entre los Estados Unidos y México, contó.

Entérate:➡️Años del PRI, la prueba del PAN y ahora Morena; la investidura presidencial se reconfigura

El presidente Clinton y su esposa abordaron el helicóptero en el estadio Tlahuicole, y partieron de Tlaxcala después de las 18:00 horas.

El Sol de Tlaxcala dio cuenta puntual del acontecimiento por lo que la visita de los Clinton ya forma parte de nuestra Memoria de Papel.

  • Uno de los temas abordados durante la recepción que tuvo lugar en el Exconvento de San Francisco fue la crisis de los Balseros de Cuba y cómo México podría ser interlocutor.

LEE MÁS:⬇️

Hace 25 años, precisamente el jueves ocho de mayo de 1997, las páginas de El Sol de Tlaxcala dejaron grabada para la historia, quizá, la visita -un día antes- más trascendente que ha tenido Tlaxcala: el hombre más poderoso del mundo, William Jefferson Clinton, conocido como Bill Clinton, en ese momento presidente de los Estados Unidos de América (EE. UU.).

Nuestro estado fue el colorido, democrático, cultural y seguro escenario de ese hecho histórico en el que el entonces presidente del vecino país, Bill Clinton, y en esa época el presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, afianzaron la amistad entre las dos naciones.

Te recomendamos:➡️Celebridades realizan concierto a favor de Clinton

La visita de Bill Clinton y su esposa Hillary Clinton, quien años más tarde sería candidata a la presidencia de EE. UU., ocurrió el miércoles siete de mayo. José Antonio Álvarez Lima, en ese momento gobernador de Tlaxcala, y su esposa, Verónica Rascón Córdova (+), fueron los anfitriones.

La imagen de los Clinton portando máscaras de huehue, captada por la lente de El Sol de Tlaxcala, dio la vuelta al mundo. | Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

Es prácticamente desconocido para las nuevas generaciones, pero ese día el Centro Histórico de Tlaxcala y sus inmediaciones se inundaron de miles de personas (más de 20 mil) originarias de prácticamente todos los municipios del estado, con bandera en mano de México o de EE. UU., para saludar, conocer o ver de lejos al hombre más poderoso del mundo.

Lee también:➡️Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

En su arte efímero (alfombras de aserrín), la participación musical de niños y niñas, su arquitectura, historia y cultura de Tlaxcala, los Clinton conocieron al México profundo y auténtico, estado que además les recordó la luna de miel que años antes habían tenido en el país.

Sin lugar a dudas el exgobernador de Tlaxcala, José Antonio Álvarez Lima, fue, es y seguirá siendo el personaje tlaxcalteca más importante en esa visita que si bien fue oficial, también fue de beneplácito para ambas naciones.

Continúa leyendo:➡️Hillary Clinton se convierte en la primera rectora de la universidad Queen's

A 25 años del suceso, el ahora senador por Movimiento Regeneración Nacional nos abrió las puertas de su casa para contarnos, pero también para recordar cómo fue la visita de los estadounidenses y cuyo éxito atribuye a su fallecida esposa Verónica Rascón Córdova.

LA NOTICIA

En marzo de 1997, dos meses antes del encuentro, Álvarez Lima recibió una llamada del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, quien le informó que, junto con el embajador de los Estados Unidos, estaban planeando la visita del presidente Clinton, y que había una petición para que Tlaxcala lo acogiera.

No dejes de leer:➡️Mónica Lewinsky contará su verdad sobre Bill Clinton en American Crime Story

Foto: Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

El presidente Clinton no quería visitar una ciudad grande, ni un centro turístico, quería visitar lo que él llamaba el México profundo y auténtico, y después de analizar muchas posibilidades habían determinado que Tlaxcala ofrecía muchas ventajas, entre ellas que era un estado muy mexicano, con una gran tradición democrática, donde la gente vivía básicamente de su trabajo, no había violencia ni muchísimo menos narcotráfico, contó.

El exgobernador decidió “aventarse el paquete”, aceptar la gran responsabilidad y se puso a trabajar para que Tlaxcala apareciera en el mapa mundial informativo de la política del mundo.

No te pierdas:➡️Reflexiones que marcaron su vida, nuevo libro de Hillary Clinton

Foto: Hemeroteca de El Sol de Tlaxcala

Previo a la visita hubo varias reuniones entre el exgobernador de Tlaxcala y los equipos de los presidentes de México y EE. UU., y el estado fue visitado por varias agencias de seguridad del vecino país como la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Administración de Control de Drogas (DEA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

LA VISITA

La visita de los Clinton fue oficial, para afianzar una relación de amistad, comercial, política y de intercambio de información, a lo que la diplomacia le llama una amistad sólida, inteligente y bien razonada entre dos países que tienen tanta relación, pero que también diferencias por ser vecinos.

Entérate:➡️Bomberos controlan incendio en residencia de la familia Clinton, en Nueva York

Uno de los temas abordados durante la recepción que tuvo lugar en el Exconvento de San Francisco fue la crisis de los Balseros de Cuba y cómo México podría ser interlocutor.

EL DISCURSO

Una de las experiencias que más recuerda el senador, y la más intensa, es que horas antes del arribo de los Clinton tuvo que redactar su discurso de bienvenida, pues no le habían informado que él también estaría en el templete, al lado de los mandatarios de ambos países.

Te puede interesar:➡️Expresidentes vivos de EU lanzan campaña a favor de vacuna Covid... todos menos Trump

Lo hablado, dijo, salió de su corazón y de su cerebro, y tenía la intención de explicarle al presidente Clinton que una relación sana entre dos países debe ser también una relación entre iguales, entre naciones soberanas donde prevalezca el respeto.

Contó que con toda claridad, respeto y dignidad le dijo al presidente de Estados Unidos de América que en Tlaxcala y en México había mucha preocupación porque en su país no se respetaban los derechos humanos de los tlaxcaltecas que habían emigrado.

Más información:➡️Antes de Trump, otros tres presidentes fueron sometidos al impeachment

EL OPERATIVO DE SEGURIDAD

Pese a que la visita lo ameritaba, en el estado no hubo un dispositivo exagerado de seguridad y lo único peculiar que recuerda el senador es que fue colocada una lona en la entrada de Palacio de Gobierno, en donde está la oficina de la Oficialía Mayor, para que no se viera el momento preciso en el que Bill Clinton entrara al inmueble.


Había personal de las agencias de seguridad de ambos países, pero en su gran mayoría fueron tlaxcaltecas los encargados de garantizarla, eso tras una invitación hecha por el entonces gobernador, para que asistieran las familias más representativas en ese momento de 20 municipios del estado.

Lee también:➡️Respalda Álvarez Lima la eliminación de deuda pública en el país

No hubo ningún incidente, toda la gente se portó con madurez, a la altura de las circunstancias, con mucho entusiasmo y con mucha alegría, rememoró.

LA GRAN RECEPCIÓN

Después del evento oficial en el zócalo, frente a Palacio de Gobierno, los mandatarios y el gobernador, junto con sus esposas, participaron en una recepción llevada a cabo en el atrio del Exconvento de San Francisco, organizado por la esposa de Álvarez Lima.

Continúa leyendo:➡️Samuel Quiroz, ejemplo para los jóvenes: Álvarez Lima

El menú consistió en sopa de verduras, arroz, barbacoa, pollo Tocatlán, tlacoyos; de postre degustaron requesón con miel de maguey, tomaron agua de limón con chía y el digestivo fue un té de cedrón con manzanilla y hierbabuena.

Al término del evento la pareja estadounidense compró algunas creaciones que artesanos mostraron en las inmediaciones de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, y al mirarse, después de colocarse una máscara de carnaval, quedó para la posteridad la icónica foto de la visita que incluso fue portada del New York Times y de muchos periódicos internacionales.

No dejes de leer:➡️Álvarez Lima: Por venir, los mejores tiempos de Tlaxcala

Antes de retirarse de Tlaxcala Bill Clinton, quien es bautista, pidió conocer el interior de la catedral. El fallecido obispo Jacinto Guerrero, quien estaba en la puerta del templo, lo acompañó en el recorrido en donde conoció la antiquísima pila bautismal y admiró la techumbre estilo mudéjar trabajada en madera de cedro.

LA ANÉCDOTA DE ÁLVAREZ LIMA

Aunque cada minuto de la visita de los Clinton resultó anecdótico para el exgobernador, recordó, entre risas, que él ya está certificado por la CIA, el FBI y la DEA, pues en ese momento el senador pasó todas las pruebas de todo tipo, como las de honestidad y de calidad humana.

Te recomendamos:➡️A votar sin titubeos por Morena: José Antonio Álvarez Lima

A mí ya me revisaron toda mi historia personal y clínica, porque para estar cerca de esos personajes uno es objeto de investigación, destacó.

Además, es quizá el único tlaxcalteca y uno de los pocos mexicanos que ha estado más de seis horas en compañía del hombre más poderoso del mundo.

Eso me llena de gusto, de agradecimiento con la vida al ver que esa visita fue útil para afianzar la soberanía de nuestro país y ayudar a que haya relaciones de respeto entre los Estados Unidos y México, contó.

Entérate:➡️Años del PRI, la prueba del PAN y ahora Morena; la investidura presidencial se reconfigura

El presidente Clinton y su esposa abordaron el helicóptero en el estadio Tlahuicole, y partieron de Tlaxcala después de las 18:00 horas.

El Sol de Tlaxcala dio cuenta puntual del acontecimiento por lo que la visita de los Clinton ya forma parte de nuestra Memoria de Papel.

  • Uno de los temas abordados durante la recepción que tuvo lugar en el Exconvento de San Francisco fue la crisis de los Balseros de Cuba y cómo México podría ser interlocutor.

LEE MÁS:⬇️

Local

Continúa vacunación contra Covid-19 de menores de edad, primera y segunda dosis

Del 8 al 12 de agosto, este sector de la población podrá recibir su primera dosis y también refuerzos en el caso de 12 a 14 años de edad

Local

Impulsa Protección Civil del Estado cultura de prevención en la industria

Durante julio se verificaron medidas de seguridad, documentación y construcción a empresas

Mundo

Cuba, aún sin controlar el incendio en tanques petroleros de Matanzas

El presidente llegó el domingo al hotel Velasco, en el centro de Matanzas, donde madres, padres y otros familiares aguardan en el lobby noticias de sus seres queridos.

Sociedad

Leona Vicario, así es la parada del Tren Maya en Quintana Roo

El pueblo tiene cenotes y balnearios entre sus atractivos, y su cabecera es pintoresca con casas y solares mayas, con parque y un kiosko central

Local

Inician labores para crear nuevo O.P.D del sector salud IMSS-Bienestar

La Fstse y el Sntsa Y suman esfuerzos para garantizar los derechos laborales de los trabajadores eventuales

Mundo

Petro plantea acabar con la "fracasada guerra antidrogas"

Sin mencionar a Estados Unidos, Petro cuestionó las "cuatro décadas" de persecución antidrogas que ha alentado Washington

Mundo

Desconectan a niño británico con muerte cerebral por reto Blackout Challenge de TikTok

El jovencito fue hallado inconsciente el 7 de abril en su casa, se estima que pudo haber sufrido un accidente cuando participaba en algún reto viral

Mundo

La espada de Bolívar: ¿Porqué Gustavo Petro decidió tenerla durante su investidura?

Como su primer acto, Petro ordenó que la espada del "Libertador de las Américas" fuera llevado a urna de cristal que depositaron sobre una mesa en la tarima principal durante su investidura